22 marzo, 2021

El acto de equilibrismo de la política exterior de Turquía

A menudo se afirma que Turquía rompió definitivamente con Occidente en 2003 cuando el Partido Justicia y Desarrollo (AKP) llegó al poder. El argumento es que al cambiar de dirección internamente, Ankara se alejó de lo que Occidente esperaba lograr en términos de sus relaciones con Turquía. Desde 2003, Turquía ha aumentado su influencia en […]

Palacio de Topkapi en Estambul, Turquía, Foto: Carlos Delgado Wikimedia Commons CC BY-SA 3.0

A menudo se afirma que Turquía rompió definitivamente con Occidente en 2003 cuando el Partido Justicia y Desarrollo (AKP) llegó al poder. El argumento es que al cambiar de dirección internamente, Ankara se alejó de lo que Occidente esperaba lograr en términos de sus relaciones con Turquía.

Desde 2003, Turquía ha aumentado su influencia en todas las regiones de importancia geopolítica en sus fronteras: el Mar Negro, el sur del Cáucaso, los Balcanes, el Mediterráneo y Siria-Irak. Se puede encontrar un concepto general que explique este desarrollo mirando el mapa. No existe una gran potencia en la vecindad de Turquía, lo que abre la puerta a una mayor participación económica y militar turca a lo largo de sus fronteras. Incluso Rusia, posiblemente la mayor potencia del vecindario, no pudo evitar que Turquía brindara su apoyo decisivo a Azerbaiyán durante la reciente Segunda Guerra de Karabaj. Las tropas turcas ahora están estacionadas en suelo azerbaiyano junto a las rusas.

La verdadera razón de la participación cada vez mayor de Turquía sigue siendo el colapso soviético, aunque esa participación se produjo durante un período más largo de lo que muchos analistas esperaban. Turquía tardó décadas en construir su posición regional. En 2021, se puede argumentar con seguridad que Ankara ha logrado que esta empresa fuese un éxito. Ha logrado un corredor terrestre directo al mar Caspio (a través de Nakhchivan de Azerbaiyán) y ha aumentado su posición militar en el Mediterráneo, y considera que el norte de Siria e Irak son territorios que pueden proporcionar una profundidad estratégica para la defensa de Anatolia.

Un elemento revelador de la política exterior de Ankara es que la geografía aún domina la percepción que el país tiene de sí mismo y de su lugar en el mundo, quizás más que cualquier otro país grande. En lugar de estar unida únicamente al eje occidental, durante las últimas dos décadas Turquía ha seguido un enfoque de múltiples vectores para los asuntos exteriores.

El país está en la periferia europea. Su experiencia es similar a la de Rusia en que ambos han absorbido una gran influencia occidental, ya sea en las instituciones, la política exterior o la cultura. Ambos han estado anclados durante siglos en la geopolítica del continente europeo. Debido a que un modelo de política exterior de múltiples vectores proporciona más espacio para maniobrar, ganancias económicas y crecimiento del poder geopolítico, ambos países querían liberarse de su enfoque de política exterior de un solo eje.

Pero ni Turquía ni Rusia han tenido la oportunidad de romper por completo su dependencia de Occidente. Occidente simplemente ha sido demasiado poderoso. La economía mundial gira en torno al continente europeo y Estados Unidos.

Ambos Estados tienen territorios importantes en las profundidades de Asia o el Medio Oriente, así como escuelas de pensamiento geopolítico que consideran que el pensamiento geopolítico orientado a Europa es contrario a los intereses estatales, particularmente porque el Occidente colectivo nunca ha considerado que Turquía o Rusia sean completamente europeos. Los dos Estados siempre han buscado anclas geopolíticas alternativas, pero tuvieron dificultades para implementarlas. Ningún polo geopolítico asiático, africano o de cualquier otro tipo ha demostrado ser suficiente para permitir que Turquía o Rusia mantenga un equilibrio con respecto a Occidente.

No es de extrañar, entonces, que durante las últimas dos décadas Turquía haya estado buscando activamente nuevos ejes geopolíticos. Para Ankara, las estrechas relaciones con Rusia, lamentadas por los observadores occidentales, son un medio para equilibrar su dependencia histórica de la geopolítica europea. El mismo modelo de política exterior puede explicar el pensamiento geopolítico de Moscú desde finales de la década de 2000, cuando sus vínculos con los Estados asiáticos se desarrollaron rápidamente como una alternativa a la dependencia y el apego a la geopolítica occidental.

