31 agosto, 2021

Uno por uno: quiénes son los 11 atletas judíos a seguir en los Juegos Paralímpicos

Israel, Australia, Estrados Unidos y Canadá son los países en los que se destacan deportistas judíos.

Pascale Bercovitch es una de los 11 atletas judíos en los Juegos Paralímpicos 2020. Fuente: Creative Commons

Además de Israel, Australia, Canadá y Estados Unidos son los otros países que cuentan con atletas judíos en Tokio. A continuación, les presentamos a los 11 deportistas judíos más destacados que se encuentran compitiendo en Japón.

Pascale Bercovitch – Canotaje, Israel

Pascale Bercovitch. Fuente: Creative Commons

Escritora y directora del cine franco-israelí, la cuatro veces paralímpica nació en Francia. Con 17 años, se preparaba para hacer aliá en Israel cuando resbaló en una estación de tren y cayó debajo de uno andando.

Dicha situación derivó en la amputación de sus dos piernas por encima de las rodillas, consecuencia que le cambió la vida. En 2008, debutó en un Juego Paralímpico como remera a los 40 años. En 2012, hizo lo propio en ciclista de mano, y en 2016 se desempeñó en kayak.

Ezra Frech – Atletismo, Estados Unidos

Ezra Frech. Fuente: REUTERS

Residente de Los Ángeles, el joven de 16 años compite en la clasificación de amputados para el salto en alto, largo y 100 metros. Nació con un solo dedo en la mano izquierda, y sin la rodilla ni la espinilla de ese lado.

Previo a ser para atleta en el Campeonato de Atletismo en 2019, con 14 años, Frech se sometió a una cirugía, a los dos años, para extirpar la parte curva de la pierna.

Tahl Leibovitz – Tenis de mesa, Estados Unidos

Tahl Leiboitz. Fuente: Creative Commons

Oriundo de Nueva York, el tenista debutó en un Juego Paralímpico en Atlanta 1996, donde ganó el oro. Participó allí porque en 1995 le detectaron un osteocondroma: crecimiento excesivo de cartílago y hueso, caracterizado por tumores óseos no cancerosos a veces dolorosos.

Asistente social de segunda profesión, Leibovitz tiene 46 años y está transitando su sexto Juego Paralímpico. En total, cosechó dos medallas de bronce desde su estreno en esta competencia.

Matthew Levy – Natación, Australia

Matthew Levy. Fuente: REUTERS

Quinto Juego Paralímpico para el nadador de 34 años, quien compite en estilo libre, mariposa y medley. El atleta oceánico nació prematuro con 25 semanas, parálisis cerebral y discapacidad visual.

Levy comenzó su carrera a los cinco años como parte de su rehabilitación, con 12 años debutó en Atenas 2004, y en 2008 ganó su primera medalla dorada en el combinado de 4 por 100 metros. Luego obtuvo media decena más: oro, plata y tres bronces en 2012 y 2016.

Mark y Ariel Malyar – Natación, Israel

Mark Malyar con la medalla dorada en el cuello tras ganar Fuente: REUTERS/Marko Djurica

Gemelos de 21 años, ambos defienden los colores israelíes en cada carrera en la pileta. Nacidos con parálisis cerebral, empezaron su aventura acuática hace 16 años como fisioterapia.

Transitando sus primeros Juegos Paralímpicos, Mark logró un récord mundial en el Mundial de Para Natación en 2019. En la clase S7 de 400 metros estilo libre masculino, el atleta hizo un tiempo de 4:33:64.

Moran Samuel – Remo, Israel

Moran Samuel. Fuente: Creative Commons

Dueña de una medalla paralímpica en Río de Janeiro 2016, Samuel creció con el básquet y pasó por la selección nacional de Israel. Sin embargo, en 2006 sufrió un derrame cerebral que le paralizó la parte inferior del cuerpo.

Desde allí, comenzó su camino en el remo, uno de sus sueños para competir en un Juego Paralímpico. Conseguido hace cinco años en Brasil, con bronce incluido, Japón es su segunda experiencia paralímpica. Y eso no es todo: ya fue abanderada en la ceremonia de apertura hace unos días.

Jody Schloss – Ecuestre, Canadá

Jody Schloss. Fuente: Comité Canadiense Paralímpico

Criada en Edmonton, Alberta, Schloss se inició en el deporte con el remo de forma competitiva en la Universidad de Columbia Británica. De familia judía, a los 23 años quedó en coma por cinco meses luego de un accidente de tráfico.

Sin poder hablar bien y sin caminar, se recuperó gracias a la equitación, algo que ya tenía incorporado desde los 11 años. Undécima en Londres 2012, Schloss compite en su segundo Juego Paralímpico.

Ian Seidenfeld – Tenis de mesa, Estados Unidos

Ian Seidenfeld. Fuente: Creative Commons

Hijo de un exdeportista paralímpico, Mitch Seidenfeld, Tokio 2020 será su primera experiencia paralímpica. Sufre enanismo pseudoacondroplasia, provocado por un trastorno hereditario que afecta el crecimiento óseo.

Iniciado en el deporte a los seis años como pasatiempo, y a los 12 competitivamente, el atleta de 20 años quiere seguir con el legado de su padre, hoy entrenador, quien se desempeñó en Barcelona 1992, Atlanta 1996 y Beijing 2008.

Doron Shaziri – Tiro, Israel

Doron Shaziri. Fuente: Creative Commons

En plena competencia en sus octavos Juegos Paralímpicos seguidos, Shaziri ganó medallas en seis de ellos. Pero su cuenta pendiente a los 54 años es una: conseguir su primer oro.

Con la pérdida de una pierna a los 19 años, a causa de una mina mientras patrullaba en el Líbano en 1987 como francotirador, descubrió su pasión por el tiro en Beit Halochem. Este lugar es un centro de rehabilitación para veteranos discapacitados. Pero ese no es su único pasatiempo: cuando no compite, se dedica a construir silla de ruedas personalizadas para atletas.

Shraga Weinberg – Tenis en silla de ruedas, Israel

Shraga Weinberg. Fuente: Creative Commons

Uno de los mejores tenistas en silla de ruedas del mundo, el israelí está en su quinto Juego Paralímpico. Ganador de plata en dobles mixto en 2008 y de bronce en misma categoría en 2012, fue abanderado de su país en 2016.

Con 55 años, Weinberg llegó al mundo con un trastorno genético denominado osteogénesis imperfecta. Y ahora irá por la frutilla del postre: la medalla dorada para su país.

Compartir

#, #

Más sobre Deportes