Relaciones israelíes-alemanas ¿únicas o normales?

3
1297
Zigmer Gabriel con Angela Merkel y Frank-Walter Steinmeier

Shimon Stein

La decisión del año pasado de la canciller alemana, Angela Merkel, de posponer las consultas anuales entre los gobiernos de Israel y Alemania, que fue vista como una expresión de insatisfacción con el gobierno israelí con respecto al conflicto israelí-palestino; la decisión de suspender la firma del contrato sobre la venta de submarinos desde Alemania a Israel por razones que los comentaristas consideraron relacionadas con la misma insatisfacción; los votos alemanes en la ONU en los últimos años en asuntos relacionados con Israel; declaraciones de funcionarios alemanes sobre el futuro de las relaciones entre los dos países; y un discurso del Ministro de Asuntos Exteriores alemán, Sigmar Gabriel, en la conferencia anual del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional (INSS) en enero de 2018, todo esto indica un cambio en la actitud de Alemania hacia Israel. ¿Qué es este cambio? ¿Refleja una tendencia, y si es así, qué se puede hacer para mantener la naturaleza única de la relación?

El principal y, de hecho, el único factor que subyace a la relación única entre Israel y Alemania es el recuerdo del Holocausto y el compromiso que Alemania asumió en consecuencia con la existencia y la seguridad de Israel.

Esta lógica ha guiado a los responsables de la toma de decisiones de Alemania en su conducta con Israel desde el comienzo de las relaciones diplomáticas entre los dos países. La singularidad encontró expresión en su apoyo (casi inquebrantable) para Israel tanto a nivel bilateral como internacional. Se basó en una consideración moral alemana, mientras que las consideraciones de realpolitik (que de hecho jugaron un papel en las consideraciones de Alemania Occidental en los años previos al inicio de las relaciones diplomáticas y retrasaron estas relaciones) desempeñaron un papel secundario durante mucho tiempo. Sin embargo, a pesar de este elemento primordial en las relaciones, ha habido crisis derivadas de las expectativas israelíes que Alemania no pudo cumplir. Crisis que rodean las reparaciones en la década de 1950, los científicos alemanes en Egipto a principios de los 60, la neutralidad alemana durante la Guerra de Yom Kipur, la crisis Helmut Schmidt-Menajem Begin debido a la intención de Alemania de suministrar tanques Leopard a Arabia Saudita y la asistencia alemana a Irak en la industria química de la construcción, que le permitió desarrollar la capacidad química militar, son ejemplos de tales incidentes.

Desde el comienzo del siglo XXI, ha habido signos de una crisis de expectativas por parte de Alemania hacia Israel, que se deriva principalmente de la conducta de Israel en el conflicto con los palestinos, que como Alemania lo ve, no es compatible con el derecho internacional, que es una base fundamental de la política exterior alemana.

A esto se agrega la falta de confianza que se ha desarrollado a lo largo de los años entre el primer ministro Biniamín Netanyahu y la canciller Merkel. Además, esta crisis no se limita a la élite alemana. Durante algunos años, y aún más recientemente, las encuestas han señalado una disminución en la opinión pública alemana hacia el apoyo a Israel. Un alto funcionario alemán me dijo que aunque no espera un cambio por parte de las actitudes de la elite actual hacia Israel, la generación más joven puede mostrar una mayor comprensión del lado palestino y ser más crítica con las acciones de Israel (asumiendo que el conflicto no es resuelto).

Contra estos desarrollos, parece que en la tensión entre la unicidad de la relación y la normalidad, hay una tendencia que puede caracterizarse como la ritualización de la singularidad, junto con una ampliación de la normalidad en las relaciones. En otras palabras, si en el pasado la ritualización de la memoria del Holocausto debilitó las consideraciones de la realpolitik para Alemania, hoy no es suficiente para contrarrestarlas.

