1 febrero, 2021

El público árabe y las próximas elecciones a la Knesset: entre el pragmatismo público y el dogmatismo nacionalista

Los vientos de cambio son evidentes en el sector árabe: cada vez más ciudadanos árabes de Israel están interesados en integrarse a la sociedad israelí y están decepcionados con la Lista Conjunta que, sostienen, no representa a sus electores. Dada la búsqueda de apoyo en curso entre todos los partidos políticos sionistas en las próximas […]

Una mujer árabe israelí vota en una mesa electoral de Tamra en las elecciones nacionales israelíes Foto: REUTERS/Ammar Awad

Los vientos de cambio son evidentes en el sector árabe: cada vez más ciudadanos árabes de Israel están interesados en integrarse a la sociedad israelí y están decepcionados con la Lista Conjunta que, sostienen, no representa a sus electores. Dada la búsqueda de apoyo en curso entre todos los partidos políticos sionistas en las próximas elecciones, ¿habrá sorpresas en el voto árabe?

La mayoría de los ciudadanos árabes de Israel aspiran a integrarse en el tejido de la sociedad israelí y participar en la toma de decisiones nacionales sobre cuestiones de importancia para ellos. La Lista Conjunta de partidos árabes apoya estas aspiraciones, pero continúa enfatizando las cuestiones nacionalistas relacionadas con el conflicto palestino-israelí. Por el contrario, el partido Ra’am y su líder Mansour Abbas apoyan un enfoque más pragmático y trabajan con los partidos sionistas, incluido el Likud, para maximizar el impacto del partido. Además, Ra’am busca aprovechar el empate prolongado entre los dos bloques políticos principales, donde cada parte da la bienvenida a cualquier voto adicional, incluso del sector árabe, para romper el estancamiento y prevalecer en las elecciones de marzo. De ahí el mensaje pragmático de Ra’am, que tiene como objetivo persuadir a los partidos sionistas de que podría ser un socio legítimo en una coalición de gobierno. Mientras tanto, la Lista Conjunta, de la que Ra’am todavía es nominalmente miembro, está luchando por mantener su unidad y su representación relativamente grande en la Knesset, que ahora se espera que se reduzca. Es demasiado pronto para predecir la distribución de los votos árabes y el resultado de las negociaciones de coalición postelectorales. Sin embargo, si el estancamiento político persiste después de las elecciones, el atractivo del voto árabe podría aumentar y permitir que el sector árabe obtenga logros significativos, a pesar de la excluyente actitud judía prevaleciente hacia la minoría árabe.

Durante la última década los miembros de la clase media árabe en Israel han exhibido una tendencia inconfundible de luchar por la integración en los ámbitos económico, social, cultural y político del país, a pesar de tener que lidiar con la exclusión pública, política y cultural en curso, en general, de segmentos de la sociedad judía y el Estado mismo. Esta exclusión se reforzó oficialmente con la Ley del Estado-Nación de 2018 y la Enmienda 116 de la Ley de Edificación y Urbanismo de 2020 (que aumenta las penas por construcción ilegal). También se expresa en incitaciones antiárabes expresadas por políticos destacados. A través de varios medios, incluida la participación política activa en los procesos de toma de decisiones, los ciudadanos árabes de Israel se esfuerzan por mejorar fundamentalmente su estatus social y posición política, a fin de promover los derechos civiles plenos, la igualdad y una distribución más equilibrada de los recursos públicos. El establecimiento de la Lista Conjunta (2015) después de que se elevó el umbral electoral, seguido del dramático logro del partido en las elecciones posteriores, alentó esta tendencia. Al mismo tiempo, el público judío en su conjunto continúa dando la espalda a este esfuerzo en evolución. Una encuesta del INSS (noviembre de 2020) encontró que casi el 60 por ciento del público judío siente que no se debe formar un gobierno con los partidos árabes.

