Historia de la Iaşi judía (Rumania)

29 enero, 2024 , , ,

La ciudad de Iaşi es conocida en la historia de Rumania y me atrevería a decir que de Europa, porque en 1941 hubo un terrible pogromo contra la población judía que causó unos 15.000 asesinados. A continuación, repasamos la historia de una ciudad con un largo pasado hebreo que desapareció tras el Holocausto y la Segunda Guerra Mundial.

Por Ricardo Angoso

Las primeras noticias acerca de la presencia judía en Iaşi datan del siglo XVI, más concretamente del año 1580, y debemos destacar que Moldavia ocupó un lugar muy destacado en la historia de los judíos de Europa del Este. En la obra Contribuţii la istoria obştii evreilor din Iaşi (Bucureşti, 1997), de Itic Kara, hemos encontrado algunas noticias sobre esta comunidad: “La ciudad de Iasi ocupa un lugar destacado en la historia judía, con la primera presencia documentada de judíos sefardíes hacia finales del siglo XVI. La inscripción de la tumba más antigua en el cementerio local probablemente data de 1610”.

A mediados del siglo XIX, debido a la gran cantidad de judíos que vivían ya asentados en la ciudad y la inmigración de hebreos de otras partes hacia Moldavia, la ciudad estaba poblada, al menos, por un tercio de judíos. En 1855, Iaşi fue el hogar del primer periódico en lengua idish, Korot Haitim, y quizá ese medio lo fuera también de toda Europa del Este. El relato de Kara sobre esta comunidad es pormenorizado y vale la pena recogerlo: “La interpretación teatral del teatro idish, establecido por Avraham Goldfaden, comenzó en el siglo XIX. Las palabras de HaTikva, el himno nacional de Israel, fueron escritas en Iaşi por Naftali Herz Imber. Los músicos judíos en Iaşi desempeñaron un papel importante como conservadores del folclore idish, como intérpretes y compositores”.

Sobre los orígenes de la comunidad judía hemos hallado este breve relato en unas páginas dedicadas al estudio de la vida hebrea en Europa del Este: “Los primeros colonos judíos llegaron a Iasi alrededor del siglo XV. Isaac ben Benjamin Shor, un judío de Iaşi fue mayordomo y canciller del Príncipe Esteban el Grande, que gobernó Moldavia desde 1457 hasta 1504. Isaac también sirvió bajo Bogdan (1504-1517), hijo y sucesor de Esteban. En 1551, el judío ´Emanuel´ fue nominado por el sultán turco para ser el gobernante de Moldavia, sin embargo, no está claro si realmente gobernó».
Fuente: https://kehilalinks.jewishgen.org/iasi/iasi.html

Más noticias sobre esta comunidad las hemos encontrado en las páginas del International Jewish Cemetery Project, que reproducimos también a continuación: “La población judía para el censo de 1772 era de 171 familias judías; el de 1852 señala que eran 3.675 judíos; para el de 1885 eran ya 33.141 y en el de 1930 se contabilizan hasta 34.652 hebreos. La comunidad judía existía desde el siglo XVI y la la primera sinagoga fue construida en el siglo XVIII. Aquí estaba la residencia del ´Hahambasa´, o jefe de las comunidades judías de Moldavia y Valaquia. La primera escuela judía moderna se fundó aquí en 1853. También en Iaşi se desarrolló una importante imprenta judía en rumano y idish y un teatro en idish desde la segunda mitad del siglo XIX. En 1939, había 140 sinagogas en Iaşi”.
 Fuente: https://www.iajgsjewishcemeteryproject.org/romania/iasi-judet-iasimoldavia-region.html

Y sigue el relato de esta misma fuente: “Según el censo de 1930, con una población de 34.662 hebreos (alrededor del 34%) del total de 102.872, los judíos eran el segundo grupo étnico más numeroso de Iaşi. Hubo más de 127 sinagogas. Después de la Segunda Guerra Mundial, en 1947, había cerca de 38,000 judíos viviendo en Iaşi. Durante el período Postbellum, Iaşi jugó un papel destacado en la reactivación de la cultura idish en Rumania, y, desde 1949 hasta 1963, fue el hogar de una segunda compañía del State Jewish Theatre. Los intelectuales de Iaşi incluyeron muchos académicos, científicos, escritores, periodistas, médicos, abogados e ingenieros judíos. Sin embargo, el número de judíos siguió disminuyendo debido a la emigración masiva a Israel y, en 1975, había cerca de 3.000 judíos viviendo en Iaşi y cuatro sinagogas estaban activas. Actualmente, Iaşi tiene una población judía decreciente de aproximadamente 300 a 600 miembros y dos sinagogas de trabajo, una de las cuales, la Gran Sinagoga de 1671, es la sinagoga más antigua que queda en Rumania”.