Así llegamos al primer mito de la política exterior turca: que Ankara se está distanciando de Occidente con el objetivo de eventualmente romper esos lazos por completo. Romper relaciones con la OTAN no es una opción para Turquía. Su objetivo es equilibrar sus profundos lazos con Occidente, que no estaban produciendo los beneficios que esperaba, con una política más activa en otras regiones. De ahí el resurgimiento de Turquía en Oriente Medio.

El giro de Turquía en Oriente Medio (defendido por el ex canciller Ahmet Davutoglu) no es un avance excepcional en la política exterior del país. Durante la Guerra Fría, cuando el enfoque de Turquía en el eje occidental era fuerte, el primer ministro izquierdista Bulent Ecevit promovió la idea de una política exterior «centrada en la región». La conclusión principal fue que Ankara debería buscar la diversificación de los asuntos externos más allá de su tradicional fijación occidental, es decir, una participación más profunda en Oriente Medio y los Balcanes. En 1974-1975, el entonces viceprimer ministro turco, Necmettin Erbakan, intentó orientar a Ankara hacia el mundo árabe. Incluso hubo intentos de estrechar lazos con los soviéticos.

Pero a lo largo de este período de reorientación, nunca se hizo ningún movimiento para romper las relaciones con Occidente. Los políticos turcos de la época creían que la diversificación de las relaciones exteriores beneficiaría la posición del país en la periferia de Europa con vistas al volátil Oriente Medio. La diversificación no dañaría el eje occidental del país, sino que lo complementaría.

Contrariamente a la creencia de que Atatürk estaba interesado únicamente en el eje occidental de Turquía, el país bajo su liderazgo tenía estrechos vínculos con los Estados cercanos de Oriente Medio, tal como era necesario considerando el peso geopolítico de esos Estados en ese momento. Por lo tanto, recibió al Shah Reza Pahlavi de Irán en 1934, y en 1937 firmó un pacto de no agresión con Irán, Irak y Afganistán.

La búsqueda de una política exterior de múltiples vectores ha sido un sello distintivo del pensamiento político turco. Incluso durante la época otomana, cuando era ineludible una política exterior centrada en Europa, los sultanes buscaron alternativas a su dependencia de Gran Bretaña y Francia. Después de la desastrosa guerra de 1877-1878 con Rusia, el sultán Abdul Hamid comenzó un cauteloso esfuerzo de equilibrio estableciendo lazos más estrechos con la Alemania imperial, una tendencia que contribuyó a la alianza germano-turca forjada durante la Primera Guerra Mundial.

Volviendo al día de hoy, el factor chino está provocando una reconfiguración en las relaciones Turquía-Occidente. El giro asiático trae consigo una promesa económica y aumenta la maniobrabilidad de Ankara frente a potencias más grandes como Rusia y la UE. Esto encaja en el surgimiento del “eurasianismo” turco, cuyas aspiraciones son similares a las que han motivado a Rusia durante la última década.

Las políticas de Turquía hacia Occidente y los problemas en curso en las relaciones bilaterales pueden describirse mejor como oposición dentro de la alianza en lugar de un esfuerzo por liberarse de Occidente. A través de diversos medios, Turquía se esfuerza por aumentar su posición dentro de la OTAN. Es cierto que en los últimos años, la oposición de Turquía a Occidente dentro de la alianza se ha intensificado notablemente, pero no ha pasado del punto de no retorno. Ankara es muy consciente de que sigue siendo un valioso aliado para el Occidente colectivo. Si bien puede parecer que se está distanciando deliberadamente de Occidente, la historia no se para ahí.

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos

Emil Avdaliani es profesor de historia y relaciones internacionales en la Universidad Estatal de Tbilisi y en la Universidad Estatal de Ilia. Ha trabajado para varias empresas consultoras internacionales y actualmente publica artículos sobre desarrollos militares y políticos en el antiguo espacio soviético.

Compartir

#, #

Más sobre Medio Oriente