Interesante paseo por “Harova Hayehudí” (El barrio judío) en Jerusalén

0
2115

“Habait Hasefaradí” y otros rincones mágicos
El barrio judío (Rova Hayehudí) de Jerusalén ofrece grandes atracciones con un agradable clima en verano. Últimamente se han desarrollado en este barrio numerosos proyectos, con el objetivo de fomentar la visita y no sólo con toques litúrgicos. Miles de turistas llegan desde todo el país y del extranjero a visitar este sitio. Además, pasar el shabat en el barrio judío es una experiencia inolvidable. Todo impregnado de una magia especial y no se trata de una sensación o vivencia religiosa… sino de un encanto vivencial.
harova2 El hotel Habait Hasefaradí, se halla en el corazón mismo del barrio en un edificio muy antiguo. Israel Ansselem Shalem, es el director general del mismo y nos dice que por su ubicación es adecuado para huéspedes de todas las religiones, ya que en un radio de 500 metros se hallan todos los sitios importantes de las tres religiones. Está cerca del centro comercial Mamila, la avenida Elrov, la Tajaná Rishoná, la Cinemateca, el Museo Torre de David y se puede llegar a todos lados caminando. Este hotel ocupa un edificio antiguo de más de 300 años y aún conserva toda su autenticidad. Hace dos años se habilitó como hotel. Perteneció al Consejo de la Comunidad Sefaradita, en su planta baja se hospedaban las viudas con niños, al crecer estos subían al piso superior que era una Yeshiva, del Vaad Ha Sefaradí.
Fue un sitio administrado por la Asociación de Jo Nissim de Los Ángeles con la idea de traer gente desde Estados Unidos, para que recibieran una educación sefaradita. Durante unos 25 años realmente llegaban judíos que se hospedaban en este centro sefaradí y hace dos años lo convirtieron en hotel para lo cual se refaccionó totalmente.
Israel Shalem, proviene del ramo hotelero en el que se ocupa desde hace unos 15 años conociendo todas sus aplicaciones, estuvo también totalmente involucrado en toda la refacción, para lo cual viajó por varios países y de cada uno trajo alguna instalación o decoración. Tras 3 años de refacción, el resultado es muy loable, pues se reconstruyeron todas las infraestructuras y se ha convertido en un alojamiento ideal y confortable.
El edificio guarda la forma española, con un patio alrededor del cual están las habitaciones, donde el patio mismo sirve para el desayuno y algunas comidas. Israel nos cuenta los planes para el futuro cercano, tales como abrir aquí un restaurante lácteo para todo el público. Otra idea interesante es la de realizar en el edificio muestras para exhibir la obra de artistas al comienzo de sus carreras.
Entre los paseos en la Rova Hayehudí, recomendamos incluir la sinagoga conocida como Hahurva (la destruida) un templo que fue construido y destruido varias veces a lo largo de los siglos en las luchas por el poder sobre este barrio, se reabrió en 2010 y se halla a pocos metros de Habait Hasefaradí, las Cuatro Sinagogas Sefaraditas, fundadas en el siglo 16.
El Barrio Herodiano donde se halla un impresionante museo con hallazgos de siete hogares ricos de familias de sacerdotes. A pocos metros del hotel se halla el muy visitado Muro de los Lamentos que no necesita recomendación, también se debe visitar el Centro Arqueológico Davidson para conocer más al rey Ezequías.
Otro importante descubrimiento que se abrió recientemente al público son las llamadas Torres Kedem y un ancho muro que construyó el rey Ezequías para proteger la ciudad. Sus dimensiones revelan el tamaño real de la ciudad.
Pero no todo es litúrgico y Jerusalén ofrece una gran variedad de atracciones, varios sitios nuevos y otros que ya son tradicionales. Como el shuk o mercado oriental. O las callejuelas con mucha historia. Hemos descubierto en la Rova Hayehudí, a pocos metros del Hotel Habait Sefadarí, un callejón (en hebreo simtá) que ofrece mucho encanto y misterio. Que algunos llaman “callejón de ensueño”, pero en realidad se conoce como “Los techos de Galitzia”. Se llega por la calle Jabad N° 1, hay unos escalones de latón, que una vez fueron verdes pero perdieron el color. Se sube y se descubre unos techos que están sobre el famoso “shuk” oriental.
Es una terraza gigantesca e impresionante desde la que se ve lo más importante de la ciudad vieja.
A la izquierda se puede observar la parte superior de la iglesia del Santo Sepulcro, una cúpula de bronce y acero.
A su lado está la fortaleza mameluca de la Mezquita de Omar. A la derecha se ve el Monte del Templo y señales que indican el sitio donde está el Muro de los Lamentos y “Kipat Hasela” en toda su hermosura.

Dejar respuesta