Mi Día del Recuerdo [según el ex comandante de las FDI, Eizenkot]

El Día del Recuerdo de los Soldados Caídos y las Víctimas del Terrorismo en Israel es un día difícil y doloroso para todos los habitantes de este sangrante país.

Gadi Eizenkot Foto: GPO / Mark Neyman vía Wikimedia Commons CC BY-SA 3.0

Por el ex jefe del Estado Mayor, teniente general (retirado) Gadi Eizenkot

Pero adquiere un significado completamente diferente para cualquier israelí en el momento en que es reclutado por las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) y jura «dedicar mi fuerza, e incluso sacrificar mi vida, por la defensa de la patria y la libertad de Israel».

Un total de 24.068 personas, en su mayoría soldados de las FDI, se vieron obligadas a cumplir este juramento hasta el extremo.

La muerte de amigos, comandantes y soldados bajo el mando implica el compromiso de dar sentido a su sacrificio y apoyar a sus familias, quienes pagaron un alto precio para que pudiéramos seguir viviendo en un país que enfrenta amenazas constantes, como la lucha contra el terrorismo y las guerras.

En este día, todos tendemos una mano abrazadora a las familias en duelo y tratamos de calmar su intenso dolor.

Todos los años, en el Día del Recuerdo de los Caídos desde que dejé el puesto de jefe de Estado Mayor, me concentro en visitar cementerios y casas de familiares de dos comandantes de batallón, mis homólogos cuando servíamos juntos en la Brigada Golani.

La mañana comienza en el Kibutz Reshafim, cerca de la tumba de general de brigada Erez Gerstein, quien sirvió como comandante del Batallón 51 y fue asesinado cuando era jefe de la Unidad de Enlace del Líbano por un artefacto explosivo en el país del cedro el 28 de febrero de 1999.

De allí continúo a Hadera, a la casa de la familia del teniente coronel Amir Meital, quien se desempeñaba como comandante del Batallón 12 y cayó en una incursión en el área de Dimur [Líbano] el 9 de diciembre de 1988.

Erez y Amir eran dos comandantes valientes y admirados, conocidos por sus logros y futuros prometedores. Influyeron en generaciones de comandantes y soldados, mientras proseguían con sus carreras militares.

Habrían alcanzado los puestos más altos en las FDI, cumpliendo sus sueños, contribuyendo y dando forma a un Estado mejor, más fuerte y justo.

Dicen que una persona realmente muere solo cuando deja de existir la última persona que la recuerda.

Entonces, en este día, me aseguro de recordarlos y conmemorarlos, contarles a otros sobre ellos y la larga lista de caídos, que pagaron con sus vidas para que podamos seguir viviendo.

En este día inclino mi cabeza, junto con todo el pueblo de Israel, y me comprometo a hacer todo lo posible para ser digno de su gran sacrificio y el de sus familias.

Que este sea su consuelo.

Que el recuerdo de los caídos sea una bendición.

Fuente: INSS The Institute for National Security Studies

Compartir

#, #, #

Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Telegram Aurora

Más sobre Diplomacia y Defensa