Suben al escenario los sistemas inmunes bacterianos

0
620

Prof. Rotem Sorek

Hasta hace una década, los científicos no sabían que las bacterias tenían un sistema inmune complejo, que permitía tener en cuenta el paso de la evolución de los “fagos” (virus) que infectan la bacteria, eso cambió con el mecanismo inmune bacteriano: CRISPR. Los científicos se dieron cuenta que este es un editor genético natural y ha revolucionado al mundo de la investigación biológica.
El equipo de investigación ha revelado la existencia de 10 mecanismos de inmune defensa antes desconocidos en las bacterias.
Las bacterias no pueden confiar únicamente en el CRISPR, de hecho muchos fagos tienen proteínas anti- CRISPR que cancelan su actividad, lo que sugiere que otros sistemas toman el relevo.
El Prof. Sorek y su equipo comenzaron la investigación de estos sistemas creando un programa que puede escanear todos los genomas de las bacterias que nunca se han secuenciado, esto significa alrededor de 50.000 genomas. En lugar de buscar secuencias con características definidas, los algoritmos que crearon buscan rúbricas estadísticas de los genes implicados en la defensa.
Una vez que redujeron los posibles genes de defensa de millones a unos cientos, los investigadores necesitaron probar los mecanismos postulantes que identificaron. En lugar de tratar de aislar las secuencias genéticas de cientos de diferentes bacterias, recurrieron a la biología sintética para obtener los genes ordenados. Enviaron las cadenas del código del gen totalizando algo así como 400.000 bases, o letras del código genético, a un laboratorio comercial donde se sintetizaron docenas de diferentes sistemas de múltiples genes para la prueba.
Estos fueron insertados en bacterias de laboratorio que tenían su sistema inmune natural inactivado. Las bacterias fueron expuestas a fagos y otros elementos infectados para ver si el sistema de defensa transplantado era viable.
De los diversos sistemas que los investigadores examinaron, 10 protegieron fuertemente a las bacterias del laboratorio de la infección, identificándolas así como nuevos sistemas de defensa inmunológica.
Fuente: Resumen de un estudio de Wonder Wander

Dejar respuesta