2 julio, 2021

Crisis económica y política del Líbano – Informe de situación

En octubre de 2019, una ola de manifestaciones barrió el Líbano en respuesta al fracaso del gobierno para encontrar soluciones a la crisis económica del país. Debido a la lucha contra la pandemia de coronavirus, las protestas cesaron por un tiempo, volviendo luego debido a la pésima situación económica y posteriormente por la explosión en […]

Una ambulancia se desplaza cerca de una carretera bloqueada por el fuego durante una prostesta por la crisis económica en Beirut – Foto: REUTERS/Issam Abdallah

En octubre de 2019, una ola de manifestaciones barrió el Líbano en respuesta al fracaso del gobierno para encontrar soluciones a la crisis económica del país. Debido a la lucha contra la pandemia de coronavirus, las protestas cesaron por un tiempo, volviendo luego debido a la pésima situación económica y posteriormente por la explosión en el puerto de Beirut el 4 de agosto de 2020. Desde entonces, la crisis económica del país se ha agravado. El 1 de junio, el Banco Mundial advirtió sobre una catástrofe que se acerca a pasos agigantados debido a los efectos de la severa crisis económica en el Líbano. Entre enero de 2020 y abril de 2021, hubo un aumento del 350% en los precios de los bienes básicos, especialmente aceites, carnes, azúcar, frutas y verduras.

Un informe publicado por el Banco Mundial titulado: «El Líbano se hunde (hacia los tres primeros)», que afirma que no hay un final aparente para la crisis en el Líbano, que puede ser uno de los colapsos financieros más difíciles que el mundo haya visto en los últimos 200 años. El informe agregó que es posible que más de la mitad de la población del Líbano ya haya pasado por debajo del umbral de la pobreza. El Banco Mundial acusó a los líderes libaneses de inacción derivada de meses de disputas y desencuentros entre facciones políticas que impidieron la formación de un gobierno que podría haber implementado reformas económicas y salvado al Líbano del colapso. En ausencia de una solución política que salve al país de la crisis económica en un futuro cercano, se espera que la crisis solo continúe y empeore en 2021.

El Primer Ministro interino libanés, Hassan Diab, incluso declaró en un discurso, televisado transmitido el 2 de junio, que el Líbano estaba al borde de un colapso general. Diab enfatizó la necesidad de formar un gobierno para completar las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional con el fin de rescatar al Líbano de la severa crisis económica del país. También pidió a los políticos que hicieran concesiones para detener el deterioro esperado en el Líbano y salir del estancamiento político.

El tipo de cambio de la lira libanesa es una prueba más de la fuerte crisis en el Líbano, y a principios de junio alcanzó las 15.000 liras por dólar estadounidense. Además, la suspensión de la financiación del Líbano al tribunal especial y la cancelación del juicio de Salim Ayash, acusado de asesinar al primer ministro Rafik Hariri, muestra cómo el colapso económico está destruyendo lentamente las instituciones libanesas, llevando al Estado libanés a una situación en la que no puede cumplir con sus obligaciones.

Al mismo tiempo, las manifestaciones se han reanudado en todo el Líbano en los últimos meses, pero a menor escala que las que tuvieron lugar en 2019 y marzo de 2021. Los manifestantes exigen el establecimiento inmediato de un gobierno que saque al país de la crisis económica.

En una manifestación a principios de abril en Beirut, los manifestantes culparon al régimen actual del colapso de la economía del país. La manifestación estuvo acompañada de llamados en las redes sociales a tomar las calles bajo el lema “sábado de ira”. Ese mismo mes, los manifestantes se reunieron frente a la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores en Beirut para protestar contra varios temas. Entre ellos, estaba la cuestión de la injerencia iraní en la soberanía libanesa y, en este contexto, pidió la destitución del embajador iraní del país, pidiendo la protección de las fronteras terrestres y marítimas del Líbano.

Los manifestantes se describieron a sí mismos como representantes del movimiento civil y popular creado por la ola de manifestaciones en octubre de 2019, y también pidieron la adopción de una intervención internacional, como sugirió el Patriarca maronita al-Rai en marzo de 2021, con el fin de resolver la crisis política y económica del Líbano y por un comité internacional.

El Patriarca maronita, que fue fuertemente condenado por Hezbolá, causando indignación entre los simpatizantes de Hezbolá, dijo que la paz es mejor que la guerra, y que está a favor de la paz con Israel si este último cumple ciertas condiciones, pero en el Líbano no es el Estado que decide, es Hezbolá quien toma las decisiones, convirtiéndose en el obstáculo para cualquier progreso.

La última gran manifestación de ira tuvo lugar este mes, el 3 de junio, que incluyó el bloqueo de carreteras y el inicio de incendios en las calles, esto tras la cancelación del Banco de Líbano de la decisión de permitir a los titulares de cuentas retirar dólares a una tasa de 3.900 liras libanesas por dólar.

Tras la presión de los manifestantes, se acordó una solución que aún permitiría retirar dólares al tipo de cambio antes mencionado. Unos días después, el 6 de junio, los manifestantes intentaron irrumpir en el edificio del Ministerio de Economía en el centro de Beirut, solo para ser dispersados ​​por la Unidad de la Policía Antidisturbios Libanesa.

A pesar de una de las peores crisis que el Líbano ha visto en su historia, el Líbano ha sido incapaz durante muchos meses de formar gobierno. Esto se debe a una disputa sobre la división de cuotas entre los partidos libaneses y la insistencia del presidente Michel Aoun en nombrar a todos los ministros cristianos en el gobierno sin permitir que el Primer Ministro designado, Saad Hariri, lo haga.

Los intentos de reunir al presidente Aoun y al Primer Ministro Hariri no han tenido éxito en esta etapa, mientras que las relaciones entre las dos partes solo se están deteriorando en un contexto de acusaciones e insultos mutuos.

A partir de ahora, el combustible en los reservorios se está agotando, algunas de las estaciones de servicio están cerradas, hay una asignación de energía para varias horas al día, hay escasez de productos alimenticios subsidiados y hay escasez de medicamentos.

Es difícil predecir lo que sucederá en el Líbano. Está claro que el «Estado de Hezbolá» opera de forma independiente en todos los niveles del Estado libanés, lo cual es uno de los principales factores en la difícil situación política y económica en la que el Estado libanés se encuentra.

Hezbolá no solo actúa de forma independiente, sino que también actúa a expensas de los recursos del Líbano, explotándolos en su beneficio. Entre otras cosas, su utilización fortalece la narrativa. Como señaló Nasrallah en su último discurso, «No hay problema en traer petróleo de Irán en poco tiempo …»

Fuente: Alma Research and Education Cente

Compartir

#, #, #, #, #

Más sobre Medio Oriente