5 junio, 2021

Cambios en la política exterior de Emiratos Árabes Unidos: importancia para Israel y la región

La política exterior de los Emiratos Árabes Unidos, que ha participado en varios teatros de Oriente Medio durante la última década, está evolucionando de acuerdo con las cambiantes condiciones y circunstancias. Los objetivos de política exterior del país permanecen sin cambios, preservando y fortaleciendo sus relaciones con Estados Unidos, al igual que las amenazas, encabezadas […]

Caída del sol en Dubai, Emiratos Árabes Unidos – Foto: Daniel Olah vía Unsplash

La política exterior de los Emiratos Árabes Unidos, que ha participado en varios teatros de Oriente Medio durante la última década, está evolucionando de acuerdo con las cambiantes condiciones y circunstancias. Los objetivos de política exterior del país permanecen sin cambios, preservando y fortaleciendo sus relaciones con Estados Unidos, al igual que las amenazas, encabezadas por Irán y Turquía. Sin embargo, parece que para los Emiratos Árabes Unidos, la asertividad está cediendo a un mayor pragmatismo. Este cambio de política refleja, sobre todo, un esfuerzo por adaptarse a la política de la nueva administración estadounidense en cuestiones claves de Oriente Medio, principalmente Irán, y un deseo de compensar las consiguientes pérdidas. Esto se aplica especialmente a los asuntos relacionados con la imagen de los Emiratos Árabes Unidos, dañada por la participación en Yemen y Libia, y a sus estrechas relaciones con Arabia Saudita. Las consecuencias económicas de la pandemia de COVID-19, incluida la caída del precio del petróleo, han aumentado la presión económica sobre los Emiratos Árabes Unidos y han contribuido a su necesidad de volverse hacia adentro. Es posible que el liderazgo del país se dé cuenta de que la libertad de acción de la que disfrutó bajo la administración Trump se ha reducido y que debe adaptarse a la cambiante situación. Para Israel, la pregunta es hasta qué punto los Emiratos Árabes Unidos deben ser considerados un elemento clave en el frente anti-Irán, especialmente dado el diálogo iraní-saudí y las implicaciones de los emergentes cambios en la región para las posibilidades de normalización entre Israel y Arabia Saudita.

La política exterior de los Emiratos Árabes Unidos, que ha participado en varios teatros de Oriente Medio durante la última década, está evolucionando, a medida que se ajusta a las cambiantes condiciones y circunstancias. Los objetivos de política exterior de la federación permanecen sin cambios, en primer lugar, preservar y fortalecer sus relaciones con los Estados Unidos, al igual que su designación de las principales amenazas externas, Irán y Turquía. La asertividad regional de los EAU parece estar avanzando hacia un enfoque más cauteloso y pragmático, y se canalizan más atención y recursos a otros temas. En lugar de esforzarse por modificar el ambiente, los Emiratos Árabes Unidos ahora están respondiendo a este.

La pequeña población de los Emiratos Árabes Unidos (solo alrededor de un millón de sus nueve millones de habitantes son ciudadanos), junto con sus enormes reservas de petróleo (aproximadamente 100 mil millones de barriles de petróleo comprobados), lo convierte en uno de los países más ricos del mundo en términos de PIB per cápita. Esta riqueza, combinada con sus ambiciones de liderazgo, ha ayudado a los Emiratos Árabes Unidos, que están celebrando el 50 aniversario de su independencia, a adquirir un papel de liderazgo en el mundo árabe en muchas esferas, entre ellas la energía renovable, la energía nuclear civil, la industria de defensa, el ciberespacio, y el espacio exterior. Tras la agitación regional, los Emiratos Árabes Unidos, que anteriormente habían mostrado moderación y mesura en su política exterior y habían permitido que otros tomaran la iniciativa, trataron de asumir el papel de un actor importante en varios teatros de Oriente Medio. El pequeño ejército de los EAU, el mejor entrenado y equipado de todos los ejércitos árabes, se involucró en conflictos en Yemen y Libia y en la campaña contra el Estado Islámico. El objetivo del gobierno en Abu Dhabi era ayudar a dar forma al orden regional a través de la construcción de bases militares y puertos, apoyo financiero, participación diplomática, apoyo a apadrinados y consolidación de alianzas, por muy flexibles que hayan sido.