Antes de las elecciones de la Knesset de septiembre de 2019, el líder de la Lista Conjunta, Ayman Odeh (Hadash), declaró que la sociedad árabe está lista para desempeñar un papel influyente en la política israelí. Los líderes de la Lista trataron de ganarse la confianza del público árabe comprometiéndose a centrarse en cuestiones internas como la salud, la educación, la vivienda, el empleo y la erradicación de la violencia y la delincuencia, implícitamente a expensas de las cuestiones nacionalistas. El público árabe votó abrumadoramente por la Lista Conjunta, que ganó 13 escaños en la 22ª Knesset y 15 escaños sin precedentes en la 23ª Knesset. El amplio voto de los árabes por la Lista Conjunta se produjo a expensas de su voto por los partidos judíos, cuyo apoyo de los árabes disminuyó (12 por ciento en la 23ª Knesset en comparación con 28 por ciento en las 21ª elecciones de la Knesset y 18 por ciento en la 22ª Knesset).

En vista del estancamiento en curso entre los bloques políticos rivales, estos desarrollos —especialmente las elecciones recurrentes— ilustran el potencial significativo de la voz árabe, planteando la cuestión de la posibilidad y legitimidad de integrar a los árabes en una coalición gubernamental. Así, en el período previo a las próximas elecciones de marzo y después de muchos años de boicot, los partidos sionistas de derecha e izquierda reconocen que la voz árabe podría servir como un componente legítimo en la construcción de una coalición de gobierno.

El público árabe también está involucrado en un animado debate sobre este tema, buscando recuperarse de la decepción por la negativa del Partido Azul y Blanco de confiar en el apoyo de la Lista Conjunta para formar una coalición, especialmente desde que la Lista Conjunta recomendó a Benny Gantz como primer ministro. Entre las facciones de la Lista Conjunta existe un gran desacuerdo sobre cómo maximizar su poder político para promover los intereses vitales de la sociedad árabe. Mansour Abbas, jefe de Ra’am (Movimiento Islámico/ facción del sur), ahora está liderando un enfoque pragmático, luchando por la cooperación política con el liderazgo sionista, incluida su ala derecha, mientras reduce los aspectos nacionalistas palestinos. Por lo tanto, Abbas pidió a la Lista Conjunta que no se rija por su enfoque ideológico-nacionalista, que no permite la flexibilidad política. Los recientes movimientos de Abbas, que están diseñados para promover la cooperación con el Likud, deben verse desde esta perspectiva. Se centran en cuestiones prácticas, como la lucha contra la violencia y la delincuencia y la ampliación del plan quinquenal para el desarrollo de la sociedad árabe (Decisión del Gobierno 922, diciembre de 2015).

El enfoque de Abbas refleja las opiniones de los grupos árabes pragmáticos y de su partido islamista, que enfatiza los aspectos religiosos y sociales sobre los temas nacionalistas. El nuevo partido Arab Yahad (معا) adopta un enfoque similar. Dirigido por el activista social Mohammad Darawshe, no ve una contradicción entre Israel como un Estado judío y democrático y el otorgamiento de derechos iguales a sus ciudadanos árabes en el espíritu de la Declaración de Independencia. El nuevo partido tiene la intención de mantener la cooperación política con los principales partidos sionistas para participar en los procesos de toma de decisiones del país.

Los líderes de la Lista Conjunta, Ayman Odeh (Hadash), Mtanes Shihadeh (Balad) y Ahmad Tibi (Ta’al) ven estas tendencias con gran preocupación. Condenaron los movimientos independientes de Abbas, argumentando que podrían socavar la unidad y el poder político de la Lista en las próximas elecciones a la Knesset. Argumentan que la Lista Conjunta debe seguir exigiendo la igualdad de derechos y la justicia social para los ciudadanos árabes, sin renunciar a posiciones ideológico-nacionalistas sobre la cuestión palestina. Al mismo tiempo, se esfuerzan por fortalecer la Lista Conjunta aumentando la representación judía en ella mientras establecen un «campo democrático» como fuerza política no parlamentaria, que debe incluir a judíos y árabes que están de acuerdo en cuatro principios: fin de la ocupación, democracia fortalecida, igualdad para la minoría árabe y justicia social.

