24 julio, 2021

La Union Europea e Israel: al menos se hablan

Esto se reflejó en la reciente reunión del ministro de Exteriores Lapid con sus homólogos de la Unión Europea. ¿Cómo se pueden continuar mejorando estas relaciones cuando las negociaciones con los palestinos no aparecen en el horizonte? La Unión Europea (UE) y el gobierno israelí están divididos sobre la resolución del conflicto palestino-israelí, y en […]

Joseph Borrell y Yair Lapid Foto: Ministerio de Exteriores de Israel vía Twitter

Esto se reflejó en la reciente reunión del ministro de Exteriores Lapid con sus homólogos de la Unión Europea. ¿Cómo se pueden continuar mejorando estas relaciones cuando las negociaciones con los palestinos no aparecen en el horizonte?

La Unión Europea (UE) y el gobierno israelí están divididos sobre la resolución del conflicto palestino-israelí, y en la última década los desacuerdos se han intensificado hasta el punto de una ruptura política entre los altos escalafones de las instituciones de la UE e Israel. Esta desconexión se refleja en el hecho de que el Consejo de Asociación, el foro más importante para el diálogo entre los miembros e instituciones de la UE y los países que no son miembros pero que se consideran socios importantes para la UE, no se ha reunido en la última década, aunque se supone que debe convocarse todos los años. Sin embargo, en su reunión mensual del 12 de julio de 2021, los ministros de Relaciones Exteriores de la UE recibieron al primer ministro Alterno y ministro de Exteriores, Yair Lapid, lo que indica la voluntad de examinar un regreso al diálogo con Israel. Sin embargo, la materialización de estas intenciones depende en gran medida, aunque no exclusivamente, de un cambio fundamental en el enfoque de Israel de los problemas cotidianos de la población palestina en la Ribera Occidental [Cisjordania] y la Franja de Gaza, y especialmente en su abstención en tomar medidas que frustren la implementación futura de una solución de dos Estados.

La invitación al primer ministro alterno y ministro de Exteriores de Israel, Yair Lapid, a la reunión mensual de ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea el 12 de julio de 2021 fue un evento inusual en las relaciones UE-Israel, después de una década durante la cual el Consejo de Asociación, el foro político de alto nivel entre Israel y las instituciones de la UE, no se reunieron. Durante este período, las relaciones se caracterizaron por la crítica mutua y la falta de diálogo entre el primer ministro Benjamin Netanyahu y los jefes de las instituciones de la UE, y al mismo tiempo por el esfuerzo continuo de Netanyahu por cultivar relaciones con los líderes populistas de la UE, encabezados por el presidente húngaro Viktor Orbán, quien lo ayudó en sus esfuerzos para evitar que la UE lograra un consenso sobre temas relacionados con Israel.

En este contexto, las declaraciones del nuevo gobierno israelí sobre la apertura de una nueva página en las relaciones con Europa fueron bien recibidas. La aceptación de Lapid a la invitación a reunirse con los Ministros de Asuntos Exteriores de la UE refleja, según el Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, que «existe la posibilidad de un nuevo comienzo y de fortalecer nuestras relaciones bilaterales». Pero al mismo tiempo, agregó: «[Las relaciones bilaterales] están condicionadas a muchos temas en los que tenemos diferencias. Y la prueba es que las reuniones del Acuerdo de Asociación han sido canceladas desde entonces». Para aclarar, Borrell agregó: «esperamos que Israel ofrezca una perspectiva política para poner fin al conflicto [con los palestinos]». De hecho, el tema del conflicto entre Israel y los palestinos fue central en la agenda de la reunión. El segundo tema principal fue la cuestión nuclear iraní.

