3 febrero, 2021

Las FDI deben estar listas para prevenir la nuclearización de Irán

Garantizar las capacidades necesarias para evitar que Irán obtenga armas nucleares en caso de que los esfuerzos políticos fracasen en lograr este objetivo debe ser la máxima prioridad de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI). A juzgar por su discurso del 26 de enero, el jefe de Estado Mayor Aviv Kochavi afronta esta responsabilidad […]

Teniente general Aviv Kochavi, Foto: Portavoz de las FDI a través de Wikipedia

Garantizar las capacidades necesarias para evitar que Irán obtenga armas nucleares en caso de que los esfuerzos políticos fracasen en lograr este objetivo debe ser la máxima prioridad de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI). A juzgar por su discurso del 26 de enero, el jefe de Estado Mayor Aviv Kochavi afronta esta responsabilidad profesional y moral con gran determinación.

La capacidad de asegurar una victoria militar rápida y decisiva es un medio importante para prevenir la guerra. Por lo tanto, es una herramienta clave en la caja de herramientas políticas, y las referencias a él en las declaraciones públicas de miembros de los estamentos político y militar —en ejercicios militares y en otras demostraciones de fuerza— están justificadas no solo por razones prácticas sino también morales.

Clausewitz definió los roles de los estamentos políticos y militares de manera clara y aguda: se requiere que el estadista evite la guerra y el militar debe ponerle fin si estalla de todos modos. El militar debe terminar la guerra lo más rápido y barato posible y con suficientes logros militares importantes para suministrarle al estamento político cartas fuertes para que las jueguen en las negociaciones.

Las diferencias en los roles del estadista y el militar reflejan las diferencias en la naturaleza de su liderazgo y la manera en que se expresan públicamente. Se espera que el estadista actúe como el «policía bueno» para explotar todos los medios políticos disponibles para prevenir la guerra (como hizo Levi Eshkol en 1967 y Yitzhak Shamir en 1991). Se espera que el militar lidere como un «caballo salvaje que apenas puede ser contenido» mientras acepta la autoridad del estamento político.

El estadista debe levantarse por la mañana y retirarse por la noche optimista sobre la posibilidad de prevenir la guerra. De este optimismo se extraerá el poder necesario para asumir los riesgos políticos de la prevención de la guerra. El enfoque del militar debe ser exactamente lo contrario. Para que pueda proporcionar una red de seguridad militar lo suficientemente creíble para permitir que el estamento político asuma riesgos, debe adoptar el enfoque del peor de los casos, siempre alerta para hacer frente a la situación más inesperada y difícil. En el caso israelí, este peor escenario es una amenaza existencial.

En su libro El soldado y el Estado, Samuel Huntington define el enfoque del militar hacia esta posición de esta manera:

“Al estimar las amenazas a la seguridad, el militar mira las capacidades de otros Estados en lugar de sus intenciones … Si un Estado tiene el poder de dañar la propia seguridad de uno, es necesario asumir que lo hará. La seguridad requiere atribuir a otros poderes las peores intenciones y las habilidades más astutas … La opinión militar nunca debe estar influida por ilusiones … El militar se enfrentará a hechos militares, cifras duras, realidades sombrías del tiempo, el espacio y los recursos.”

Un ejemplo del enfoque que se requiere del militar es la discusión sobre la evaluación de la situación sostenida por el Estado Mayor de las FDI el 19 de mayo de 1967. El jefe de Inteligencia Militar, el general Aharon Yariv, planteó tres posibles razones para la entrada sorpresiva de las fuerzas egipcias en el Sinaí y tres escenarios probables para su empleo contra Israel. Aconsejó al jefe de Estado Mayor Yitzhak Rabin que prestara especial atención a la tercera opción, que consideraba la más peligrosa: una invasión egipcia del territorio israelí. Rabin respondió a su recomendación de la siguiente manera: “Ahora discutiré las opciones no según su razonabilidad, sino según su peligro. El peligro principal es un ataque total egipcio, sirio y jordano, con una abertura por aire hacia la que debemos estar preparados». Como es bien sabido, ese es el escenario para el que se preparó, con gran eficiencia.

Cuando los estadistas y los militares conferencian, es esencial que los primeros se adhieran a su enfoque político de búsqueda de la paz, mientras que los segundos se adhieren a su enfoque militarista. La adhesión de cada uno a su enfoque particular es vital, porque permite al estadista tomar la decisión más equilibrada posible: una que prevenga el estallido de la guerra antes del agotamiento de todos los medios políticos disponibles, o que permita la mejor política y gestión militar de la situación en caso de que estallara la guerra.

Saber que ir a la guerra o evitarla es el resultado de una decisión política y militar meditada y equilibrada es la clave para lograr un consenso nacional – apoyo “de pared a pared” – para la decisión del gobierno. Sin ese apoyo no es posible en una sociedad democrática exigir una movilización nacional total y esperar que la población esté dispuesta a soportar las posibles consecuencias de iniciar o prevenir una guerra.

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat para Estudios Estratégicos

El Dr. Hanan Shai es profesor de pensamiento estratégico, político y militar en el Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad Bar-Ilan.

Compartir

#, #, #, #

Más sobre Diplomacia y Defensa

Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios