28 julio, 2021

Las conversaciones nucleares en Viena: la procrastinación de Irán

Se espera que el entrante gobierno en Teherán plantee cada vez más dificultades, mientras utiliza el tiempo para hacer avanzar su programa nuclear. En consecuencia, Estados Unidos y Europa deben fortalecer su disuasión frente a Irán. ¿Cómo debería responder Israel a los acontecimientos actuales? Irán no tiene prisa por volver a las conversaciones nucleares con […]

Delegación de la UE en Viena/Handout vía REUTERS

Se espera que el entrante gobierno en Teherán plantee cada vez más dificultades, mientras utiliza el tiempo para hacer avanzar su programa nuclear. En consecuencia, Estados Unidos y Europa deben fortalecer su disuasión frente a Irán. ¿Cómo debería responder Israel a los acontecimientos actuales?

Irán no tiene prisa por volver a las conversaciones nucleares con Estados Unidos y no volverá a las negociaciones antes de que el presidente electo Ebrahim Raisi asuma el cargo. Mientras tanto, Teherán está acumulando importantes conocimientos y experiencia para tomar una decisión de avanzar hacia las armas nucleares, y en el ámbito internacional hay cada vez más dudas sobre la posibilidad de renovar el acuerdo nuclear. Bajo los auspicios del diálogo en curso en Viena, Irán está progresando en el enriquecimiento de uranio a niveles elevados, la producción de uranio metálico y el funcionamiento de centrifugadoras avanzadas. Estados Unidos e Israel deben preparar una alternativa a la vía diplomática, la cual podría llegar a su fin. Es importante fortalecer la disuasión estadounidense frente a Irán, en parte para fortalecer a aquellos en Teherán que apoyan el regreso al acuerdo.

Irán dejó en claro a los representantes europeos que median en las conversaciones nucleares con Estados Unidos en Viena que no tiene la intención de volver a la séptima ronda en un futuro próximo, y parece que las conversaciones se reanudarán después del establecimiento del nuevo gobierno. encabezada por el presidente electo Ebrahim Raisi. Las filtraciones de Irán han sugerido un regreso a las conversaciones en la segunda quincena de agosto, mientras que otros informes lo retrasan hasta septiembre u octubre. Así, Teherán ha puesto fin a las especulaciones sobre la posibilidad de volver al acuerdo nuclear original de 2015 durante los últimos días del gobierno del presidente Hassan Rouhani y el ministro de Relaciones Exteriores Mohammad Zarif. Mientras tanto, se ha sabido que se estableció en Irán un comité conjunto de los gobiernos saliente y entrante para examinar lo que se ha logrado hasta ahora en Viena. Los miembros de este comité incluyen al secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional, Ali Shamkhani; el jefe de la Organización de Energía Atómica, Ali Akbar Salehi; el director de las conversaciones en Viena, el viceministro de Relaciones Exteriores Abbas Araghchi; tres parlamentarios del comité de defensa y asuntos exteriores; y dos representantes de Raisi. Uno es Ali Bagheri Kani, quien estuvo involucrado en las conversaciones nucleares de 2008 a 2013 y actualmente es responsable del equipo de transición de Raisi en el Ministerio de Relaciones Exteriores, y se especula que será el próximo Ministro de Relaciones Exteriores. El segundo es Ali Hossein Tash, que se desempeña como adjunto de Shamkhani, y otro participante, el representante del líder supremo Ali Khamenei ante la Guardia Revolucionaria. Por lo tanto, el comité tiene una clara mayoría conservadora, y parece haber una evaluación entre sus filas de que las negociaciones llevadas a cabo por el equipo del nuevo presidente tendrán mayores posibilidades de lograr concesiones estadounidenses.

Por su parte, el presidente Rouhani dejó claro en una reciente reunión de gobierno que «es Irán quien debe decidir si quiere concluir el acuerdo de Viena, y que ya se puede tomar una decisión en los próximos días y se pueden eliminar las sanciones, o puede continuar durante meses». Rouhani también acusó a entidades no electas (tal vez los asociados del Líder Supremo o la Guardia Revolucionaria) de intervenir en las negociaciones y así evitar la eliminación de las sanciones. El ministro de Relaciones Exteriores, Zarif, en el informe final que presentó al parlamento iraní, también expresó su esperanza de que lo logrado hasta la fecha en las conversaciones se complete al comienzo del mandato del nuevo gobierno. Por lo tanto, Zarif cuestionó implícitamente la finalización de las negociaciones, ya sea por una evaluación de que las demandas de Irán serán rechazadas por la administración estadounidense, o debido a su evaluación de que el nuevo gobierno iraní, que refleja la posición de Khamenei, no está en absoluto interesado en volver a el acuerdo.

Mientras tanto, Irán está impulsando el programa nuclear en áreas problemáticas. Especialmente preocupante es la decisión de producir uranio metálico enriquecido al 20 por ciento, que puede utilizarse para acumular conocimientos y experiencia si se decide por una irrupción a las armas nucleares. La producción de uranio metálico será otra etapa del programa que el acuerdo nuclear original trató de evitar, o al menos retrasar. La acumulación de uranio enriquecido al 60 por ciento o más también es solo un paso del enriquecimiento al 90 por ciento o más, que es necesario para las armas nucleares. Estos pasos de Irán llevaron a los ministros de Relaciones Exteriores de las tres potencias europeas que son signatarias del acuerdo (Francia, Alemania y el Reino Unido) a emitir una declaración conjunta expresando una creciente preocupación y pidiendo a Irán que detenga las acciones que violan el acuerdo. El embajador de Rusia ante la IAEA declaró que «ahora hay espacio para la preocupación, ya que Irán está progresando demasiado rápido». El portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos también declaró que podría llegar un momento en el que Washington evalúe que los beneficios de Irán del programa nuclear superan a los que la comunidad internacional recibiría al regresar al acuerdo nuclear; como tal, el tiempo para volver al acuerdo no es ilimitado y es esencial.

