Un rápido análisis de sangre ahorra tiempo y energía a los pacientes de quimioterapia

Inserción del cartucho de muestra de sangre desechable en el dispositivo HemoScreen. Foto cortesía de PixCell

Por Abigail Klein Leichman

Los pacientes que se someten a la quimioterapia tienen un mayor riesgo de infección porque están inmunocomprometidos y por eso limitar el tiempo que pasan en hospitales o clínicas para recibir tratamientos podría salvarles la vida.

En ese sentido, la compañía PixCell Medical de Israel puede ayudar al permitir que los pacientes con cáncer se hagan rápidamente análisis de sangre previos al tratamiento, ya sea en el lugar o en sus casas.

Para ello creó el dispositivo HemoScreen, aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU (FDA).
La solución se utiliza para pruebas de conteo sanguíneo completo (CBC) en el punto de atención a los pacientes.

Con un cartucho desechable que incluye todos los reactivos necesarios y no requiere mantenimiento ni calibración, HemoScreen brinda datos precisos de laboratorio a partir de una sola punción en el dedo en cinco minutos.

Los resultados del CBC aparecen en el HemoScreen en unos cinco minutos. Foto cortesía de PixCell

“Incluso antes de obtener la aprobación para el uso doméstico, es posible mejorar de una gran forma la vida de los pacientes con cáncer. Se les extrae sangre antes de la quimioterapia y si su recuento de glóbulos blancos se ha recuperado lo suficiente desde el último tratamiento, pueden recibir la siguiente dosis. Si no, vuelven a casa. Tienen que sentarse y esperar hasta que el laboratorio central entregue los resultados, lo que lleva de media a varias horas”, explicó Armin Schon, director comercial de PixCell.

De acuerdo con el ejecutivo, el analizador de CBC puede acortar el tiempo de espera a unos pocos minutos y un miembro del personal puede pasarlo de un paciente a otro y en cinco minutos decir “está listo para irse” o “lo siento, vuelva la semana que viene”.

Una prueba clínica en Dinamarca dirigida por Changing Cancer Care capacitó con éxito a 12 pacientes con cáncer de mama para realizar su prueba de CBC en casa con el HemoScreen de PixCell. Los resultados fueron compatibles con los del laboratorio estándar del hospital.

“Con HemoScreen potencialmente podemos ahorrarles a los pacientes un esfuerzo significativo de tiempo y energía cuando se someten a estos tratamientos serios, y también tiempo y costos para los hospitales”, dijo el doctor Niels Henrik Holländer, jefe de Changing Cancer Care y oncólogo en el Hospital de la Universidad de Zelanda en Naestved.

Para la comunidad

Schon aseguró que el HemoScreen se desarrolló con el objetivo de que cualquiera pudiera utilizarlo con solo media hora de formación. “Para lograr la máxima implementación, queremos ser independientes de los usuarios expertos, los técnicos de laboratorio y otras personas altamente capacitadas que suelen operar este tipo de equipos y realmente participar en la comunidad”, dice Schon.

Y añadió: “Pero las autoridades reguladoras dudan mucho en permitir que personal no médico opere este tipo de equipo, por lo que tenemos una batalla cuesta arriba para convencerlos de que su uso es seguro y que aportará valor en el tratamiento de pacientes en el hogar. Solo hay una forma de hacerlo, y son los ensayos clínicos”.

Con ese fin, el Ministerio de Salud danés aprobó una segunda y mayor prueba que se realizará en Dinamarca y Alemania e incluirá pacientes con varios tipos de cáncer en etapas más avanzadas.

Son ellos, dijo Schon, los que se beneficiarán más al pasar menos tiempo en una clínica. “Creemos que mostrará la evidencia que necesitamos para obtener la aprobación en Europa para las mediciones de CBC en el hogar”, indicó.
La aprobación de la FDA para uso doméstico podría demorar varios años más.

Mientras tanto, PixCell ganó una subvención del Programa Piloto Internacional de Tecnología de la Salud, una alianza entre la Autoridad de Innovación de Israel y los principales hospitales de EEUU y Europa, para desarrollar y validar aplicaciones adicionales para monitoreo de la sangre.

Dirigida por el especialista en micro fluidos Avishay Bransky, PixCell Medical se fundó en 2009 y lanzó HemoScreen al mercado en 2020.

Si bien la pandemia impidió que representantes de la compañía viajaran al exterior para hacer demostraciones, cientos de HemoScreen se vendieron a través de distribuidores en 18 países.

“La producción está llena de pedidos. Acabamos de abrir una filial en EEUU, por lo que la comercialización va a toda velocidad”, reconoció Schon.

Sendos hospitales ordenaron dispositivos HemoScreen para mejorar el flujo de trabajo. De acuerdo con Schon, los departamentos de emergencia en particular se benefician de obtener resultados en cinco minutos.

Sin embargo, el dispositivo se diseñó originalmente para usos en puntos de atención extremos como clínicas rurales. Fue precisamente con ese propósito que PixCell donó un HemoScreen y cientos de cartuchos a Ucrania a través de la Embajada de ese país en Israel.

Schon dijo que HemoScreen podría usarse para pruebas rápidas y clasificación de refugiados en la frontera o en hospitales. “La razón por la que nos atrevemos a donar este sistema a Ucrania es que una enfermera puede abrirlo y comenzar a usarlo. Solo necesita electricidad y temperaturas razonables. La caja viene con un manual que explica cómo hacerlo y hay videos breves de capacitación. Dentro de los 15 minutos posteriores al desempaquetado ya se puede estar usando el dispositivo”, reveló el empresario.

Otro uso de HemoScreen es la evaluación del uso de ciertos medicamentos psiquiátricos que requieren visitas regulares al laboratorio y extracciones de sangre venosa porque tienen efectos potencialmente letales en el sistema inmunológico que deben ser monitoreados.
“Podemos revolucionar esta área al reducir los inconvenientes y eliminar el temor a las agujas”, finalizó Schon.

Para más información, clic aquí.

 Fuente: ISRAEL21c

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios