2 julio, 2021

¿Qué desafíos de seguridad enfrentará el nuevo gobierno de Israel?

¿Cuáles son, si es que hay, las implicaciones para la seguridad nacional de Israel del derrocamiento del gobierno de Benjamin Netanyahu y su reemplazo por la nueva administración dirigida por Naftali Bennett y Yair Lapid? En el pasado, la aparición de cada nuevo primer ministro, relativamente inexperto en el campo de la seguridad nacional, ha […]

El primer ministro Naftali Bennett se reúne con el jefe del Estado Mayor de las FDI, Aviv Kohavi. (Foto: Amos Ben Gershom / GPO vía Facebook)

¿Cuáles son, si es que hay, las implicaciones para la seguridad nacional de Israel del derrocamiento del gobierno de Benjamin Netanyahu y su reemplazo por la nueva administración dirigida por Naftali Bennett y Yair Lapid?

En el pasado, la aparición de cada nuevo primer ministro, relativamente inexperto en el campo de la seguridad nacional, ha llevado a los adversarios de Israel a hacer esfuerzos para «probar» al nuevo titular del Ejecutivo, lo que ha conducido a un período de inestabilidad.

Más recientemente, el reemplazo de Ehud Olmert al convaleciente Ariel Sharon, en el mando en enero de 2006, fue seguido rápidamente por una serie de provocaciones, primero de Hamas en Gaza y luego del Hezbolá libanés. Estos precipitaron la Segunda Guerra del Líbano de julio-agosto de 2006. Si bien no es posible establecer un cierto vínculo causal entre el ascenso de Olmert y las provocaciones de Hamas y Hezbolá, el momento indica que la ascención de Olmert y su inexperiencia en el área de seguridad nacional, casi con certeza influyó en el proceso de toma de decisiones en ambas organizaciones.

Entonces, ¿qué hay del nuevo gobierno y los probables desafíos que enfrenta?

Es importante recordar que el nuevo gobierno es notablemente más rico en experiencia en seguridad nacional que la administración de Olmert. Este último contenía solo un ministro con experiencia en seguridad de alto nivel, a saber, el exjefe del Estado Mayor de las  Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), Shaul Mofaz. Por la debilidad de su lista electoral, Mofaz contaba con la inverosímil cartera del Ministerio de Transporte.

Por el contrario, el propio Bennett se desempeñó como ministro de Defensa de Netanyahu en el período 2019-2020. No menos importante, el exjefe de Estado Mayor de las FDI, Benny Gantz, permanecerá a cargo del Ministerio de Defensa. El nuevo gabinete, aunque no ha sido probado, no carece de credenciales de seguridad nacional al más alto nivel.

Hay dos “archivos” de seguridad nacional que probablemente atraerán la atención inmediata del nuevo gobierno. Estos son el problema de Hamas en Gaza y, lo que es más portentoso, la guerra en las sombras en curso de Israel con Irán.

Con respecto al primero, ya está claro que la autoridad de Hamas en Gaza está tratando de mantener el impulso establecido en el período de 11 días de hostilidades a fines de mayo. El lanzamiento de globos incendiarios desde Gaza el martes, que inició 20 incendios dentro de Israel, indicó la probable dirección de la «prueba». Hamas buscará mantener la presión sobre Israel (y la Autoridad Palestina) centrándose en el tema de al-Aqsa y Jerusalén, mientras calibra sus acciones por debajo del umbral que probablemente haga inevitable una importante respuesta israelí.

Queda por ver si el nuevo gobierno israelí estará dispuesto a aceptar este patrón continuo de estallidos ocasionales.

En el pasado, Naftali Bennett se manifestó firmemente en contra del objetivo de cualquier intento de coexistencia a largo plazo con un régimen armado de Hamas en Gaza. Como ministro del Gabinete en 2014, habló de la necesidad de la “desmilitarización completa de Gaza, como en Judea y Samaria. Sin misiles. Sin túneles. Las FDI deben tener una tarea clara: hacer que eso suceda». Parece poco probable que se produzca un cambio importante con respecto a la actual política de coexistencia de facto con la Gaza controlada por Hamas, además de los esfuerzos por crear disuasión contra ella.

