¿Va la guerra entre Rusia y Ucrania hacia un estancamiento similar al de Siria?

Si surge un “conflicto congelado” al estilo de Siria en Ucrania, será solo porque los esfuerzos independientes de los ucranianos logran evitar una victoria total de los rusos.

Bomberos tratan de apagar el fuego tras los bombardeos rusos en Jarkiv Oblast Foto ilustración: Dirección Principal del Servicio Estatal de Emergencia de Ucrania vía Facebook CC BY 4.0

Por Jonathan Spyer

Algunos comentarios sobre la guerra de Ucrania en los últimos días han planteado la posibilidad de que la batalla entre Kiev y Moscú se dirija hacia un estado de “conflicto congelado”. El periodista británico Patrick Cockburn, por ejemplo, escribió en una columna publicada el 23 de abril que, “En general, la guerra en Ucrania comienza a parecerse cada vez más a Siria: un punto muerto militar y político con posibilidades limitadas de romper el estancamiento”.

¿En qué consistiría tal resultado y qué tan probable es? Una lectura atenta de la situación que se está desarrollando en Ucrania debería concluir que cualquier habladuría sobre un impasse es engañosa y prematura.

En primer lugar, es importante definir qué significa exactamente este término. La guerra civil siria comenzó como una competencia bidireccional entre el régimen de Assad y la insurgencia árabe mayoritariamente sunita dirigida en su contra. Para el 2014, esta guerra había dado lugar a otro conflicto, entre el Estado Islámico y una coalición internacional liderada por Estados Unidos. La situación en Siria comenzó a mostrar signos de asentarse en la realidad actual de partición de facto y conflicto congelado alrededor del año 2017, y para el 2020 esta imagen se confirmó.

Hoy, Siria está dividida en tres áreas de control. Estas son el área del “régimen”, que en realidad es la zona en la que Irán, Rusia y el régimen de Assad ejercen su autoridad; el área “kurda”, en la que gobierna una autonomía liderada por los kurdos en cooperación con Estados Unidos; y la zona “rebelde” en el noroeste, en la que una variedad de milicias islamistas sunitas ejerce el poder en diversas formas de cooperación con Turquía.

La situación de “conflicto congelado” y partición de facto existe en Siria debido al apoyo brindado por poderes externos a cada una de las entidades en cuestión. Esto hace que cada una de ellas sea invulnerable a la destrucción, sin la posibilidad de desencadenar un conflicto con el estado patrocinador que está detrás de ellas: Rusia e Irán en el caso del régimen, Estados Unidos en el caso de los kurdos y Turquía en el caso de los islamistas sunitas.

El presidente ruso Vladimir Putin se reúne con su homólogo sirio Bashar Assad en Moscú en septiembre de 2021 Foto: Kremlin.ru CC BY 4.0

Es notable que todas las áreas fuera del control del régimen que no estaban aseguradas por un poder externo hayan sido reabsorbidas por Assad y sus aliados. Las últimas de ellas fueron las provincias de Daraa y Quneitra, controladas por los rebeldes, retomadas por el régimen y sus aliados en el verano de 2018. Estas áreas habían recibido el apoyo parcial de Israel y Occidente, pero no hasta el punto de estar dispuestos a garantizar directamente su supervivencia mediante el uso de la fuerza directa.

Entonces, ¿Cómo se compara la situación actual en Siria con la de Ucrania?

Hay una diferencia obvia e inmediata. Las tres áreas de control sirias tienen patrocinadores que están preparados para garantizar su supervivencia a través de la fuerza.

Ucrania no. Estados Unidos y los países de Europa occidental se oponen a la invasión rusa. Washington y Londres están comprometidos con grandes esfuerzos para armar a los ucranianos. Pero ninguna potencia occidental se ha comprometido a enviar sus propias tropas para garantizar la supervivencia del gobierno de Kiev.

El presidente Volodymyr Zelensky sabe que, en última instancia, si Ucrania quiere sobrevivir, debe hacerlo con sus propios esfuerzos. Si surge un “conflicto congelado” al estilo de Siria en Ucrania, será solo porque los esfuerzos ucranianos independientes logran evitar la victoria total rusa, y si Moscú decide cesar sus acciones ofensivas.

Entonces, ¿qué tan probable es esto? No hay duda de que tal resultado permanece a cierta distancia en el futuro.

