Recomendaciones para una futura crisis del Monte del Templo

1
903

 Amos Yadlin

La crisis sobre el Monte del Templo que estalló en julio de 2017 parece haber disminuido. A pesar de las predicciones en contrario, el Medio Oriente no está en llamas; pueblos y líderes de la región siguen preocupados por otras crisis; y no hay una tercera intifada en la puerta de Israel. Al mismo tiempo, el ataque al Monte del Templo que dejó muertos a dos policías israelíes trajo graves consecuencias adicionales, como los asesinatos de la familia judía en Halamish, la tensión con Jordania, empeoró las relaciones entre la población judía de Israel y su sector árabe y una mayor erosión de la vaga soberanía de Israel sobre el Monte del Templo.
La pregunta ahora aborda los resultados de la crisis y las ideas que surgirán a su paso. Más específicamente, ¿puede Israel reclamar algún logro político o de seguridad?
El evento no garantiza una comisión de investigación u otro informe sobre el desempeño del gabinete. Sin embargo, en la medida en que probablemente ocurrirán eventos similares en el futuro, es importante que Israel estudie y revise el incidente en un proceso que no sea una caza de brujas que busque separar a los culpables, sino que se esfuerce por obtener lecciones que ayuden los gabinetes de seguridad y político a funcionar más eficazmente durante la próxima crisis.
La capacidad del gabinete de tomar decisiones críticas es impedida por las feroces rivalidades políticas entre sus miembros, fugas de información a los medios de comunicación, temores de futuras comisiones de investigación y la debilidad de la entidad que se supone prepara el trasfondo de estas reuniones, el Consejo de Seguridad Nacional.
Por lo tanto, es imperativo que se lleve a cabo una revisión que se centre en cuestiones y principios fundamentales y en los objetivos estratégicos de Israel. Después del ataque al Monte del Templo que mató a dos oficiales de policía israelíes, era crucial definir objetivos claros que en cada momento a medida que la crisis se desarrollaba guiarían las decisiones del gabinete sobre los posibles beneficios y peligros de las políticas prospectivas y las medidas adoptadas en consecuencia.
Los principales objetivos de Israel en la crisis fueron los siguientes:
– Seguridad de los fieles, visitantes y personal de seguridad en el Monte del Templo. En este contexto, se hicieron esfuerzos para asegurar que no hubiera otras armas presentes en el sitio y para evitar que armas adicionales fueran objeto de contrabando en el Monte del Templo.
-Des-escalada del evento, para evitar que las tensiones y enfrentamientos se propaguen a Cisjordania e impidan la escalada frente al mundo árabe y musulmán.
-Protección (es decir, mantenimiento y fortalecimiento) de las relaciones con los Estados de la región con la que Israel tiene intereses compartidos. Esto incluye el mantenimiento de los tratados de paz con Egipto y Jordania y la cooperación continua con Arabia Saudí y los estados del Golfo.
-Disuasión: mantener la imagen de fuerza de Israel y demostrar el precio en caso de un ataque terrorista o cualquier otra violación de la seguridad israelí.
-Legitimación de la acción israelí, con énfasis en el acuerdo con la administración estadounidense.
-La soberanía de Israel en el Monte del Templo, incluida la responsabilidad israelí de lo que sucede en el sitio, principalmente con respecto a la seguridad. Este objetivo respeta el entendimiento sobre la responsabilidad del Waqf y el estatus de Jordania en el sitio, puesto en marcha desde 1967 y reforzado por los términos del tratado de paz de Jordania con Israel.
Hay claramente tensiones entre estos diversos objetivos. El pensamiento estratégico correcto es necesario para priorizar los objetivos y alcanzar el equilibrio fino entre ellos, a la luz de la dinámica de desarrollo y los principales intereses. Cuando estalló la crisis en el Monte del Templo, parece que la seguridad fue inicialmente considerada como la consideración primordial, y la discusión insuficiente fue dedicada a otras cuestiones. Los detectores de metales en el sitio fueron colocados y removidos sin ningún diálogo con el waqf o la coordinación con Jordania, la Autoridad Palestina o Egipto. Esta medida unilateral proporcionó a los adversarios de Israel una plataforma para alterar la frágil estabilidad en este lugar tan sensible. Hamás, la rama norte del Movimiento Islámico en Israel, Qatar y Turquía, todos trataron de escalar el evento.
Durante la segunda semana siguiente al estallido de la crisis, y ciertamente tras el ataque terrorista en Halamish, surgieron tensiones entre los objetivos estratégicos respectivos. Por un lado, el miedo a la escalada, la necesidad de contención y la preservación de la alianza regional de Israel con los estados sunitas. Frente a esto estaban las necesidades de seguridad y el temor de establecer un precedente de rendición bajo presión.
Paradójicamente, el incidente en la embajada israelí en Jordania, en el que dos civiles jordanos fueron muertos por un guardia de seguridad israelí, permitió a Israel ajustar la situación. El gobierno israelí trabajó para evitar la escalada y para preservar el tratado de paz con Jordania y Egipto, asumiendo riesgos en el ámbito de la seguridad y sosteniendo un cierto grado de daño a la disuasión israelí a la soberanía parcial de Israel en el Monte del Templo.
En este contexto, se deben investigar varias cuestiones, a fin de prepararse para la próxima crisis. Después del ataque al Monte del Templo, habría sido preferible que Israel se limitara a una búsqueda inmediata en las mezquitas de indicios terroristas -donde en realidad no se encontraron armas- y concentrar su actividad de seguridad en acciones coordinadas con Jordania, Egipto y Arabia Saudita.
En segundo lugar, quizás hubiera sido preferible adoptar medidas menos visibles que puedan reforzar la seguridad sin la intrusión de los detectores de metales, sobre todo porque la mayoría de los fieles no participan en la actividad violenta.
Finalmente, en un nivel estratégico más profundo, ¿Israel consideró cómo su gestión de la crisis en el Monte del Templo afectaría los mayores desafíos de seguridad que enfrenta actualmente? En otras palabras, ¿cómo podría la conducta israelí influir en temas más urgentes como la expansión regional de Irán, un futuro conflicto con Hezbollah y el intento de revivir el proceso político con los palestinos?
Las respuestas a estas preguntas que el gabinete recibirá de esta revisión ayudarán a Israel a lidiar más eficazmente con la próxima crisis que probablemente se desarrollará tarde o temprano, como resultado de una pérdida de disuasión dada la capitulación de Israel durante la reciente crisis; la necesidad de frenar la incitación en curso; o el deseo del eje radical de explotar los acontecimientos en la arena palestina para escalar la situación de una manera que dañará a Israel. Mirando hacia el futuro, es importante que el gabinete instruya a los principales órganos ejecutivos para que formulen una mejor política de preparación y prevención y actúen en consecuencia.

1 Comentario

  1. Al momento de los sucesos, el hallar respuestas adecuadas es un gran problema… en cambio, filosofar soluciones después de leer las noticias lo hace cualquiera.
    Bastantes quebraderos de cabeza tienen las autoridades israelíes, como para que cualquiera amateur (sin un pleno conocimiento de las presiones habidas) pretenda decirles el modo de encarar temas tan delicados.

Dejar respuesta