Trump mantiene el misterio sobre su plan de paz en Oriente Medio

0
702
El rey Abdallah II y Donald Trump Foto: Casa Blanca Shealah Craighead Wikimedia Dominio Público

El presidente de EE.UU., Donald Trump, mantuvo el aura de misterio que rodea a su esperado plan de paz en Oriente Medio al reunirse con el rey Abdallah II de Jordania, quien buscaba influir en ese delicado proyecto de mediación que afronta el rechazo de los palestinos.

Días después de recibir en Ammán a los encargados de trazar un plan de paz entre israelíes y palestinos, el rey jordano visitó la Casa Blanca con el aparente objetivo de exponer su posición ante Trump, pero apenas trascendió información sobre su encuentro.

“Se han hecho muchos avances en Oriente Medio”, se limitó a responder Trump cuando un periodista le preguntó cuándo prevé presentar su plan para lograr un acuerdo de paz en la región.

“Realmente todo empezó con el fin del horrible acuerdo con Irán. Ese acuerdo era un desastre, y las cosas son muy diferentes desde que acabamos con eso”, añadió Trump.

Abdallah II, que acudió al Despacho Oval acompañado de la reina Rania de Jordania, tampoco quiso mencionar el proyecto de paz en sus breves declaraciones a la prensa al inicio del encuentro, y optó por elogiar a Trump, quizá con el objetivo de ponerle de buen humor antes de la conversación a puerta cerrada.

“Gracias a usted, a Estados Unidos y al pueblo estadounidense por todo el apoyo que han dado a nuestro país. Si el resto del mundo mostrara una pizca de su humildad y elegancia, estaríamos en una posición mucho mejor”, afirmó el rey jordano.

Trump se mostró enormemente complacido porque Abdallah usara la palabra “humildad” refiriéndose a él: Ese es “probablemente el mejor cumplido que me han hecho en un buen tiempo”, dijo el presidente.

Jordania es tradicionalmente un actor clave en cualquier intento de mediación estadounidense en Oriente Medio, debido a su buena relación con Washington, su sensibilidad hacia la posición palestina y su ubicación en la frontera con Israel y Cisjordania (Judea y Samaria).

El monarca jordano llegó a Washington tres días después de recibir en Ammán a los encargados estadounidenses del plan de paz: el yerno y asesor de Trump, Jared Kushner, y el enviado de la Casa Blanca para Oriente Medio, Jason Greenblatt.

Kushner y Greenblatt visitaron en los últimos días Jordania, Arabia Saudita, Qatar, Egipto e Israel con el objetivo de ultimar su proyecto, pero no se reunieron con ningún representante palestino.

Los palestinos rechazaron a EE.UU. como único mediador para la paz en diciembre pasado, cuando el Gobierno estadounidense reconoció como capital israelí a Jerusalén, cuya parte oriental reclama la Autoridad Palestina como sede administrativa y religiosa de su futuro Estado.

Kushner aseguró que Washington presentará pronto su propuesta de paz aunque el liderazgo palestino no quiera reunirse o tratarlo con ellos, y denunció que la postura del líder palestino, Mahmud Abbás, “no ha cambiado en los últimos 25 años”.

“Si el presidente (líder palestino, Mahmud) Abbás está dispuesto a volver a la mesa de negociaciones, estamos listos para entablar conversaciones”, declaró Kushner en una entrevista con el periódico palestino Al Quds.

Los palestinos reclaman la creación de un mecanismo multilateral como marco de las negociaciones de paz, y el portavoz presidencial, Nabil Abu Rudeina, advirtió de que cualquier plan con Israel impulsado por EE.UU. que no cuente con las aspiraciones palestinas “llevará a un callejón sin salida”.

Muchos en Washington esperan que Kushner y Greenblatt presenten su propuesta en cuestión de semanas, pero también hay escepticismo sobre a dónde irá a parar una iniciativa formulada sin la aportación de una de las partes implicadas.

“Es imposible ser mediador en un conflicto o presentar un plan de paz creíble cuando un lado se niega a hablar contigo siquiera”, escribió Ilan Goldenberg, que estuvo implicado en los intentos de mediación en Oriente Medio del Gobierno de Barack Obama, en la revista Foreign Policy.

Según informes de prensa, se espera que el plan estadounidense incluya recomendaciones sobre cómo resolver la disputa sobre Jerusalén, además de contener propuestas económicas y humanitarias destinadas a mejorar la calidad de vida en los territorios controlados por los palestinos. EFE y Aurora

Dejar respuesta