24 septiembre, 2021

Video: Sucot, la fiesta de las cabañas que se celebra esta semana en Israel y el mundo judío

Estos días, la mayoría de la población israelí festeja la festividad de las cabañas, una fiesta cuyo origen es bíblico. ¿De qué se trata? ¡Aquí te contamos!

Por Roni Kaplan.

“Para que sepan vuestros descendientes que en tabernáculos hice yo habitar a los hijos de Israel cuando los saqué de la tierra de Egipto”, Levitico 23:43.

La fiesta de la cabañas que es también llamada la fiesta de la cosecha. Por un lado, conmemora la historia particular de como se consolidó el pueblo de Israel a la salida de Egipto, y por otro, el tiempo de la cosecha en ciclo productivo de este pueblo agrícola que se estableció en su tierra ancestral, la tierra de Israel. En este sentido es la tercera de un ciclo de 3 festividades, Pessach- Pascuas, Pentecostés y Cabañas.

Pero… la psicología por detrás de la cabaña, es universal.

La cabaña es según el talmud, una casa temporal, es decir, algo que no es fijo, algo que cambia y que se desarrolla. A ella pasamos a vivir durante 7 días.

Unos días antes de pasar a la cabaña, celebramos el Día del Perdón, en el cuál procuramos conectarnos con la raíz de nuestras buenas acciones y desconectarnos de la raíz de aquellas acciones que… no son tan buenas.

Después del día del Perdón uno quiere empezar de nuevo, renovarse, ser una mejor persona. Y cuál es la mayor limitación de uno para renovarse? Sus hábitos. Uno es casi esclavo de sus hábitos.

En la cabaña, en esta casa temporal, el objetivo es cambiar de hábitat y desprenderse de los malos hábitos en los que está estancado.

¿Cómo? Invirtiendo esfuerzo para hacer cada acción como si fuese la primera vez! Cada medio es un fin en si mismo! ¿Y Como se logra eso? Según esta psicología milenaria, poniendo afecto y amor en cada cosa que uno hace.

Primero uno se pasa a vivir en esta casa temporal que si bien tiene “paredes”, es decir tiene limites, esos límites no son absolutos… hay algo en esta casa que tiene aperturas, que nos llevan a lo ilimitado e infinito, el techo.
Así también en la vida, obviamente hay límites reales, no son una ilusión, pero puedo ir más allá de ellos, tengo esa capacidad.

Segundo, en la cabaña, uno toma conciencia de que la alegría no depende de lo que tengo o dejo de tener, sino que es un regalo gratuito que debo aprender a recibir.

La fiesta de las cabañas es Zman Simjatnu, un tiempo de alegría, más allá de lo material.

La alegría simple, transforma energías negativas como el enojo, en afecto y amor.

Tercero, ya cuando estoy alegre, tomo las 4 especies:

Levítico 23:40

  • etrog (אתרוג) – el fruto de un árbol de cidra
  • lulav (לולב) – una fronda madura de palmera datilera
  • hadass (הדס) – ramas con hojas del árbol de mirto
  • aravah (ערבה) – ramas con hojas del árbol de sauce

Y tomarás en el primer día el fruto de espléndidos árboles, ramas de palmeras y ramas de frondosos y sauces del arroyo.

Cada especie simboliza un tipo de persona del pueblo de Israel, muy distintas entre sí, pero que se están unidas más allá de las grandes diferencias. No estamos solos, somos parte de un pueblo.

Una costumbre interesante de Sucot es que cuando existía el templo en Jerusalem, se realizaban sacrificios para todas las naciones del mundo. Y es que luego de que no hay más enojo en el corazón, hay espacio para toda la familia, todo el pueblo, y para todo el mundo.

Un mundo que será mucho mejor, cuando yo sea el mejor que puedo ser…

Jag Sameaj, Felices Fiestas y te invito a la sucá para seguir conversando.

Compartir

#, #, #, #

Más sobre Festividades