En este contexto, existe una creciente preocupación en la comunidad internacional con respecto a la capacidad misma de reactivar el acuerdo nuclear, especialmente debido a la evaluación de que, en efecto, actualmente no es posible volver a su parámetro principal, según el cual el programa iraní debe estar a un año de distancia de la adquisición de capacidad nuclear. La atención se centra en el progreso iraní en la producción y el funcionamiento de centrifugadoras avanzadas que son capaces de producir entre 3 y 4 veces más uranio enriquecido que el que se produce con el antiguo modelo de centrifugadoras, que fue la base del acuerdo original. Y, de hecho, a partir de las filtraciones de las conversaciones de Viena, parece que la mayor parte del tiempo y la incapacidad para llegar a un acuerdo se han centrado en este tema, con Irán colocando una línea roja en cualquier demanda para destruir centrifugadoras avanzadas (una posición que aparentemente fue aceptada), y estar dispuesto, bajo ciertas condiciones, a discutir la forma y el momento de su remoción y almacenamiento. Este tema y otros que no se han resuelto estarán en el centro de las discusiones cuando se renueven, y se cuestiona abundantemente si será posible acordar compromisos relevantes.

Las dudas sobre la capacidad de volver al acuerdo nuclear, que se cernían sobre las conversaciones de Viena mientras se evidenciaban pocos avances, se han intensificado desde la elección de Raisi y han arrojado que algunos de los funcionarios designados para puestos de alto nivel en su gobierno no son entusiastas partidarios del regreso al acuerdo. Las diversas figuras involucradas en el tema están divididas. Algunos creen que Irán sigue interesado en retirar las sanciones con el fin de mejorar la situación económica del país, y que finalmente, luego de difíciles negociaciones en las que intentará lograr las máximas concesiones estadounidenses, aceptará volver al acuerdo. Otros, por su parte, creen que en el debate que se está llevando a cabo en Irán sobre este tema, prevalecen los que se oponen a un regreso al acuerdo, y su influencia sobre Khamenei ha impedido hasta ahora que el equipo negociador avance hacia un acuerdo. A medida que pasa el tiempo, aumenta el riesgo de que Irán plantee demandas y dificultades que impidan llegar a entendimientos, al tiempo que intenta culpar a Washington. En otras palabras, la pregunta sigue siendo si las dificultades actuales son tácticas y, en última instancia, se llegará a un acuerdo y las partes volverán al acuerdo nuclear, o si Teherán ya ha tomado una decisión estratégica de no volver al acuerdo.

La administración estadounidense continúa esforzándose por renovar el acuerdo, pero también entiende que la situación se complica cada vez más. La impresión que recibieron los participantes en una sesión informativa a puerta cerrada del Congreso a cargo del secretario de Estado Antony Blinken fue muy pesimista. El principal problema que enfrenta la administración es que su estrategia se basa íntegramente en volver al acuerdo, asumiendo que esto sería relativamente sencillo, y no cuenta con un plan alternativo.

En consecuencia, todas las partes involucradas, incluido Israel, deben preparar una alternativa viable al camino diplomático actual, mismo que podría llegar a su fin en unas pocas semanas. En primer lugar, Washington debe llegar a un entendimiento con sus socios europeos tanto sobre la fecha final de las demoras iraníes como sobre las medidas que se tomarán contra Irán cuando llegue esta fecha. La caja de herramientas no es especialmente grande, pero también incluye posibles sanciones adicionales por parte de los europeos, presión diplomática y una posible resolución en la IAEA que acusa a Irán de no cooperación y no responder a las preguntas abiertas que la agencia le presentó, y por lo tanto, una decisión de transferir el asunto al Consejo de Seguridad (que tiene una utilidad potencial limitada debido a las posiciones de China y Rusia).

Sobre todo, Washington necesita fortalecer la disuasión hacia Irán, dados los ataques recurrentes a las bases en Irak donde están estacionadas las fuerzas estadounidenses y, sobre todo, frente a los avances en el programa nuclear. Irán se encuentra actualmente en un momento ideal desde su perspectiva, ya que está haciendo grandes avances en su programa nuclear sin una supervisión real, mientras disfruta del «paraguas» del diálogo diplomático en Viena. En Teherán, la evaluación es que Estados Unidos no está interesado en tomar medidas militares y que incluso podría frenar cualquier intención israelí de tomar medidas militares. Es importante socavar esta evaluación para fortalecer a los que en Irán todavía apoyan el regreso al acuerdo.

El régimen en Irán está experimentando un período de cambios significativos que incluyen el fortalecimiento de la posición de las fuerzas conservadoras lideradas por el Líder Supremo Khamenei, especialmente antes de su posible salida del escenario político. La voluntad del régimen de tomar medidas para asegurar la elección de Raisi, sin preocuparse por la reacción del público, es un mensaje contundente al público mismo sobre la contundente mano que el régimen pretende usar contra las críticas y protestas. Estos se unen a las asertivas posiciones sobre el tema nuclear, incluso del propio Rouhani, quien afirmó que Irán puede enriquecer al 90 por ciento si es necesario. Parece que el régimen iraní está tratando de demostrar determinación y resistencia frente a la presión, como su estrategia preferida para avanzar en sus objetivos.

Fuente: INSS The Institute for National Security Studies 

Compartir

#, #, #, #

Más sobre Medio Oriente