Sobreviviente del nazismo agradece a Ecuador que el cónsul Muñoz Borrero salvara a su familia

0
933
María Fernanda Espinosa con Jules Samson y su esposa Ariella Foto: @mfespinosaEC Twitter

Un judío sobreviviente del Holocausto agradeció personalmente a la canciller ecuatoriana, María Fernanda Espinosa, el que un cónsul de su país en Suecia permitiera que su familia escapara de la persecución nazi y de una muerte segura en el campo de concentración y exterminio de Auschwitz.

Así se lo expresó en un acto de reconocimiento celebrado en Jerusalén y al que asistió la ministra de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana de Ecuador, que se encuentra en Israel, en su primera visita oficial a Oriente Medio.

El sobreviviente, Jules Samson, tenía apenas dos años en 1942 cuando las gestiones del entonces cónsul general de Ecuador en Estocolmo, Antonio Muñoz Borrero, permitieron a sus parientes escapar de las garras del nazismo, refiere un comunicad oficial emitido por la Cancillería en Quito.

El Museo Memorial de Yad Vashem en Jerusalén, memoria viva de los seis millones de judíos exterminados en el Holocausto, fue el escenario del acto de homenaje 75 años después, en el que el propio Samson expresó su agradecimiento a Ecuador, representado por la canciller Espinosa.

Antonio Muñoz Borrero fue el primer ecuatoriano en 2011 en ser reconocido como “Justo entre las naciones”, designación que rinde tributo a quienes salvaron a judíos durante la época del nazismo.

En calidad de diplomático Borrero tramitó el pasaporte ecuatoriano número 179, el 27 de enero de 1942, con el que logró salvar cuatro vidas: la del pequeño Jules, la de su hermana y la de sus padres.

“Gracias al doctor Manuel Antonio Muñoz Borrero, nosotros fuimos salvados de ser enviados a Auschwitz y logramos salir del campo de concentración de Bergen-Belsen (Alemania) mucho antes de que sea liberado por los británicos”, manifestó el sobreviviente, que reside en la actualidad en Toronto (Canadá) con su esposa Ariella, también superviviente de del campo de Bergen-Belsen.

Abuelo de seis nietos, Samson precisó que con su heroico acto el diplomático ecuatoriano no solo salvó a los que otorgó los documentos, “sino a sus futuros hijos y nietos también”.

La ministra ecuatoriana visitó el Museo Memorial Yad Vashem, donde depositó una ofrenda floral en memoria del embajador Muñoz Borrero y de las víctimas del nazismo, y manifestó el compromiso de Ecuador en la defensa de los derechos humanos y la lucha contra toda forma de discriminación. EFE y Aurora

Dejar respuesta