Panamá busca reforzar los lazos comerciales con Israel

0
1343
Foto: Ministerio de Salud de Panamá

El ministro de Economía y Finanzas de Panamá, Dulcidio de la Guardia, se encuentra en visita oficial en Israel acompañado, entre otros, por sus compañeros de Gabinete Mirei Endara, titular de Ambiente, y Miguel Mayo, responsable de Salud, en un viaje centrado en una agenda para aprender sobre la gestión del agua.

“Esta es una visita preparatoria al viaje del presidente (Juan Carlos Varela, que visitará el país en el primer trimestre de 2017) y que está centrada en el tema del agua y la experiencia israelí en su manejo eficiente y efectivo”, explicó en Jerusalén.

“Vamos a tratar de llevar las mejores prácticas israelíes a Panamá y, además, también vamos a aprovechar para reunirnos con el sector privado para hablar sobre las perspectivas de crecimiento económico y hacer promoción de inversiones”, agregó.

El ministro destacó que “en Panamá hay una comunidad judía muy importante y muy próspera que tiene lazos muy estrechos con el Estado de Israel”, pero reconoció que aún queda “mucho por hacer para atraer inversión, especialmente en los campos en que Panamá ofrece ventajas comparativas, por ejemplo como plataforma logística para atender a los mercados de América Latina”.

De la Guardia se mostró satisfecho con la marcha de la economía del país y descartó toda preocupación ante la desaceleración del crecimiento y el leve aumento del desempleo.

“Panamá estaba creciendo históricamente en la última década un promedio de un 8 por ciento. Las tasas se han reducido de entre un 7 y un 8 a cerca de un 6 por ciento, un 5,7 que proyectamos para este año”, admitió.

Atribuyó la bajada del crecimiento a que el principal socio comercial del país, América Latina, “este año va a estar en recesión, lo que tiene un gran impacto sobre los motores de crecimiento de Panamá”.

La situación regional, explica, está “entre un 1 y un 1,5 por ciento de menor crecimiento del PIB”, a los que se une una disminución de la inversión.

“En los últimos años hemos tenido una enorme inversión privada y del Gobierno, que llegó a estar a un nivel de un 30 por ciento del PIB, y tenemos sobrecapacidad en algunos sectores, especialmente en el turismo y los complejos de oficinas, que esperamos que sean absorbidos por la economía en un año o año y medio”, declaró.

Sin embargo, está convencido de que Panamá “tiene una perspectiva económica muy halagadora. Está creciendo en el medio plazo por encima del 6 por ciento, sin inflación, y posiblemente sea el primer o segundo país en crecimiento de América Latina en el medio plazo”.

Afirmó no estar preocupado por el ligero aumento del desempleo, que ha subido de un 3,8 a un 4,2 por ciento.

“Seguimos teniendo pleno empleo. Los niveles que teníamos anteriormente eran un sobrecalentamiento de la economía que produjeron un aumento en los salarios, que estaban generando inflación, así que preferimos los niveles de desempleo que tenemos hoy en día. El mejor ejemplo es que la inflación este año no va a llegar al 1 por ciento, así que estamos muy cómodos con esos niveles”, afirmó.

“Una parte de nuestros objetivos como política económica era bajar la inflación de un 5 o un 6 por ciento al año que teníamos a niveles mucho más manejables, para rebajar los niveles de pobreza, y lo hemos logrado”, se felicitó. EFE

 

Dejar respuesta