Este enfoque de Hadash, Balad y Ta’al destaca la brecha entre ellos y el enfoque pragmático que ahora prevalece en el público árabe, que espera que sus representantes en la Knesset se concentren en ejercer una influencia política real a través de la integración en los procesos de toma de decisiones del país. Si bien una clara mayoría del público árabe (69,8 por ciento, según el Índice de Relaciones Árabe-Judío 2019, del profesor Sammy Smooha) ahora está dispuesta a reconocer el derecho de Israel a existir como un Estado judío, la Lista Conjunta rechaza este enfoque. Esta brecha también fue revelada por la reacción a los acuerdos de normalización entre Israel y los Estados del Golfo: mientras que casi dos tercios del público árabe apoya estos acuerdos (según una encuesta de diciembre, el 28 por ciento del público árabe apoya firmemente y el 35 apoya algo, mientras que alrededor de un tercio se opone), los miembros de la Lista Conjunta votaron en contra de ellos en la Knesset, basándose en su posición sobre el conflicto israelí-palestino. Una prueba más de esta brecha, quizás también como resultado de la crisis económica inducida por la pandemia, es el aumento de este año en el número de jóvenes árabes, incluidos musulmanes, que se ofrecen como voluntarios para servir en las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) o en el servicio civil nacional, a pesar de que los líderes políticos árabes continúan oponiéndose a estas formas de servicio.

El Índice de Democracia 2020 del Instituto de Democracia de Israel (IDI) concluye que solo 44 por ciento de los encuestados árabes se siente parte del Estado de Israel y sus problemas (en comparación con el 84,5 por ciento de los judíos). Una encuesta más reciente de la IDI (5 de enero de 2021) encontró que solo 39 por ciento del público árabe espera votar en las próximas elecciones de la Knesset. Otra encuesta reciente, realizada por STATNET (principios de enero de 2021), también predice una caída significativa en la tasa de votación árabe, al 52 por ciento. Según esta encuesta, si la Lista Conjunta permanece unificada el 69 por ciento de los votantes árabes la apoyarán, lo que se traduce en unos 10 escaños en la Knesset. Se espera que el 31 por ciento restante vote por los partidos sionistas, incluidos unos dos escaños para el Likud, que en las últimas elecciones recibió el apoyo árabe correspondiente a menos de un tercio de un escaño de la Knesset. Si la Lista Conjunta se divide (por ejemplo, si Hadash corre con Balad y Ra’am con Ta’al), las Listas Árabes ganarán menos de 11 escaños, mientras que 3,4 escaños irán a los partidos sionistas, incluido 1,5 para el Likud. Una baja participación árabe probablemente beneficiará al Likud y a otros partidos sionistas.

Este trasfondo ayuda a explicar los esfuerzos de los partidos judíos para atraer el voto árabe, incluidos los recientes movimientos de Netanyahu hacia el sector árabe que, por un amplio margen, lo percibe como el político más adecuado para servir como primer ministro. De ahí la charla dentro de los círculos del Likud sobre reservar lugares para los árabes en la lista de la Knesset del Likud, sobre la opción de nombrar un ministro árabe musulmán en un futuro gobierno y sobre el compromiso de invertir más en la educación, la economía y la seguridad personal árabes (aunque el plan del gobierno para erradicar el crimen en la sociedad árabe está actualmente en suspenso debido a la falta de un presupuesto estatal). Al mismo tiempo, el Likud anunció recientemente que no formaría gobierno con el apoyo de la Lista Conjunta. La pregunta sigue siendo en qué medida estas promesas afectarán las tendencias de votación del público árabe, que es muy sensible a las tendencias excluyentes prevalecientes en el público judío y su impacto en los partidos sionistas.

En conclusión, es evidente que existe una tendencia creciente en el público árabe del proceso de «israelización» multidimensional y de participación en la esfera política, a pesar de la conciencia de este público de las manipulaciones políticas de los partidos sionistas. Ante esta actitud creciente, los partidos árabes tienen dificultades para redactar una fórmula consensuada que les permita mantener la cooperación política con los partidos sionistas. Esto podría dañar su poder parlamentario y político y reducir su capacidad para atender las necesidades esenciales del público árabe.

No obstante, parece que estos desarrollos políticos crean un nuevo nivel de legitimidad y reconocimiento de la voz árabe entre los partidos sionistas tanto de derecha como de izquierda. Esta nueva situación podría incluso ayudar a crear una oportunidad para una asociación política judío-árabe. Las próximas elecciones pondrán a prueba la disposición de los partidos sionistas para aceptar y promover las necesidades cívicas más urgentes de la minoría árabe.

Fuente: INSS The Institute for National Security Studies

Compartir

#, #, #, #, #, #

Más sobre Nacional