Hijo de Abbas al enviado de Trump: “La solución de dos estados no es posible”

1
1046
Mahmoud Abbas y Donald Trump Foto: Casa Blanca Shealah Craighead Wikimedia Dominio Público

Jason Greenblatt, el enviado para las negociaciones de paz en Oriente Medio del presidente norteamericano, Donald Trump, se reunió en secreto, el mes de septiembre pasado, con Tareq Abbas, hijo del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, señala un reporte del Canal 10.

Altos funcionarios israelíes que estuvieron al tanto del contenido del encuentro, realizado en los pasillos de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, le dijeron al Canal que Abbas hijo le manifestó que no cree que hay posibilidades de implementar la solución de dos estados y que, por lo tanto, apoya la solución de un solo estado con igualdad de derechos para todos sus ciudadanos.

Los altos funcionarios israelíes, que pidieron mantener el anonimato, explicaron que el enviado estadounidense quería intentar establecer un contacto con uno de los hombres más cercanos a Mahmoud Abbas (conocido también como Abu Mazen), para que le ayudara a hacer avanzar los esfuerzos de paz de la Casa Blanca. Greenblatt expuso ante su interlocutor  la posición de la Administración estadounidense con respecto al conflicto israelí-palestino y quería escuchar la opinión del hijo del presidente palestino.

Para el asombro de Greenblatt, Abbas le puntualizó que a diferencia de su padre, se opone a la solución de dos estados, que considera que ya no es posible a la luz de la expansión de la construcción en los asentamientos en Judea y Samaria (Cisjordania). “Yo apoyo la solución de un solo estado con igualdad de derechos para todos sus ciudadanos”, afirmó el hijo de Abbas.

El encuentro entre Greenblatt y el hijo de Abu Mazen tuvo lugar días después de la reunión que mantuvieron Trump con Mahmud Abbas en los pasillos de la Asamblea de la ONU. En esa reunión las relaciones entre la Administración Trump y los palestinos eran buenas, e incluso el presidente estadounidense aseveró que estaba firmemente decidido a lograr un acuerdo entre Israel y los palestinos.

Sin embargo, tres meses después Trump declaró Jerusalén capital de Israel y anunció el traslado de la embajada de EE.UU. a la ciudad santa. Entonces, el presidente palestino respondió a las declaraciones de Trump con la rotura de relaciones con la Casa Blanca, una situación que persiste hasta ahora.

1 Comentario

Dejar respuesta