Recientemente, sin embargo, ha habido un cambio claro en la política regional de los EAU. Una expresión destacada de este cambio es la reducción de su participación en áreas de conflicto. Los Emiratos Árabes Unidos retiraron la mayoría de sus tropas terrestres de Yemen en 2019 y, a partir de 2020, redujeron su participación militar en Libia, mientras continúan su participación de bajo perfil y apoyan a las facciones locales en estos teatros. A principios de 2021, se informó que la federación también estaba reduciendo su presencia militar en Eritrea y Somalilandia en el Cuerno de África. Otro posible cambio en su política es la voluntad de aumentar su participación y sus inversiones en la Gaza controlada por Hamás. Además, hubo un cambio en el liderazgo superior en el Ministerio de Exteriores de los EAU a principios de 2021. Se nombraron dos nuevos ministros de Estado: Shakhbout bin-Nahyan, ex embajador en Arabia Saudita, fue nombrado Ministro de Exteriores en lugar del Dr. Anwar Gargash, portavoz del activismo regional de los Emiratos Árabes Unidos, y Khalifa Shaheen Almarar, ex embajador en Siria, Turquía e Irán, fueron nombrados Ministros de Estado, lo que indica ajustes en la política de los Emiratos Árabes Unidos hacia esos países. Los cambios también pueden estar relacionados con la dinámica entre Dubai y Abu Dhabi, los dos principales emiratos de los Emiratos Árabes Unidos. En este contexto, es posible que el vicepresidente, primer ministro y emir de Dubai, Mohammed bin Rashid al-Maktoum, que no estaba entre los defensores de la asertividad regional propuesta por el príncipe heredero y gobernante en funciones de Abu Dhabi, Mohamed bin Zayed, haya aumentó su influencia.

Los ajustes en la política exterior de los EAU también se reflejan en las relaciones del país tanto con Arabia Saudita, su aliado, como con Irán, su enemigo.

Relaciones con Arabia Saudita: Los Estados del Golfo se han mantenido estables y continúan liderando la agenda árabe. Sin embargo, las respectivas políticas exteriores de Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos a veces entran en conflicto con los intereses de los demás. En la última década, dieron forma a los desarrollos y procesos regionales, entre ellos ayudaron al ascenso al poder del presidente egipcio el-Sisi, la guerra en Yemen, la cooperación con la administración Trump y el boicot contra Qatar. También se informó que sus respectivos líderes en funciones, Mohammed bin Salman y Mohamed bin Zayed, compartían relaciones estrechas y una perspectiva común. En el pasado, surgieron tensiones entre los Estados en torno a las disputas fronterizas, debido a la ubicación de los campos de petróleo y gas, y con respecto al liderazgo en el mundo árabe y en el Consejo de Cooperación del Golfo. En público, sin embargo, los dos países se esfuerzan por dar la impresión de que todo va bien. Además, es natural que los aliados tengan diferentes énfasis y limitaciones que orienten sus políticas hacia varios teatros y países, tal como la mayor sensibilidad de Arabia Saudita con respecto a la normalización con Israel. Además, la política de los Emiratos Árabes Unidos hacia Irán comenzó a exhibir una actitud reconciliadora ya en 2019, y los Emiratos Árabes Unidos retiraron la mayoría de sus fuerzas de Yemen, dejando a Arabia Saudita sola en la campaña contra los hutíes. Emiratos Árabes Unidos renovó sus relaciones con el régimen de Assad y, aparentemente, Riad ahora está ansioso por hacer lo mismo. Paralelamente, el acuerdo de reconciliación con Qatar firmado en enero de 2021 marcó un cambio en la política saudí, a pesar de cierta oposición de los Emiratos Árabes Unidos, que todavía considera a Qatar y al Islam político como una amenaza.

El príncipe heredero de Arabia Saudita y su homólogo de Emiratos Árabes Unidos en una cumbre en Jeddah, 6 de junio de 2018 Foto: Bandar Algaloud/Cortesía del Palacio Real Saudí/Handout vía REUTERS

