5 junio, 2021

La amenaza de Irán a Irak es una amenaza a Estados Unidos

Irán avanza hacia su objetivo de dominación total de Irak y la expulsión de las últimas fuerzas estadounidenses que quedan en ese país, un resultado que representaría un gran éxito para la República Islámica. La evaluación anual de amenazas publicada en abril por la Oficina del Director de Inteligencia Nacional de EE. UU. establece que […]

Mapa de Oriente Medio – Imagen: Central de Inteligencia Americana vía Wikimedia Dominio Público

Irán avanza hacia su objetivo de dominación total de Irak y la expulsión de las últimas fuerzas estadounidenses que quedan en ese país, un resultado que representaría un gran éxito para la República Islámica.

La evaluación anual de amenazas publicada en abril por la Oficina del Director de Inteligencia Nacional de EE. UU. establece que «Irán seguirá siendo una amenaza regional con actividades más amplias de influencia maligna». Se espera que la República Islámica continúe con esas actividades malignas en todo el mundo, pero su enfoque probablemente seguirá siendo su entorno regional inmediato, particularmente Irak. Teherán ve a Irak como un país clave sobre el que debe establecer y mantener una supremacía total.

Irán ha sido un actor muy problemático en el Medio Oriente desde que fue asumido por una dictadura religiosa en 1979. A través de sus representantes, así como por otros medios, ha desestabilizado una región que ya era volátil. Arabia Saudita e Israel llevan años expresando su preocupación por las ambiciones hegemónicas de Irán, que también amenazan a Estados Unidos y a sus aliados.

La odiosa retórica antiisraelí de Irán continuará mientras el régimen esté en el poder. Teherán mantendrá el apoyo a sus apadrinados, como Hezbolá y Hamás, con el fin de amenazar a Israel y los intereses israelíes en la región. Al mismo tiempo, la guerra fría islámica entre Arabia Saudita e Irán por el dominio y el poder en el Medio Oriente también continuará, lo que provocará una inseguridad e inestabilidad continuas en la región. Es poco probable que los dos países se involucren en una guerra en toda regla, sino que pugnarán entre sí en otras partes del Medio Oriente.

El conflicto saudí-iraní verá una Riad cada vez más agresiva y una voluntad en Teherán de invertir sus energías y recursos cada vez más en el sectarismo, el radicalismo y el terrorismo. Es probable que Irak sea la desafortunada víctima de estos conflictos geopolíticos y de seguridad política.

Desde la caída de los baazistas, Irak ha sido víctima de Irán. El régimen islámico es muy activo en ese país. La Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC-QF) y el Ministerio de Inteligencia iraní (MOI) monitorean y manipulan los asuntos internos de Irak. La soberanía iraquí es atacada por Irán a diario.

Irak tiene una gran importancia política y religiosa para Irán, sobre todo con respecto al eje de Qom-Najaf, los dos principales centros chiítas del mundo. Para Irán, controlar Irak significa controlar un gran país de mayoría chií. Irak no solo es de interés geopolítico para Irán, sino que se ajusta a sus ambiciones de exportar la revolución y enviar el chiísmo a todo el mundo.

Desde la invasión estadounidense de Irak y el derrocamiento de Saddam Hussein, el principal objetivo de Irán en Irak ha sido expulsar a los estadounidenses del suelo iraquí. El IRGC-QF, que juega un papel fundamental en la política exterior de la República Islámica, ha recibido esta crítica misión. Al apoyar a diferentes facciones, milicias y políticos, así como al llevar a cabo operaciones encubiertas dentro de Irak, Irán apunta a desestabilizar el país a tal grado que la fe de la gente en las fuerzas estadounidenses disminuya.

Si logra expulsar a todas las fuerzas estadounidenses restantes de Irak, Irán tendrá el control total del país, lo que representaría una gran victoria política y de seguridad para el régimen islámico. Irán ha demostrado tener la ventaja en Irak. Esto fue evidente ya en 2005, cuando las tropas estadounidenses perdieron el control del país. La CIA ha dicho que la mayoría de los grupos terroristas y milicias en Irak están bajo el control del IRGC-QF.

Mientras los grupos respaldados por Irán fomentaban el caos en Irak, la CIA estableció contactos más estrechos con las autoridades kurdas y el aparato de inteligencia. Sin embargo, el régimen islámico de Irán también tiene estrechos contactos entre los kurdos, específicamente con el clan Barzani. Se cree que el Ministerio del Interior iraní en Irak tiene su sede en Erbil, la capital del Kurdistán iraquí.

A medida que crecía el apoyo de Teherán a los chiítas iraquíes, los sunitas iraquíes fueron cada vez más marginados. Tanto Ankara como Riad intentaron, al menos inicialmente, apoyar a los sunitas de Irak, pero ninguno pudo competir con el dominio de Teherán sobre el país. Esto es especialmente cierto para Ankara, ya que Irán ha apoyado ocasionalmente a la organización terrorista kurda PKK contra Turquía.

Es esencial para Teherán que Irak siga siendo inestable y caótico. Un Irak estable significaría que los operativos iraníes ya no podrían realizar operaciones en Irak y a través de éste, como lo hacen hoy. Irak es un refugio seguro para la inteligencia iraní y una base desde la cual Irán realiza operaciones encubiertas.

El control sobre el gobierno iraquí también significaría que Irán puede cumplir su sueño de exportar la revolución chiíta. Al mismo tiempo, el régimen puede utilizar el territorio iraquí para el entrenamiento de las milicias chiítas, así como para crear una zona de amortiguamiento para su propia seguridad.

La embajada iraní en Bagdad existe fundamental para el logro de los objetivos del régimen. La embajada, que está dirigida por el Gral-Brig. Iraj Masjedi, un miembro de alto rango del IRGC-QF, es el principal centro de operaciones encubiertas iraníes en Irak. Mientras las fuerzas estadounidenses permanezcan en Irak, el objetivo principal del IRGC-QF y de la embajada será realizar operaciones contra estas.

El futuro del JCPOA será muy significativo en términos del comportamiento de Irán en Irak. Tan pronto como Estados Unidos se reincorpore al acuerdo, es probable que Irán intensifique sus operaciones allí. Irak será utilizado por el régimen islámico de Irán como una base desde la cual realizar operaciones en todo el Medio Oriente, así como un medio para chantajear tanto a Estados Unidos como a su archienemigo Arabia Saudita.

Los intentos de la República Islámica de adquirir capacidad nuclear militar, el uso de apadrinados terroristas para desestabilizar la región y las graves violaciones de los derechos humanos la convierten en la mayor amenaza para la paz y la seguridad en la región.

Fuente: BESA – Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos

El Dr. Ardavan Khoshnood, asociado no residente del Centro BESA, es criminólogo y politólogo con un título en Análisis de Inteligencia. También es profesor asociado de Medicina de Emergencia en la Universidad de Lund en Suecia.

Erfan Fard es analista antiterrorista e investigador de estudios de Oriente Medio con sede en Washington, DC.

Compartir

#, #, #, #, #, #

Más sobre Medio Oriente