Ballet Maurice Béjart regresa a Israel y trae “Bolero”

0
1553

Gran apertura de la serie “Danza en el Mishkán”

Chiquita Levov

El Ballet de Maurice Béjart regresa a Israel tras muchos años de ausencia, para presentar dos programas de su rico repertorio con cuatro obras diferentes, una que incluye la obra más simbólica del coreógrafo “Bolero” y la creación del actual director, Gil Roman. En otra velada los bailarines ejecutarán la obra monumental del Ballet Béjart titulada “Ballet For Life” (Ballet por la vida), un importante trabajo con música de Freddie Mercury y la banda Queen, que combina la música de Mozart con el vestuario de Versace y está dedicada a tres artistas cuyas vidas fueron truncadas prematuramente. El legendario bailarín y solista de ballet, Jorge Donn; el músico, Fred Mercury y el diseñador Gianni Versace. Se presentarán en solo 5 funciones, a partir del 4 de octubre y es una buena forma de comenzar el año nuevo judío, como también un programa brillante para abrir esta excelente serie del Centro de las Artes Escénicas de Tel Aviv (Mishkan).

MaMAURICE F 2urice Béjart (1927 – 2007) fue un bailarín, coreógrafo y director de ópera de origen francés con ciudadanía suiza director del Ballet Béjart de Lausana. Hijo del filósofo francés Gaston Berger. En su juventud quedó fascinado por un recital de Serge Lifar y decidió dedicarse por completo a bailar y estudio con Mathilde Kshesinskaia, luego se perfeccionó con los mejores maestros del mundo. En 1954, fundó la Compañía de Ballet de l’Étoile (disuelto en 1957). En 1960 fundó el Ballet du XXe Siècle en Bruselas (disuelto en 1987). En 1987 se trasladó a Suiza, donde fundó el Ballet Béjart Lausana, una de las más famosas y exitosas compañías de danza del mundo.
La compañía de Ballet Béjart sale en gira por todo el mundo y atrae enormes audiencias, se destaca que su éxito que se basa no sólo en las obras sino que por “la simbiosis perfecta entre el coreógrafo y repertorio de la banda”. El mismo creador declaró “Mis ballets son principalmente encuentros con la música, con la vida, con el amor. En 1992, fundó una escuela, creando durante los años decenas de piezas, falleció en 2007, víspera de sus 80 y estaba trabajando en la pieza, que se convirtió en su última obra, “La vuelta al mundo en 80 minutos”.
Durante más de 25 años las obras del Ballet Béjart se presentaron en todo el mundo, con sus 39 bailarines de 15 países, fieles al estilo del maestro. A través de cientos de funciones los bailarines muestran su amor por la audiencia que es diversa y múltiple en todo el mundo. Cada año se interpretan unas veinte obras diferentes. Jill Roman se unió al Ballet del Siglo 20 operado por Béjart en Bruselas en 1979. Bailó las obras más destacadas del coreógrafo durante más de treinta años y en 2007 fue nombrado director artístico, logrando conservar el espíritu de Béjart.
Es de destacar especialmente la pieza Bolero, una obra maestra y emblemática del trabajo de Béjart, usando la pieza homónima de Maurice Ravel, creado en 1960 para la bailarina yugoslava Duska Sifniose. Con un solista bailando sobre una mesa, rodeado por 50 bailarines, que poco a poco van participando en la danza. Para esta pieza se eligieron unos 20 bailarines israelíes. Con los años, el trabajo ha sido interpretado por muchos solistas inclusive por Jorge Donn que fue pareja de Béjart. La pieza también se hizo famosa por ser la escena final de la película de Claude Lelouch “Esos y otros” en 1981. En la que Donn la interpreta a los pies de la Torre Eiffel.

Dejar respuesta