Los nuevos contagios en Israel bajan de mil tras empezar la lenta desescalada

La última cifra de nuevos positivos diarios en Israel bajó hoy de la barrera de los mil, lo que confirma la mejoría de la situación de la pandemia en el país tras un mes de confinamiento y el inicio el domingo de una lenta desescalada. Según informó hoy el ministerio de Salud, en las últimas […]

Foto: Magen David Adom

La última cifra de nuevos positivos diarios en Israel bajó hoy de la barrera de los mil, lo que confirma la mejoría de la situación de la pandemia en el país tras un mes de confinamiento y el inicio el domingo de una lenta desescalada.

Según informó hoy el ministerio de Salud, en las últimas 24 horas han sido solo 892 los contagiados, frente a los cerca de 9.000 diarios que se llegaron a alcanzar hace unas dos semanas. El porcentaje de positivos en las pruebas realizadas (27.100) se sitúa en 3,3 %, frente al 15 % que se alcanzó en los peores momentos de la segunda ola, el pasado septiembre.

Roni Gamzu, coordinador nacional para la pandemia, ha propuesto que dada la evolución positiva se acorte la cuarentena de 14 a 12 días, siempre que se hagan un segundo test de diagnóstico a los 10 días de aislarse.

El domingo comenzó una lenta desescalada, que se espera dure varios meses y que se inició con el permiso de alejarse a más de un kilómetro del domicilio, la apertura de los negocios que no tienen atención al público y de las guarderías (jardines de infantes), excepto en las zonas con alto índice de infecciones, calificadas como «zonas rojas», la mayoría de ellas de población ultraortodoxa.

En varias de estas áreas el domingo, pese a estar prohibido, reabrieron los seminarios religiosos, yeshivás, y centros educativos, tras la indicación en ese sentido de varios influyentes rabinos, un hecho que ha recibido duras críticas de las autoridades y la sociedad israelí. Hoy, volvieron a abrir escuelas ultraortodoxas lituanas, por orden del rabino Jaim Kanivesk y a pesar de la petición explícita ayer del primer ministro, Benjamín Netanyahu, para que se cumplan las normas.

Un alto cargo de Salud lamentó al diario Haaretz que ante estos inclumplimientos, el país «se verá forzado a vivir de confinamiento en confinamiento durante muchos meses. Tendrá un gran coste mental, social, sanitario y económico».

El ministro de Salud, Yuli Edelstein, señaló hoy a la emisora de radio del Ejército (Galei Tzáhal) que ha dado instrucciones para que se revisen las opciones de penalización, entre ellas retirar la licencia educativa a estas escuelas o retirarles el presupuesto. «No habrá un alivio de las restricciones hasta que estemos seguros, desde una perspectiva sanitaria, de que podemos hacerlo», advirtió.

Israel sufrió una primera oleada relativamente leve del coronavirus, pero en junio empezaron a subir los casos, con una fuerte segunda ola, que le obligó a imponer un nuevo confinamiento nacional.

El país ha contabilizado 2.209 muertes y más de 303.000 infecciones, la mitad de ellas en el último mes y medio.

Hoy, los casos graves hospitalizados se sitúan en 619, por debajo de los 800 que marcó Salud como límite de los hospitales. Entre estos casos se encuentra el secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y jefe negociador, Saeb Erekat, trasladado ayer al hospital Hadassah Ein Karen, en Jerusalén, donde se encuentra intubado en un respirador y en estado crítico. EFE

Compartir

#, #, #

Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Telegram Aurora

Más sobre Nacional