La posición declarada de la Unión Europea es que el horizonte político para el conflicto israelo-palestino es la solución de dos Estados, pero los comentarios de Borrell señalan la evaluación que puede estar tomando forma en la Unión Europea de que esta solución es inalcanzable «mañana [ya que ] conocemos la composición especial del gobierno israelí”. Borrell destacó el apoyo de Lapid a una solución de dos Estados y citó el interés que él y sus colegas encontraron en la voluntad de Lapid de mejorar la vida cotidiana de los palestinos. El informe de la reunión fue firmado por Borrell con la condición de que se convocara el Consejo de Asociación si todos los miembros de la UE están de acuerdo, y que Israel también contribuya con su parte en este sentido.

De la lectura entre líneas y de los informes de los medios de comunicación sobre las declaraciones de Lapid a los ministros europeos se puede concluir que logró convencer a la mayoría de su audiencia de que la realidad política en Israel y en el lado palestino no permite avanzar hacia una solución política completa al conflicto, y ciertamente no para una solución a todos los problemas centrales al mismo tiempo: Jerusalén, las fronteras y los refugiados. Por lo tanto, Lapid dijo: «Lo que debemos hacer ahora es asegurarnos de que no se tomen medidas que impidan la posibilidad de la paz en el futuro, y debemos mejorar la vida de los palestinos. Todo lo que sea que sea humanitario, lo apoyaré. Todo lo que construya la economía palestina, estoy a favor».

La UE examinará los avances en estos contextos a través del prisma de los derechos humanos, la actividad relacionada con los asentamientos en la Ribera Occidental y Jerusalén, y la voluntad de Israel de aliviar las condiciones en el ámbito económico en la Franja de Gaza y la Ribera Occidental. En vista de la firme oposición hasta ahora de varios miembros de la UE a la convocatoria del Consejo de Asociación, presumiblemente requerirán un examen detenido de los aspectos legales y políticos de cada uno de los pasos de Israel en estas áreas. Cabe destacar en este contexto el tuit de Ann Linde, ministra de Relaciones Exteriores de Suecia, un país conocido por sus duras críticas a Israel: «Es genial conocer al Ministro de Exteriores de Israel en la FAC [Consejo de Asuntos Exteriores de la UE] hoy … Estamos unidos en la lucha contra el antisemitismo a nivel mundial. Mensaje claro de la UE sobre la necesidad de una solución negociada de dos Estados basada en el derecho internacional». Por el contrario, el ministro de Asuntos Exteriores holandés, Sigrid Kaag, publicó un tuit sin reservas: «Tuve una conversación buena y productiva con el ministro de Exteriores israelí, Yair Lapid … Discutimos la importancia de las relaciones entre la UE e Israel y las relaciones bilaterales, así como los acontecimientos en la región. Esperamos darle la bienvenida” a los Países Bajos.

<En el twit> «Encantada de conocer al Ministro de Exteriores de Israel @yairlapid en la FAC hoy. Israel y la UE son socios cercanos. Estamos unidos en la lucha contra el antisemitismo a nivel mundial. Mensaje claro de la UE sobre la necesidad de una solución negociada de dos Estados basada en el derecho internacional».

El gobierno israelí tendrá que traducir los comentarios de Lapid en una serie de propuestas concretas si quiere una mejora sustancial en las relaciones entre Israel y la UE, y especialmente antes de la esperada reunión del primer ministro Naftali Bennett con el presidente Biden. Durante algún tiempo Washington también ha entendido que no hay posibilidad de negociaciones integrales entre Israel y los palestinos en las circunstancias actuales. Sin embargo, por razones ideológicas – principios de derechos humanos y libertad, derecho internacional – y en el entendimiento de que en el Congreso y en la opinión pública estadounidense, hay críticas a la actitud «blanda» hacia Israel, incluso desde la administración demócrata, hay una demanda de un enfoque más agresivo de la conducta de Israel en el contexto del conflicto israelo-palestino. En consecuencia, y en particular en la cooperación transatlántica en una serie de temas, incluido el conflicto israelo-palestino, se recomienda al gobierno israelí que tenga en cuenta el punto de vista europeo al preparar las propuestas e ideas que se presentarán a la administración estadounidense en la reunión entre el presidente Biden y el primer ministro Bennett.