Hamas sufrió daños en los últimos 11 días de combates. Pero también logró un logro significativo: al movilizarse alrededor de los símbolos de al-Aqsa y Jerusalén, logró precipitar disturbios generalizados dentro de Israel, algunos disturbios en la Ribera Occidental [Cisjordania] y la movilización de la opinión pública musulmana en partes significativas de Occidente (menos así en el Medio Oriente, notablemente). Sin duda, el movimiento deseará aprovechar aún más la oportunidad que se abre en los meses venideros para un intento de lograr el liderazgo de la causa palestina.

En cuanto al tema de la guerra en las sombras con Irán, hay un factor de importancia primordial: Rusia. Las relaciones de Israel con Moscú han sido cruciales para mantener el entorno diplomático que hace posible el actual intento israelí de degradar y perturbar la capacidad militar iraní en Siria.

No había relación más personalizada que esta. El Ministerio de Defensa ruso es pro-Assad y deseaba actuar para evitar la irrupción en Siria que es el resultado inevitable de la intensa y continua campaña de Israel. La conexión personal establecida por Netanyahu con el presidente Vladimir Putin, y los incansables esfuerzos de Netanyahu en la diplomacia personal jugaron un papel importante para equilibrar esto. Queda por ver si este canal de comunicación e influencia sobrevivirá al derrocamiento de Netanyahu.

Este cambio llega en un momento inoportuno, en el que los esfuerzos diplomáticos de Estados Unidos frente a Irán también son un mal augurio para la campaña de la “guerra entre guerras”. La campaña de Israel encajaba perfectamente como parte de la campaña de «máxima presión» sobre Teherán de la administración estadounidense anterior. En una región en la que Washington busca (aunque sea de forma esquiva) un acercamiento con Teherán, corre el riesgo de aparecer como una anomalía. En ese momento, Estados Unidos puede comenzar a buscar un acuerdo general con Rusia sobre Siria. Ese proceso, si surge y prosigue, pondría un signo de interrogación sobre la viabilidad de la campaña continua de Israel para evitar la consolidación en curso de Irán en Siria.

Mantener el consentimiento actual de Rusia a las operaciones israelíes parece representar un desafío importante para el emergente gobierno israelí. Esto deberá ser logrado por un liderazgo israelí joven y nuevo, frente a uno de los principales estadistas y estrategas del mundo, en un momento en que es probable que las preferencias de Washington difieran de las de Israel. Bennett afirmó como ministro de Defensa que había indicios de que la política israelí estaba logrando precipitar una retirada iraní de Siria. La afirmación resultó prematura. Este tema seguirá atrayendo su atención.

Es probable que la apuesta de Gaza y Hamas por el liderazgo palestino a través de al-Aqsa gane los titulares, ya que implicará una acción cinética inmediata. Pero la cuestión de mantener una ventana para la campaña en curso contra Irán es el desafío más importante.

Mientras tanto, los amplios contornos de la estrategia de seguridad nacional israelí casi no se verán afectados por el cambio de gobierno. Los días en que las grandes divisiones sobre estos temas afectaron a los principales campos electorales de Israel han quedado atrás. Fueron víctimas del colapso del proceso de Oslo de 2000. No dan señales de regreso. Más bien, la nueva administración parece dispuesta a continuar la estrategia de guerra prolongada de Netanyahu, buscando consolidar la fuerza económica y social de Israel y evitar tanto concesiones como confrontaciones innecesarias, mientras opera bajo el supuesto de una hostilidad continua por parte de importantes potencias dentro del mundo islámico.

La cuestión que se pondrá a prueba en el período venidero no es la aplicación de un nuevo enfoque, sino, más bien, el desempeño de un nuevo equipo de gestión en la aplicación continuada de una estrategia que se ha implementado efectivamente desde hace dos décadas.

Fuente: The Jerusalem Post

El autor es el director ejecutivo del Middle East Center for Reporting and Analysis y miembro del Middle East Forum. Es autor de Days of the Fall: A Reporter’s Journey in the Syria and Iraq Wars.

Compartir

#, #, #, #, #, #

Más sobre Diplomacia y Defensa