Recordando a Haim Gouri

0
647
Haim Gouri - Foto: Adam Matan - Wikimedia CC BY-SA 3.0

Jonathan Spyer

Recientemente, nos enteramos de la triste noticia del fallecimiento del maravilloso poeta Haim Gouri. Tengo un par de recuerdos de Gouri que me gustaría compartir.

El primero se refiere a una entrevista que le hice en su casa de la calle Pinsker en Jerusalén a fines de los noventa. El tema de la entrevista era su papel como un partidario en un principio del Movimiento por el Gran Israel (Movimiento por el Territorio Integral de Israel) tras la guerra de 1967, y como mediador entre el Gobierno y los primeros colonos de Sebastia en 1974.

Rápidamente, sin embargo, nuestra conversación giró hacia otras cosas: los recuerdos de Gouri de la Guerra de 1948, sus reminiscencias del país antes de 1948 y la atmósfera especial del movimiento Kibutz Hameujad, del que eran miembros tantos oficiales del Palmaj.

Al escuchar a Haim Gouri describir sus reuniones como joven oficial con David Ben-Gurion y otros incidentes, y sus puntos de vista sobre la dirección de los acontecimientos del país en el pasado y el presente, me di cuenta de un sentimiento que he tenido solo dos o tres veces en mi vida – a saber, el de estar en presencia de un verdadero poeta, un hombre del espíritu, cuya imaginación era lo suficientemente poderosa como para que simplemente escuchándolo, uno tuviera la sensación de que se levantaban fantasmas, los espíritus volvían a la vida y escenas e imágenes del pasado se sucedían ante nosotros. Ciertos elementos de médium. Con el tráfico de un Jerusalén del viernes por la mañana audible a la distancia. Me sentí inmensamente privilegiado de haber tenido la posibilidad de esa reunión, que permanece siendo un recuerdo preciado.

El segundo recuerdo se refiere al poema/canción más famoso de Gouri, “Shir Ha Reut” (Canción de la amistad). En el verano de 2006 participé en un  combate contra Hezbollah en el sur del Líbano en la que un buen amigo y camarada murió muy cerca mío. En su funeral aquel verano, que tuvo lugar apresuradamente, los días previos al alto el fuego, cantamos “Shir Ha Reut” alrededor de su tumba. Era una canción que le gustaba especialmente, contó su padre. No tengo ningún análisis o reflexión particular sobre este episodio. Me limito a recordar la visión del padre y el tío de mi amigo cantando con el resto de nosotros, con pasión y tristeza, mientras mi amigo era enterrado en el suelo rojo y fértil de la llanura de Sharon.

Haim Gouri fue un hombre estupendo, un poeta y escritor prodigiosamente talentoso. Tuvimos la suerte de tenerlo entre nosotros. Adjunto aquí la dirección de un clip que alguien ha hecho de algunas imágenes suyas a lo largo de su vida, acompañado por “Shir HaReut”, interpretado por la banda de la Brigada Nahal:

Dejar respuesta