EL IMPACTO DEL HOLOCAUSTO Y EL POGROM DE IASI

Como otras ciudades rumanas, Iasi sufrió duramente el Holocausto y tiene en su haber el triste mérito de que en la misma se perpetró una de las mayores matanzas de judíos de toda la Segunda Guerra Mundial. Así cuenta en sus páginas el Museo Yad Vashem de Jerusalén cómo ocurrieron los hechos en el tristemente famoso pogrom de Iaşi, en el que podrían haber sido asesinados entre 12.000 y 15.000 judíos, aunque las cifras varían según las fuentes: “Al atardecer del sábado 28 de junio de 1941, soldados rumanos y alemanes, miembros del Servicio Especial de Inteligencia Rumano, la policía y una multitud de residentes de la ciudad se dedicaron a saquear y a asesinar a los judíos de Iaşi. Miles fueron ultimados en sus hogares y en las calles; otros miles fueron arrestados por patrullas de soldados rumanos y alemanes y llevados a la central de policía”. Lazar Rozin, que tenía solo catorce años en junio de 1941, describe: “Entraron en nuestra casa a los gritos y robaron todas nuestras pertenencias. Nos ordenaron que saliéramos todos, incluso mi madre y mis hermanas. Fuimos a pie hasta la estación de policía y en el camino vimos cómo golpeaban a la gente y, también, cadáveres de judíos esparcidos en las calles”. Al día siguiente, ´Domingo Negro´, los soldados rumanos mataron a tiros a miles de judíos que estaban recluidos en el patio de la central de policía”.
Fuente: http://www.yadvashem.org/yv/es/education/lesson_plans/iasi_pogrom.asp
Se da la paradoja, que ese cuartel de la policía, situado en pleno centro de la ciudad, alberga hoy en día el Museo del Pogromo de la ciudad de Iaşi, abierto al público recientemente.

Las testimonios que nos llegaron de los testigos y víctimas de este pogromo o matanza son aterradores y dan cuenta de un salvajismo sin parangón en la historia de Rumania. Sigo con el relato de los hechos a través de otras páginas: “El pogromo de Iași fue la matanza de judíos más famosa del holocausto en Rumania, parte de una serie de matanzas que precedieron a la deportación y exterminio de los judíos rumanos de Bucovina y Besarabia, así como de los de Transnistria. La matanza, en la que perdieron la vida varios miles de personas -el número exacto se desconoce, quizá alrededor de ocho mil-, tuvo lugar en la capital moldava entre el 27 de junio y el 7 de julio de 1941 y en dos trenes de deportados de la ciudad”.
Fuente citada y consultada: Wikipedia.org/wiki/Progomo de Iaşi.

Sin embargo, según fuentes del Museo del Pogrom de Iaşi la cifra nunca bajaría de las 13.000 víctimas en los varios días que duraron las matanzas.

Y concluye el relato señalando claramente a sus responsables: “El pogromo lo organizaron el servicio de espionaje (Servicio de Información Especial, SSI), la Sección II del Estado Mayor -encargada de la vigilancia de los partidos políticos y las minorías- y los servicios secretos alemanes, principalmente la Abwehr. La mañana del 26 de junio, tras el comienzo de la operación Barbarroja, Iași sufrió un segundo bombardeo soviético, esta vez con graves consecuencias. Este segundo ataque agudizó la hostilidad hacia los judíos locales; autoridades militares aseguraban haber encontrado miembros de la comunidad en los aviones soviéticos derribados y haber detectado paracaidistas enemigos en la ciudad”.
Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/ Pogromo_de_Iași.

La escritora polaca Margo Rejmer relataba con bastante realismo lo que sucedió en esos trenes de la muerte: “Aquel verano fue excepcionalmente caluroso. Los encerrados en los trenes no tenían ni una gota de agua, y todas las aberturas de cierto tamaño fueron tapadas con tablones. El tren avanzaba despacio, hacia ninguna parte, porque ni alemanes ni rumanos sabían qué hacer con el transporte. Cuando finalmente, tras ocho días, abrieron los vagones, del interior salió un hedor insoportable. Había más muertos que vivos. Los que bajaban por sus propias fuerzas se lanzaban al barro y quedaban inmóviles. Muchos perdieron el juicio”.

Finalmente, sobre el cementerio judío de Iaşi, hay que reseñar que se encuentra fuera de la ciudad -hay que ir en coche a una colina no muy prominente- y que el camposanto data del siglo XVIII, aunque las primeras tumbas que se registran son del siglo XIX. Los registros funerarios del mismo comienzan en el año 1915 y el cementerio se mantiene activo hasta el día de hoy, teniendo una extensión de unos 50.000 metros cuadrados y posee en su interior entre 80.000 y 100.000 lápidas. Las lápidas se encuentran en varias lenguas, pero predominan, obviamente, el húngaro, el rumano, el ladino, el alemán, el idish y el hebreo. Desde 1996, una publicación anual sobre la historia de los judíos en Rumania, Studia et acta historiae Iudaeorum Romaniae, ha sido publicada por un grupo de historiadores locales y algunas instituciones de arqueología de la Academia rumana. También hay un centro comunitario -el Centro de la Comunidad Judía de Iaşi-, una sinagoga y en la ciudad podrían vivir entre 300 y 600 judíos como máximo, aunque como en otras partes de Rumania se trata de una población muy envejecida y sin apenas crecimiento demográfico.
Fuente: https://kehilalinks.jewishgen.org/iasi/iasi.html9

Fotos del autor de la nota: Cementerio Judío de Iaşi

Vídeo del Pogrom de Iasi: https://www.youtube.com/watch?v=At2bCJxXEXE

Centro de la Comunidad Judía: Strada Elena Doamna 15, Iași 700398, Rumanía.

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest
1 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios