El gobierno aprobó dos centrales eléctricas a gas para satisfacer la demanda de electricidad

La planta de Kesem está destinada a un terreno cerca de Rosh Ha'ayin en el centro del país, mientras que la de Dorad, ubicada en Ashkelon, se ampliará.

Los manifestantes protestan contra los planes para la central eléctrica de Kesem. «Este gas nos va a matar», se lee en los carteles amarillos. Foto: captura de pantalla de YouTube

El gobierno israelí aprobó el domingo planes para dos centrales eléctricas a gas. Una es la de Kasem, la cual se realizará desde cero cerca de Kafr Qasim en el centro del país, mientras que la restante es la de Dorad, la cual se ampliará en Ashkelon.

La decisión frenó otros dos planes en marcha: una expansión de una central eléctrica a gas existente en Hadera, OPC 2, y la construcción de la estación Meeting of Peace al norte de Tel Aviv. Ambas fueron aprobadas por planificadores nacionales.

Se les dijo a los ministros que se precisaban de dos estaciones para evitar cortes de electricidad entre 2025 y 2027. De acuerdo con la política a largo plazo de su ministerio, la ministra de Protección Ambiental Idit Silman se opuso a la construcción de nuevas plantas alimentadas a gas natural.

Pero dijo que si el suministro continuo de electricidad fuera un problema, se debería aprobar una nueva planta. Y advirtió que la construcción de las nuevas estaciones fortalecería la dependencia económica de los combustibles fósiles a futuro.

Las autoridades locales prometieron seguir su batalla contra la estación de Kasem ya que se preocupan de que cause contaminación del aire y contamine el acuífero Yarkon-Taninim. Este proporciona el 30% del agua potable a nivel nacional.

Compartir

#, #, #

Telegram Aurora

Más sobre Actualidad