18 julio, 2021

¿Qué hay en los acuerdos de coalición?

¿Qué tan fácil debería ser para las facciones de la Knesset dividirse una vez elegidas? Los expertos del IDI examinan algunas de las más polémicas nuevas leyes propuestas en los acuerdos de coalición y evalúan sus posibles implicaciones. ¿Existen precedentes de un período de receso para los ex primeros ministros antes de que puedan ser […]

El ministro de Exteriores, Yair Lapid, y el primer ministro, Naftali Bennett – Foto: Emmanuel Dunand/ vía REUTERS

¿Qué tan fácil debería ser para las facciones de la Knesset dividirse una vez elegidas? Los expertos del IDI examinan algunas de las más polémicas nuevas leyes propuestas en los acuerdos de coalición y evalúan sus posibles implicaciones.

¿Existen precedentes de un período de receso para los ex primeros ministros antes de que puedan ser reelegidos para el parlamento?

“No existen disposiciones para limitar el mandato de los primeros ministros en democracias parlamentarias como Israel, y ciertamente no para un período de receso antes de que puedan ser reelegidos para el parlamento”.

¿En qué medida sería desproporcionado un período de receso?

“Prohibir que una persona que ha cumplido dos mandatos como primer ministro sea reelegida en la Knesset por un período de cuatro años supondría un duro golpe al derecho a votar y presentarse a un cargo. No está justificado y es desproporcionado, especialmente con respecto a un derecho democrático tan fundamental. Claramente, ha surgido solo con respecto a una persona en particular y, como tal, es problemático, como lo es toda legislación individualizada.

¿Qué pasa con los límites de mandato para el primer ministro?

«Este es un asunto complejo. Como se señaló, no hay precedentes de límites de mandato en una democracia parlamentaria, y los mecanismos propuestos hasta la fecha en Israel pueden ser perjudiciales para la estabilidad y la gobernanza. En particular, los límites de mandato socavan el principio de responsabilidad, ya que los votantes no pueden recompensar o penalizar a los primeros ministros que cumplen su último mandato en el cargo. Tampoco hay ninguna prueba empírica de que los límites de mandato reduzcan la corrupción (incluso hay argumentos de que la intensifican). Por otro lado, dicha legislación disminuiría el poder del primer ministro, que ha aumentado mucho en los últimos años, y alentaría la competencia y la rotación en el gobierno, que son principios democráticos importantes».

En cuanto a las divisiones de las facciones de la Knesset, ¿qué daño podría resultar a raíz de esto en el futuro? ¿Cómo afecta la estabilidad de la Knesset y el sistema político?

“Las facciones de la Knesset ya se están dividiendo demasiado. Vimos esto claramente en la Knesset anterior, cuando Azul y Blanco, Labor-Gesher-Meretz y Yamina se separaron poco después de la formación del Gobierno. Por supuesto, es difícil predecir si se separarán y quiénes lo harán, dada la regla que requiere que un mínimo de cuatro miembros de la Knesset se separe de su facción para establecer una nueva. Sin embargo, está claro que dicha legislación podría alentar la división de facciones y aumentar la fragmentación general de la Knesset».

“Cuando los miembros de la Knesset se separaron de su facción, están socavando la confianza pública en la política, tanto porque los votantes votaron por una facción unida, como porque el público tiende a pensar que la medida fue motivada principalmente por motivos personales, tales como una cartera ministerial. Un número excesivo de facciones en la Knesset y en el Gobierno interfiere con el funcionamiento de la Knesset, la capacidad de gobernanza y la estabilidad del Gobierno».

Si la Knesset está tan fragmentada hoy, ¿debería hacerse algún otro cambio?

“El cambio apropiado sería dificultar la división de las facciones, especialmente las listas electorales conjuntas que pueden dividirse hoy sin ninguna sanción. Proponemos prohibir la escisión de facciones durante al menos los primeros seis meses después de que una Knesset asuma el cargo, incluidas las listas electorales conjuntas que se disuelven en sus componentes y se separan en un tercio de los miembros de una facción».

En conclusión “Una vez más nos enfrentamos a un intento de cambiar las reglas del juego político para satisfacer necesidades específicas, sin una justificación objetiva. Recuerda mucho a la ‘Ley Mofaz’ que fue patrocinada por el Likud en 2009 para hacer posible que Shaul Mofaz se separara de Kadima y trajera a siete miembros de la Knesset para unirse al gobierno de Netanyahu”.

Fuente: IDI The Israel Democracy Institute

Compartir

#, #, #, #

Más sobre Nacional