“Supuestamente”: una palabra que debería estar prohibida

2
666

Este término puede llevarnos a una guerra mundial

Bernardo Ptasevich

Hay una palabra que me tiene preocupado. “Supuestamente”. ¿Qué quiere decir esta sencilla palabra que tanto se usa en discursos políticos o de gobernantes así como en las informaciones de los medios con el fin de no comprometerse? Las cosas son o no son, y cuando no es así, la información o el dato no es válido hasta que “supuestamente” se convierta en una verdad o en una mentira.
Cuando “supuestamente” puede llevar a una guerra de grandes proporciones, pasa de ser una palabra inocente a un arma mortal. En ese caso, algo supuesto o sea no confirmado genera una respuesta nada supuesta sino real, y para muestra tenemos el ataque de los Estados Unidos a la base aérea siria.

Pongamos las cosas en su lugar
Estoy convencido de que el gobierno de Assad cometió esas atrocidades y en tal caso haber destruido aviones en su base para que no repitan hechos de esa naturaleza estaría bien. Lo que no entiendo es que no hablen claro. Ni lo hace Trump, ni lo hace Putin, ni lo hace Assad, ni lo hacen los rebeldes. Todo es supuesto y por las dudas seguimos matando para un lado y para el otro. En un momento se especuló con que el gobierno de Assad bombardeó a los rebeldes y en ese lugar ellos tenían materiales químicos que produjeron la barbaridad que hemos visto.
Si eso fuera cierto, Assad y Putin lo hubiesen defendido a muerte, declarando hasta el cansancio que ellos no tiraron productos químicos. El silencio los condena y el supuesto queda reducido a la mínima expresión, sin que unas tardías y tímidas declaraciones al respecto hayan despejado las dudas. Si los rebeldes no tienen materiales químicos en su poder, harían lo mismo, aclarar hasta el cansancio que ellos no lo poseen ni lo utilizan. Y por último, si Trump no está seguro, si solamente supone, ¿por qué lanzó el ataque en Siria? Todo indica que saben, que están seguros, pero que nos toman de tontos diciendo que hacen lo que hacen porque supuestamente pasan las cosas que pasan. Y de esta forma nada es legítimo, nada es seguro. Ni es bueno ni malo. Todo queda en la nebulosa de la interpretación de cada parte de acuerdo a sus intereses. Es muy difícil opinar con propiedad sobre suposiciones. Cuando EEUU atacó Irak también suponían que Sadam Hussein tenía un arsenal de armas químicas pero estas nunca aparecieron. No cuestiono si de todos modos había que hacer ambas cosas, pero no se puede hacer una guerra por supuestos, y menos en momentos en que la información real y verificada esta en la palma de la mano a través de la tecnología.

EEUU, Rusia, Corea del norte, China, Irán…
Cada país juega su juego, algo que no nos debe preocupar si no estuviera en peligro la vida de millones de personas. Mientras sus líderes se entretienen mandándose mensajes en la red como queriendo formar parte de la modernidad, la integridad del mundo peligra cada vez más. Nos distraemos con los terribles terroristas del ISIS que son muy crueles y a pesar de ser pocos en proporción a la población mundial, hacen mucho ruido. Mientras tanto líderes de los gobiernos, presidentes electos o dictadores, toman decisiones que muchas veces van en contra del consenso de sus propios ciudadanos. Las reglas no están claras, el tablero se mueve de un lado a otro y en realidad nadie sabe bien dónde está parado. Se camina sobre arenas movedizas, cualquier movimiento en falso vuelve a cambiar todo y nada de lo que está previsto realizar es posible. Un día es EEUU contra China, al día siguiente es EEUU junto a China para enfrentar a Corea del Norte. Un día es Trump amigo de Putin, al día siguiente es Trump atacando Siria y enfrentando de alguna forma a Rusia.
Luego Rusia advierte a los EEUU que no ataque más a sus aliados. Un día se había sancionado a Irán y poco después el ex presidente Barack Obama ayudó a levantar las sanciones. Asistimos a la demostración de fuerzas de Corea del Norte amenazando a los EEUU y sus aliados, generando la reacción del Vicepresidente americano Mike Pence quien nada menos que desde Corea del Sur avisa a los norcoreanos que no pongan a prueba la determinación de Donald Trump.

A ver quién es el que la tiene más grande
Luego del ataque en Siria, el presidente Trump empezó a entender mejor cómo se maneja la Playstation y ya sabemos que estos juegos son adictivos.
Comienzas tímidamente y a medida que aprendes no puedes parar. Cuando pasas el nivel 1 quieres ir al nivel siguiente que es mucho más difícil. Con la esperanza de pasar al próximo. Así que tomó su arma no nuclear más potente y fue por quienes quizás ya habría que haber ido antes. Los líderes terroristas del ISIS se sentían muy seguros bajo tierra en Afganistán. Creyeron que nadie podía llegar a ellos. Es algo común a todos los grupos extremistas, mandan a matar y morir a otros ya sea por fanatismo o por dinero, mientras viven escondidos en las cuevas y sus bunkers.
Pero no contaban con que Donald Trump actuara de esa forma y tan rápido. Hoy viven bajo tierra pero para siempre. Inmediatamente el locuaz presidente de EEUU salió a declarar que había lanzado con éxito la bomba más grande, la madre de todas las bombas. Fue un claro mensaje para Corea del Norte, cuyo líder fanático parece vivir en otro mundo. Se lo ve en sus apariciones totalmente fuera de la realidad, queriendo mostrar que es un dios y no un mortal. Las respuestas no tardaron en llegar y la primera fue de Vladimir Putin. Rusia tiene una bomba ocho veces más grande y más potente que la de los EEUU, es el padre de todas las bombas, declaró.
Mientras el líder supremo norcoreano Kim Jong-Un dejó entrever que no se le movería un pelo al lanzar un ataque nuclear. Una guerra de declaraciones, alardes y amenazas de un lado y del otro que no deja de ser un gran peligro para la humanidad. Si los dubitativos como Obama nos dejaron tantos problemas, los audaces e imprevisibles como Trump pueden llevarnos a la tercera guerra mundial. Quizás sea inevitable ya que Corea del Norte, Irán, Rusia, y quizás otros que van de un lado al otro según la ocasión, están formando un eje antiamericano muy fuerte y nada pacífico.

Los pueblos no tienen ni voz ni voto en este entierro
Comprensible en las dictaduras o con líderes supremos extremistas e iluminados. Sin embargo en el caso de Trump se ha obviado la opinión del Congreso, justamente la representación del pueblo americano. Nada indica que en los próximos pasos los vaya a consultar ni haga caso a recomendación alguna. En definitiva, bienvenida la lucha contra el terrorismo de la nueva administración americana, bienvenida la determinación para enfrentar el armamento nuclear que amenaza al mundo. Sin embargo, sería preferible utilizar en los organismos internacionales la fuerza y determinación diplomática. Si esto fracasara y con la anuencia del Congreso, entonces sí tomar las medidas de atacar cuando haga falta. ■

2 Comentarios

  1. Me molesta también cuando “un supuesto terrorista” es mencionado en las noticias cuando se lo agarro con las manos en la masa cometiendo sus crímenes.

    • Me has quitado la palabra de la boca… o de los dedos. Exactamente eso es lo que iba a decir, ¿por qué m—– siempre se dice el supuesto terrorista al referirse a un terrorista al que EN REALIDAD se lo agarró en el acto asesinando, o hiriendo con la clara intención de quitarle la vida, a una o más personas inocentes?
      Definitivamente, eso siempre me ha parecido muy estúpido.

Dejar respuesta