La primera fase de la guerra de Ucrania terminó con la retirada de las fuerzas rusas del área de Kiev después de que no lograron tomar la ciudad en el primer mes del conflicto. La segunda fase está actualmente en marcha. En ella, las fuerzas rusas buscan, de acuerdo con los objetivos declarados de Moscú, completar la conquista del área de Dombás en el este de Ucrania, crear un corredor terrestre desde el Dombás hasta la Península de Crimea, tomar o bloquear los puertos ucranianos del Mar Negro y crear un vínculo terrestre con el enclave separatista prorruso en Transnistria.

Queda todavía por ver si Rusia es capaz de lograr alguno o todos estos ambiciosos objetivos. Pero la cuestión de un punto muerto seguido de un conflicto congelado ni siquiera entrará seriamente en la agenda hasta que se pruebe este asunto. Una batalla de maniobras en una escala no vista en Europa durante muchas décadas parece que tendrá lugar en el este de Ucrania en los próximos meses. Cualquier habladuría sobre un estancamiento o un conflicto congelado antes del comienzo de esta batalla, actualmente en sus etapas iniciales, es seguramente prematura.

Es poco probable que el éxito de Rusia en el logro de estos objetivos genere también un estancamiento posterior y un conflicto congelado. No hay razón para suponer que los objetivos maximalistas originales de guerra del presidente Vladimir Putin de derrocar al gobierno en Kiev e instalar un régimen cliente/títere al estilo de Bielorrusia hayan sido abandonados debido a que no se lograron en febrero y marzo.

Es probable que el logro de los objetivos de la campaña actual anuncie un segundo intento en Kiev, una vez que se consoliden los logros obtenidos. Si las fuerzas de Putin logran vincularse con Transnistria, entonces el futuro estatus de Moldavia, en el que se encuentra este enclave de habla rusa, también podría quedar sujeto a las ambiciones del líder ruso.

Sin embargo, si la segunda campaña de Putin en Ucrania no tiene más éxito que la primera, entonces podría surgir la posibilidad de que surja gradualmente un conflicto congelado. Incluso entonces, sin embargo, podría intervenir una nueva fase de la guerra de maniobras. Si la ofensiva rusa se estanca, las fuerzas rusas deberán defender una extensa e inestable línea de frente, y una contraofensiva ucraniana se convertiría en una posibilidad. Tal contraofensiva estaría destinada a reducir al mínimo las ganancias territoriales rusas, realizadas desde el comienzo de la guerra el 24 de febrero.

Tal esfuerzo, incluso si tuviera éxito en recuperar partes del territorio en el este de Ucrania para Kiev, es casi seguro que no lograría expulsar a los rusos de la totalidad de Ucrania, y sería muy poco probable incluso que hiciera retroceder a las fuerzas de Moscú a las líneas del 24 de febrero. (La reconquista de Crimea se considera generalmente una imposibilidad para Ucrania).

Si se llega a tal resultado, el éxito de Ucrania en la guerra podría resultar en la renovación del estancamiento y el conflicto congelado que existió en el este de Ucrania desde 2014, cuando los rusos hicieron sus primeras incursiones, hasta el 24 de febrero de 2022, pero con algunas pérdidas territoriales para Kiev.

Así que las comparaciones de Ucrania con Siria son prematuras. De hecho, Ucrania se parece más a Siria en 2012, con las principales cuestiones aún sin resolver, que a la Siria agotada y dividida de 2022.

Pero una vez que concluyan las campañas de maniobras que se avecinan, entonces, a menos que Rusia pueda cambiar drásticamente el curso de la guerra, el resultado final de la guerra en Ucrania puede ser, de hecho, la continuación de la partición de facto de Ucrania y la continuación del conflicto no resuelto.

El objetivo del gobierno ucraniano será preservar la mayor parte posible de la costa del Mar Negro y reducir el área de control ruso en el este al área más pequeña posible.

Entonces, una división al estilo sirio es, de hecho, un escenario probable después de la conclusión de la guerra de Ucrania. Pero el logro de esto dependerá del continuo suministro de armas y apoyo del gobierno ucraniano por parte de sus aliados occidentales.

La guerra de Ucrania está lejos de concluir. Es muy posible que aún no haya alcanzado su apogeo.

Fuente: The Jerusalem Post

Compartir

#, #, #, #, #

Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Telegram Aurora

Más sobre Internacional