14 agosto, 2021

Inteligencia artificial para que el autobús llegue a tiempo

Quejas sobre la impuntualidad del servicio de transporte público en Israel llevó a la creación de Optibus que garantiza viajes en 500 ciudades de todo el mundo.

Optibus usa inteligencia artificial y optimización para mejorar el transporte público en todo el mundo. Foto: Johen Redman/ Unsplash

Quejas sobre la impuntualidad del servicio de transporte público en Israel llevó a la creación de Optibus que garantiza viajes en 500 ciudades de todo el mundo.

Por Naama Barak  

A veces, las mejores ideas surgen en la ducha otras ocurren después de una conversación con alguien que tiene un problema que resolver.

Este último es el caso de Optibus, una empresa emergente de Israel que ofrece soluciones basadas en inteligencia artificial para optimizar el transporte público.

“La idea original vino de mi padre, que fue y sigue siendo director financiero de una de las empresas de transporte público más grandes de Israel. Él me contaba la ineficiencia en la planificación del tránsito y cómo la gente estaba tomando decisiones que él no consideraba óptimas. Es que las decisiones se basan en la experiencia de las personas y no en la optimización o la inteligencia artificial”, expresó Amos Haggiag, cofundador y director ejecutivo de Optibus.

El ejecutivo estudiaba matemáticas e informática y su padre le pidió ayuda. Haggiag aceptó el desafío y en 2014, junto a su amigo de la universidad y hoy jefe de tecnología de Optibus, Eitan Yanovsky, crearon la compañía con sede en Tel Aviv luego de algunos años de aprendizaje sobre el campo.

“Al principio estábamos muy interesados ​​en el aspecto matemático del problema porque se trataba de cómo optimizar la oferta con la demanda en un problema a gran escala como una ciudad o un país entero. Es una problemática muy compleja y un problema matemático muy desafiante. Así, empezamos a experimentar con datos que conseguimos de  diferentes compañías en Israel, que estaban muy felices de compartir con nosotros la información y los comentarios, y con el tiempo comenzamos a desarrollar algoritmos y un producto”, explicó Haggiag.

Desde entonces, Optibus recaudó un total de 160 millones de dólares y pasó a trabajar en la planificación y las operaciones de transporte de energía en casi 500 ciudades de todo el mundo.

¿Cómo funciona?

“Todo empieza con la planificación: dónde irá el autobús, dónde se ubicarán las paradas”, describió el directivo.

Esto significa que se debe configurar el número de rutas, dirección, horarios y frecuencias en función del número de pasajeros.

“El segundo paso es la asignación de recursos. Hay que pensar en cuántos vehículos se necesitan y de qué tipo. “Luego, se debe trabajar con todos los aspectos relacionados con los conductores: cuándo vendrán a trabajar, cuánto se les pagará y en qué momento tendrán un descanso”, dijo Haggiag.

Después de hecha la planificación, es el momento de pasar a las operaciones, cómo manejar los obstáculos diarios como los conductores que se enferman o los atascos de tráfico.

El sistema trata todos los aspectos de mantener el transporte público funcionando sin problemas y aliviar la carga de las personas que solían tener que hacerlo con lápiz y papel o Excel.

“El sistema reemplazó las decisiones manuales que no se basan en datos. Es muy difícil para un ser humano tomar decisiones a escala de toda la ciudad. Es muy complicado hacerlo sin algo automático. Optibus es la principal innovación que estamos trayendo al campo”, afirmó Haggiag .

Es que Optibus les permite ingresar diferentes parámetros y optimizar la red de forma automática con tecnología de última generación.

Impacto por la pandemia

Haggiag remarcó que la gran mayoría de las personas en el mundo no tiene un automóvil privado y por ello la crisis del COVID-19 mostró cuán importante es una solución como Optibus.

“El transporte público se vio muy afectado porque el distanciamiento social y el servicio de viajes urbanos no van bien juntos. El impacto es definitivamente negativo para la industria, pero nosotros no. 2020 fue uno de los mejores años ya que Optibus se convirtió en un producto viable, especialmente para esta situación”, definió.

El ejecutivo añadió que por la pandemia es necesario cancelar rutas, limitar pasajeros, abrir y reabrir recorridos de autobuses escolares y más, lo que convierte al transporte en un servicio muy dinámico. “Optibus es una gran herramienta para cambiar drásticamente de un día para el otro el servicio”, expresó Haggiag.

De cara al futuro, los planes de la compañía son varios.

“Primero, nos estamos expandiendo por toda Europa, América Latina, EEUU -ya estamos bastante avanzados-, Asia-Pacífico y África. Luego, estamos invirtiendo en el producto y creando nuevas soluciones como aspectos del transporte público en tiempo real y no solo del lado de la planificación”, dijo Haggiag.

En lo que respecta a la movilidad eléctrica, Optibus invirtió en hacer que su producto principal estuviera listo desde el principio. Esto significa configurar dónde cargar los autobuses, cuánto tiempo cargarlos y otras decisiones similares que las personas no tendrán que tomar por sí mismas.

“Nuestro sistema todas estas decisiones de forma automática, basándose en lo que es óptimo”, concluyó.

Para más información, clic aquí.

Fuente: ISRAEL21c

Compartir

#, #, #, #, #

Más sobre Ciencia y Tecnología