Gran parte de las demandas palestinas de la administración Biden se refieren a cuestiones económicas, en las que existe una amplia gama de flexibilidad israelí y dentro de las cuales se puede buscar la participación de la UE. El desarrollo de parte de la infraestructura en la Ribera Occidental y la Franja de Gaza (agua, energía, transporte, comunicaciones, turismo, medio ambiente) debe realizarse a nivel regional y también debe incluir a los países vecinos, incluidos Egipto y Jordania. En la cuenca del Mediterráneo Oriental, existen oportunidades de cooperación económica que también involucrarán a los Estados miembros de la UE. Un plan de acción basado en ideas israelíes y adoptado por la comunidad internacional puede suavizar la oposición palestina a la participación de los Estados árabes que establecieron relaciones con Israel el año pasado. Su participación es importante en la construcción y fortalecimiento del campo regional que aboga por el progreso hacia un acuerdo israelo-palestino, aunque de manera mesurada y gradual. El enfoque israelí más duro de la participación de Qatar en la asistencia a Hamas en la Franja de Gaza debería ir acompañado de la disposición de Israel para un arreglo económico, lo que significa la participación de otros países donantes del Golfo y de la comunidad internacional en general. Este es un complejo proceso, también significativo para el futuro político del actual liderazgo palestino. Solo por esta razón, la participación de actores internacionales, incluidos los europeos, puede ayudar a Israel en el camino.

No se proporcionaron detalles acerca del contenido de la discusión sobre la cuestión nuclear iraní, pero presumiblemente Lapid presentó las reservas de Israel sobre el acuerdo nuclear original y sus demandas de una versión más fuerte y mejorada, en vista de las continuas violaciones de Irán de los términos del acuerdo y su avance en su proyecto nuclear. Bruselas probablemente ha acogido con satisfacción la adopción de un enfoque que evita la confrontación pública y muestra la voluntad del nuevo gobierno israelí de entablar un diálogo silencioso con la administración estadounidense. Incluso si no hay consenso entre la UE e Israel con respecto al JCPOA, existe un entendimiento de los desarrollos que tuvieron lugar en el programa nuclear y la necesidad de tenerlos en cuenta. Y si se renueva el acuerdo nuclear, será necesario entablar negociaciones sobre el programa de misiles de Irán y la conducta regional. Sobre estos temas, Israel está encontrando oídos comprensivos en Londres y París.

En conclusión, el cambio de estilo y tono en el trato del gobierno israelí con la UE, que estaba en el trasfondo de la invitación de Lapid a una reunión con sus colegas, no disipa los desacuerdos sobre el conflicto israelo-palestino, que hasta el día de hoy ha sido el obstáculo para mejorar las relaciones. Junto al entendimiento en la UE de la naturaleza «especial» del gobierno israelí, la UE esperará medidas de Israel que preserven la relevancia de la solución de dos Estados.

Si el criterio para valorar el acercamiento actual entre la Unión Europea e Israel es la convocatoria del Consejo de Asociación, el jurado aún está deliberando. Se pueden esperar intercambios de gestos, como visitas recíprocas de altos funcionarios u oportunidades para que Israel se una a los programas europeos. Sin embargo, cualquier programa en el que la participación de Israel incluya la asignación de fondos de la UE a entidades israelíes también puede incluir la implementación del acuerdo alcanzado por la UE e Israel cuando Israel se unió al Programa Europeo de I + D Horizonte 2020: que las entidades que operen más allá de las líneas de 1967 no reciban subvenciones (y ambas partes declaren en cartas que acompañen al acuerdo sus principios de política sobre el tema). Israel está a punto de unirse al programa CREATIVE EUROPE sobre cultura y comunicación. La Unión Europea e Israel deberán mostrar creatividad si eligen pasar una nueva hoja y poner fin a la brecha política entre ellos, una brecha que hasta ahora no ha beneficiado a ninguna de las partes.

Fuente: INSS The Institute for National Security Studies

Compartir

#, #, #, #, #

Más sobre Diplomacia y Defensa