Dado que la memoria histórica y, en consecuencia, la obligación moral de Alemania con la existencia y seguridad del Estado de Israel es lo que subyace en las relaciones bilaterales, la cuestión de la contribución de estas relaciones a los intereses alemanes en Oriente Medio no estaba en el centro de los cálculos alemanes (aunque esto no significa que Alemania no obtuvo beneficios de su cooperación con Israel, que los sigue teniendo). Sin embargo, la realidad emergente fue resumida recientemente por un miembro del gobierno alemán que dijo que las relaciones se desarrollan en una dirección en la que la realpolitik será la base de la cooperación entre los países.

Si es así, no hay razón para ver los temas actualmente en la agenda de ambos países como evidencia de una relación única o asociación estratégica, sino como una cooperación que es el fruto de intereses compartidos, del tipo que Israel tiene con una serie de países. Después de todo, la asociación estratégica se basa, entre otras cosas, en una visión compartida de las amenazas y las formas de tratarlas, así como en los valores compartidos. Las brechas cada vez mayores en los últimos años entre Alemania e Israel son evidencia de que esta no es la base de la relación entre los dos países.

La evidencia de estas brechas se puede encontrar en las reuniones bilaterales de los últimos años, donde las discusiones sobre asuntos de interés compartido revelan diferencias de opinión, algunas aparentemente insalvables. También hay declaraciones oficiales de políticos alemanes que ya no sienten las inhibiciones “históricas” ante la crítica de las posiciones israelíes. Algunos ejemplos: desacuerdos sustanciales sobre cómo manejar la amenaza nuclear iraní, en particular, en el contexto del acuerdo nuclear del que Alemania es socio, y evaluaciones alemanas de la amenaza iraní en general, que difieren de las de Israel; diferencias de opinión con respecto a la situación general de Oriente Medio y sus implicaciones, incluida la crisis saudí-iraní y las formas de enfrentarla (Alemania tiene reservas sobre los beneficios para Israel de una mayor cercanía con el campo sunita en la lucha contra el bando chiíta); y los desacuerdos sobre el problema palestino, que arroja una gran sombra sobre el futuro de las relaciones.

El discurso del Ministro de Asuntos Exteriores, Sigmar Gabriel, en la conferencia INSS señaló la posición alemana (y de hecho la posición de la Unión Europea): “¿Cuál es exactamente la estrategia de Israel con respecto a esta disputa?” Fue la pregunta central de Gabriel, ante la ausencia de respuestas a preguntas como “la naturaleza de las vidas compartidas de israelíes y palestinos en el futuro”, una pregunta que “desafía a Israel en términos de seguridad y valores”.

Más tarde se refirió a elementos de la sociedad israelí que no están convencidos de que este sea un desafío urgente, y que piensan que es posible mantener el status quo: “¿Cómo quieren que se vea el futuro de Israel? ¿Están preparados para pagar el precio de la anexión en curso, de una realidad de un estado con derechos desiguales para sus ciudadanos, o un estado democrático entre el río y el mar?”

Tales declaraciones rara vez se escuchan de personas en el gobierno alemán. En un foro cerrado donde se discutió el tema palestino, una figura alemana dijo: “En el pasado podíamos separar las relaciones bilaterales de la disputa, pero hoy eso se está volviendo más difícil”.

¿Esto implica que la conducta de Israel con respecto al conflicto palestino, es decir, el grado de avance hacia una solución de dos Estados, se convertirá en la piedra angular de la voluntad alemana de promover las relaciones bilaterales? El compromiso con la “seguridad de Israel” (descrita por la canciller Merkel como parte de la razón de ser de Alemania), que Alemania ha aplicado fielmente durante muchos años no es inamovible, y depende de la conducta de Israel. Esto se demuestra por la decisión del gobierno alemán de suspender la firma de un acuerdo sobre la venta de submarinos a Israel, en respuesta a las acciones de Israel en el tema de los asentamientos.