Relaciones con Irán: Desde la perspectiva de la federación, Irán es la principal amenaza para la estabilidad regional, pero los Emiratos Árabes Unidos se encargan de mantener relaciones comerciales adecuadas con Irán, que sigue siendo uno de sus socios comerciales importantes. Antes de que el presidente Trump se retirara del acuerdo nuclear con Irán, el volumen de comercio entre los Emiratos Árabes Unidos e Irán ascendía a 13.000 millones de dólares. Tras el ataque a las misiones diplomáticas de Arabia Saudita en Irán en 2016, muchos países árabes cerraron sus misiones diplomáticas en Irán; los Emiratos Árabes Unidos dejaron abierta su embajada en Irán. En 2019, los Emiratos Árabes Unidos iniciaron un diálogo con Irán, luego de los ataques iraníes a los barcos en el Golfo que comenzaron en mayo de 2019. Los Emiratos Árabes Unidos dieron este paso debido a su preocupación por un ataque iraní, por un lado, y por el otro,  por sus dudas sobre el compromiso de Estados Unidos con la defensa de los EAU, tras la falta de una respuesta estadounidense a los ataques. Al mismo tiempo, la federación anunció la retirada de sus fuerzas de Yemen, donde había soportado la carga principal de la guerra terrestre contra los rebeldes hutíes apoyados por Irán. La tendencia hacia la reconciliación con Irán continuó, incluida la firma de un memorando para intensificar la coordinación en el transporte marítimo, descongelar fondos de inversores iraníes en bancos en los Emiratos Árabes Unidos, visitas a Irán de altos funcionarios de los Emiratos Árabes Unidos y la provisión de ayuda médica a Irán durante la pandemia de COVID-19. Si bien existe preocupación por las conversaciones entre Estados Unidos e Irán sobre un regreso al acuerdo nuclear, por temor a que esto aumente la influencia regional de Irán, es probable que los Emiratos Árabes Unidos se beneficien de la eliminación de las sanciones contra Irán, porque aumentará el volumen de comercio entre los dos países.

Importancia para la región e Israel

La necesidad de los EAU de ajustar su política ha sido el resultado, sobre todo, del cambio de administración en los Estados Unidos y de la política adoptada por el presidente Joe Biden en los temas principales, encabezada por Irán. Los Emiratos Árabes Unidos también reconocieron sus limitaciones de poder y, por lo tanto, se esforzaron por compensar sus pérdidas, especialmente las relacionadas con el daño a su imagen por su participación en Yemen y sus estrechas relaciones con Arabia Saudita. Es posible que el liderazgo de los EAU se dé cuenta de que la libertad de acción de la que disfrutaba bajo la administración Trump se ha reducido y que debe adaptarse a la cambiante situación. Las consecuencias económicas de la pandemia de COVID-19, incluida la caída del precio del petróleo, han aumentado la presión económica sobre los Emiratos Árabes Unidos y han contribuido a su necesidad de volverse hacia adentro y trazar un nuevo curso.

La reducción de la presencia militar de los EAU en varios teatros regionales no indica que haya abandonado sus objetivos de política exterior. Sin embargo, es posible que utilice diferentes medios a partir de ahora. En Yemen, por ejemplo, los Emiratos Árabes Unidos todavía está comprometido con los separatistas del sur y controla milicias y grupos armados, y al mismo tiempo coopera con Estados Unidos en la batalla contra al-Qaeda en la Península Arábiga. Además, aunque los Emiratos Árabes Unidos ha reducido su presencia militar en Libia, o posiblemente por esta misma razón, Abu Dhabi ha reforzado su cooperación de seguridad con Grecia contra las ambiciones regionales de Ankara. Por lo tanto, es probable que los Emiratos Árabes Unidos continúen sus esfuerzos para ejercer su influencia en la agenda árabe, utilizando una variedad de otros medios. Sin embargo, en algunos de los «proyectos» regionales en los que los Emiratos Árabes Unidos estuvo involucrado en los últimos años – el boicot contra Qatar, la guerra en Yemen y la guerra en Libia – se ha logrado poco éxito. Al mismo tiempo, las amenazas de Irán han aumentado, mientras que la administración Biden está mostrando un gran interés en un diálogo con Irán, en particular en el regreso al acuerdo nuclear. Por lo tanto, se espera que los cambios en la política de los Emiratos Árabes Unidos que eran visibles incluso antes de que Biden ingresara en la Casa Blanca continúen durante su mandato en los próximos años.

Comprender la dirección política en la que se dirigen los EAU es instructivo para Israel, no solo como un país de importancia política, económica y militar en el Medio Oriente, sino también porque los EAU a menudo trazan un rumbo para otros países. Por ejemplo, los Emiratos Árabes Unidos suelen tomar la delantera por delante de Arabia Saudita en sus maniobras políticas, como en los recientes contactos entre Irán y Arabia Saudita, que siguieron a un diálogo Emiratos Árabes Unidos-Irán. Por lo tanto, Israel debe tener en cuenta un posible cambio en el papel de los Emiratos Árabes Unidos como elemento en un frente anti-Irán, especialmente dadas las grietas adicionales que surgen en este frente, sobre todo el diálogo iraní-saudí. En una era de alianzas líquidas y lealtades cambiantes, Israel debe estar atento a los cambios que se están produciendo y considerar cómo podrían verse afectados por ellos, por ejemplo, con respecto al futuro del proceso de normalización, principalmente, pero no solo, con Arabia Saudita.

Foto: INSS – The Institute of National Security Studies

Compartir

#, #, #, #, #, #

Más sobre Medio Oriente