Nasrallah y Hezbollah apuntan a todos los frentes

1
1670

Bernardo Ptasevich
Ya han pasado diez años, pero tenemos la sensación de que fue hace muy poco. Es que diez años en temas como este es un periodo muy corto. Sin embargo es un espacio importante en el que no se ha repetido una guerra que amenazaba con ser constante, que prometía una nueva etapa en forma muy rápida. Ya hablamos en otras ocasiones de quién ganó y quién perdió, qué se ganó y qué se perdió, pero sobre todo cómo manejaron las partes los resultados de los sucesos.  Hace pocos días, Nasrallah se dio el gusto de festejar el triunfo de una guerra que perdió, aprovechando que Israel le perdonó el knockout final, quizás un error que la historia va a juzgar en su momento. Mientras tanto, en la frontera norte de Israel el premio estuvo en estos diez años relativamente sin conflictos y sin ataques de Hezbollah que se prepara para ello en todo momento pero sabe que no puede siquiera intentarlo.

Hezbollah no tiene hoy posibilidades de atacar Israel
Hoy la organización terrorista se ha internacionalizado, ya no actúa solamente en el Líbano. Sus combatientes salen a luchar por causas ajenas, seguramente bien pagados. Muchos de ellos han caído en batallas lejos de casa y no fue precisamente en manos de Israel.  Su alianza con el presidente sirio Bashar al-Assad lo llevó a cambios que en el corto plazo favorecen a la tranquilidad con los israelíes pero más adelante cuando reciban el apoyo de quienes hoy ayudan los convertirá en más peligrosos. Solo en Alepo 300 veteranos de la organización luchan contra los rebeldes al régimen sirio. Lo que más anima a su líder es salir de su aislamiento e interactuar con otras milicias y ejércitos de otros países como también operar en terrenos diversos como campos nevados y desiertos, algo que toma como un aprendizaje para enfrentar mejor a Israel. Los cementerios se están llenando de muertos fuera de su territorio y eso no es demasiado apreciado por las familias que ven desvirtuados los supuestos principios que llevaron a sus hijos a la organización.  El temor por el avance del ISIS muy cerca del Líbano hace que ahora los cristianos vean al grupo como una contención de ese gran peligro. No menos importante es la escalada en el conflicto regional entre suníes y chiíes, algo que influye en el resto de los análisis. Los suníes del Líbano no perdonarán nunca a Hezbollah su actuación en contra de los rebeldes en Siria.

Nasrallah está de fiesta, siempre festeja
Mientras Amir Peretz responde al líder terrorista que los niños de la Galilea norte juegan en las calles sin miedo, mientras que él sigue escondido en su búnker 10 años después, Nasrallah festeja ante los suyos la supuesta victoria. Es que su gente no leerá las declaraciones de Amir Peretz ni alguna otra noticia que les haga ver la realidad. Son esclavos encerrados en el sistema de temor implantado que sumado a la limitación al idioma árabe y la poca cultura no les permitirá oír otras voces. Es así que Nasrallah dijo en su discurso transmitido en pantallas gigantes que “no hay lugar en Israel que no esté en el punto de mira de Hezbollah” en referencia explícita al armamento disponible y su alcance. Festeja lo que según él fue una vergonzosa retirada del Ejército judío y su victoria militar. La insólita pero necesaria celebración para sus fines tuvo lugar en la localidad de Bint Jbeil, a solo seis km. de la frontera con Israel.  Entre los asistentes estaban más de 300 viudas de sus combatientes muertos, no todos en relación a Israel, también en Siria y otros lugares. Todos aquellos que dependen económicamente de Hezbollah no pueden faltar a las celebraciones.

Diez años después, Israel y hezbollah están mejor preparados
Después de 10 años y según denunció Israel ante la ONU, la milicia chiita tiene más misiles acumulados bajo tierra que todos los aliados europeos de la OTAN juntos. La organización pasó de tener 7000 misiles a 120.000, la mayoría de ellos de mayor alcance. A pesar de que se abortaron muchas entregas por parte de Irán, otros envíos llegaron a destino. Según el embajador israelí ante la Organización de las Naciones Unidas Danny Danon, la localidad libanesa de Shaqra fue transformada en una fortaleza de Hezbollah. En ella y según pruebas aportadas por la inteligencia israelí que incluye fotos y videos, uno de cada tres edificios son utilizados para instalar lanzacohetes o como depósito de armamentos. Los lugares elegidos están situados al lado de escuelas, instituciones públicas y sitios donde quedan expuestos los civiles pensando en disuadir con ello posibles ataques israelíes contra su arsenal.  Por su parte Israel ha concentrado sus unidades militares y equipamientos cerca de la frontera norte preparados en la eventualidad de un ataque, aunque ambas partes convienen en que prefieren otros diez años de calma. La tecnología israelí respecto al último conflicto mejoró ampliamente.  Hoy se cuenta con  sistemas anti misiles de largo y medio alcance. La Varita Mágica, Sharvit Ksamim, o también llamada honda de David desarrollada por la Empresa Rafael se suma a la ya probada Cúpula de Hierro, (Iron Dome en inglés, Kipat Barzel en hebreo) y tiene la cualidad de cambiar el curso del misil en pleno vuelo. Se espera que el espacio aéreo de Israel esté totalmente protegido aunque la realidad indica que no todos los misiles pueden ser interceptados. Ante la imposibilidad e inconveniencia por diferentes razones de un enfrentamiento real, Israel y Hezbollah juegan una guerra psicológica de declaraciones y hechos que generan mensajes de advertencia.

Irán suma desconcierto dando valor a Hezbollah
Con lo poco que le cuesta a Nasrallah subirse al caballo, el Ayatollah Ali Khamenei, líder político y religioso de la República Islámica hizo duras declaraciones sobre su poderío para enfrentar cualquier agresión a su país. Desafió a sus enemigos, entre ellos EEUU e Israel con que responderá cualquier agresión con un golpe devastador. Se ufanó públicamente de haber recibido los sistemas de defensa antiaéreos rusos S 300 que adquirió hace años y que no llegaron a destino debido a los embargos y sanciones. Los S300 son análogos a los Patriot de los EEUU y permitirían enfrentar una eventual invasión aérea con cazas Stealth, helicópteros, bombarderos y misiles balísticos. El socio mayor de Nasrallah cree con esto poder evitar los pretendidos ataques a sus plantas nucleares por parte de Israel.

Vivir en paz esperando la posible guerra
Atravesamos un periodo de tensa calma. Eso no es vivir en paz, solamente se trata de pausas, recreos que las partes utilizan para reequipar sus arsenales, jugar a la política, conseguir recursos y hacer manifestaciones de poder. Lamentablemente todos los caminos no conducen a la paz mundial sino por el contrario son el preámbulo de guerras cada vez más crueles. No podemos esperar con esperanza cambios al respecto. Los intereses no permiten otras opciones. El futuro no es alentador. El mundo es cada vez más una bomba a punto de explotar.

1 Comentario

Dejar respuesta