La brecha entre los dos países también encuentra expresión en el tema de los “valores comunes”. Un principio fundamental que guía las relaciones internacionales alemanas es la preservación del orden basado en el derecho internacional, que respalda el orden mundial liberal. La ilegalidad de los asentamientos en Cisjordania bajo el derecho internacional y en la visión de Alemania, así como la conducta de Israel en materia de derechos humanos, son un foco de disputa donde no se ve ninguna solución en el horizonte. La guerra contra el terror se une a este problema. Alemania ha adoptado un enfoque holístico para manejar este problema, mientras que Israel centra sus principales esfuerzos en el aspecto militar. Los esfuerzos de Israel en las últimas décadas para explicar a sus contrapartes alemanas (europeas) por qué actúa así han recibido el reproche de hacerlo bajo la ilegalidad.

La misma memoria histórica que durante muchos años fue la base del apoyo alemán a Israel es lo que hoy permite a Alemania criticar la política israelí sobre cuestiones éticas.

Al final de su discurso en INSS, Gabriel habló sobre el reconocimiento de Alemania de su responsabilidad histórica y el vínculo precioso y especial que su país siente hacia Israel. Este tipo de declaración, que es típica de cómo los políticos alemanes comienzan o terminan sus discursos, también parece ser una forma de dar legitimidad a sus críticas (más o menos duras) a la política del gobierno israelí.

En conclusión, sin el recuerdo del Holocausto, no habría una relación especial entre Alemania e Israel. Este recuerdo fue el núcleo de la relación original. Sin embargo, el lugar de la memoria en las consideraciones políticas alemanas con respecto a Israel está disminuyendo, en parte debido a la creciente distancia del Holocausto y los cambios generacionales.

Identificar los nuevos elementos, basados en intereses comunes, se convertirá en un factor guía para Alemania. Junto a los intereses compartidos, existen lagunas en la evaluación de las amenazas y cómo tratarlas, así como las brechas éticas.

Estas colocan un signo de interrogación sobre las perspectivas de una asociación estratégica compartida. A medida que las relaciones entre los dos países se vuelven más normales, la dimensión ritual y simbólica, es decir, la necesidad de Alemania de enfatizar la dimensión histórica, disminuirá. En este sentido, se está llevando a cabo un proceso irreversible, en el cual, sin duda, una resolución del conflicto israelí-palestino reduciría la fricción y permitiría relaciones más cercanas y normales entre los dos países.

Fuente: INSS

3 Comentarios

  1. Desgraciadamente los comentarios de la elite Socialdemocrática alemana no son favorables para Israel. En Alemania está tomando pié una posición icluso diría antisemita que se propaga por la izquierda . De la central de la SPD salen cada vez más elogios para Abbas y los intereses económicos con Irán son para Alemania en general más importantes que Israel. Gabriel desaparece como Ministro de R.E. pero la próxima jefa de su partido ya calificó en su época a la PLO como partido hermano. Si a todo eso se suma la política de Netanyahu y su desprestigio en la Unión Europea, es poco lo que Israel puede esperar de Europa. Aquí tiene hoy más poder la propaganda antiisraelí y antisemita de árabes y turcos que los derechos de Israel.

  2. Y dale con esa “solucion del conflicto Israeli-Palestino”.. Ya me tienen cansado con esa perorata.
    El conflicto JAMAS s e va a resolver porque los palestinos NO QUIEREN PAZ: QUIEREN VICTORIA.
    Y siempre va a encontrar una manera de irse de la mesa de negociaciones. Elos no descansaran hasta conseguir que todo el mundo los ayude a exterminar al Estado Judio. Asi lo quisieron en 1948 y lo siguen queriendo ahora.

  3. Es facil para Alemania tener la vision que tiene con relacion al tratamiento de las amenazas para Israel, porque a ellos nedie les amenaza con borrarlos del planeta.

Dejar respuesta