“Zuk Manara”: Hotel Boutique y parque de aventuras

    0
    932

    Chiquita Levov

    Otra sugerencia para las vacaciones estivales es la de visitar Zuk Manara un acantilado con un parque de aventuras extremas que ofrece una experiencia desafiante inolvidable para aquellos que quieren poner a prueba los límites a cualquier edad. Este sitio que se halla a unos 880 metros de alturas, ofrece muchas actividades, además del tradicional circuito el cable-carril con tres terminales, es el teleférico mas largo de Israel con 1940 metros. Es este un viaje ascendente de 8 minutos en el cual se aprecia un espectáculo  natural único, que en esta época se refuerza con una vivida paleta de colores naturales. En la cima del acantilado, esperan a los visitantes varias  actividades deportivas, de aventuras, turísticas y manualidades.

    En la cima de la montaña se halla el hotel boutique Lodge con unas 55 habitaciones la mayoría reformadas. Todo rodeado por un paisaje mágico que abarca el valle de Hula, las montañas Naftali, los Altos del Golan, el Jermon. Lo interesante es que los huéspedes tienen derecho a usar todos los juegos y ofertas del parque sin costo adicional. Además se ofrece una aventura culinaria en un restaurante llamado “La cocina cruza las fronteras” con el menú preparado por el chef Raiff que también dicta talleres de cocina.

    El gran parque de diversiones del Acantilado, esta ubicado en varios sitios de la montaña, que tiene muchas ofertas importantes. Entre ellas las que aprovechan la montaña, como el “snapling”, la escalación de muros, el nuevo Tren de Montaña, que es muy especial,

    El sendero de caminata descalzos,  y en el verano una inolvidable atracción,  el teleférico con actividades nocturnas. Y el trencito que recorre toda la zona con guia explicando lo que se ve alrededor relacionado con la naturaleza del lugar y con la frontera.

    Pero lo mas atractivo es el paisaje que se aprecia desde varios puntos privilegiados del acantilado.

    En “Manara Cliff” se han comprometido a preservar la naturaleza que lo rodea, sin dañar el delicado tejido ecológico. Y junto con el KKL, se activó una serie de rutas para el ciclismo y la marcha nórdica usando senderos naturales, que ofrecen la oportunidad de experimentar la naturaleza única de las colinas de los alrededores, la zoología, la botánica, la ecología y la idea del proyecto de construir el teleférico como un vehículo de transporte que une el kibbutz con la ciudad Kiriat Shmona. Está activo todo el año y ofrece una actividad única y un vínculo familiar.

    Dejar respuesta