Polonia elimina la pena de cárcel prevista en la polémica Ley sobre el Holocausto

1
825
Mateusz Morawiecki Foto: P. Tracz KPRM Cancillería del Primer Ministro de Polonia vía Flickr Dominio Público

El Parlamento de Polonia aprobó una nueva versión de la polémica Ley sobre el Holocausto en la que se eliminan las penas de cárcel por el uso del término “campos de concentración polacos”, una norma que había provocado una crisis diplomática con Israel y Estados Unidos.

La ley original, aprobada a comienzos de este año, preveía penas de hasta tres años de prisión por el uso del término “campos de concentración polacos” o por acusar a Polonia de complicidad en el Holocausto.

La norma había sido muy criticada por Estados Unidos e Israel, al considerar que suponía un “desafío a la verdad histórica”, un ataque a la libertad de expresión y un intento de difuminar la complicidad, directa o indirecta, de sectores de la sociedad polaca en los crímenes contra los judíos.

Por su parte, las autoridades polacas justificaban la ley en la necesidad de luchar contra los medios extranjeros, que a menudo se refieren a Auschwitz y a otros campos de concentración nazis como “campos de concentración polacos”, ya que se ubicaban en el territorio polaco ocupado.

La nueva versión aprobada elimina las disposiciones penales, lo que ayudará a mejorar las relaciones de Polonia con Israel y Estados Unidos, aunque en una lectura nacional puede restar apoyos al partido gobernante Ley y Justicia, especialmente entre los sectores más nacionalistas.

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, aseguró durante el debate parlamentario que su Gobierno seguirá “luchando por dar a conocer la verdad” sobre el Holocausto.

“Aquellos que dicen que Polonia puede ser responsable de los crímenes cometidos durante la II Guerra Mundial merecen pena de prisión”, dijo Morawiecki, aunque “estamos en un contexto internacional y tenemos eso cuenta”, añadió para justificar la modificación legal aprobada hoy. EFE

1 Comentario

  1. Nadie duda de que los campos de exterminio polacos estuvieron en territorio polaco pero fueron responsabilidad principalmente de los nazis, además hubo otros muchos campos como los del complejo de Mauthausen en Austria, eso de que extranjeros acusan a Polonia por los campos de concentración y exterminio no se lo creen ni los seguidores de conspiraciones ni de manipuladores neonazis, pero sí que existen otros hechos que tratan de ocultar y manipular por haber culpables en Polonia. Son los colaboradores de los nazis alemanes, milicias nazis formadas por polacos, más algunos pogromos de polacos por antisemitismo y porque acusaban a los judíos de la invasión soviética, además, según el libro del historiador Jan Grabowski (amenazado de muerte por polacos) se estima que al menos 200.000 judíos murieron asesinados por haber sido delatados o asesinados en cacerías organizadas por polacos, cuando los judíos trataban de ocultarse tras iniciarse el transporte a los campos de exterminio polacos, que no eran polacos, eran nazis de la Alemania nazi. Algunos comunistas polacos se unieron a las cacerías de judíos por redimir al partido de las acusaciones de colaboracionistas con los rusos y por populismo antisemita, o algunos polacos de las milicias democráticas, el Armia Krajowa o AK, asesinaron judíos por codicia. Sin embargo, en el AK también hubo dirigentes judíos que ayudaron a los judíos lo que pudieron, o un infiltrado entró en Auschwitz e informó a los Aliados de lo que estaba ocurriendo, y en general el AK se mantuvo muy activo frente a los nazis, aunque en el AK se unieron los ultranacionalistas más antisemitas, los más próximos ideológicamente al actual gobierno polaco, nada que ver con el AK original democrático. También es conocido que muchos polacos arriesgaron sus vidas por salvar a judíos, algunos fueron descubiertos y los nazis les asesinaron, otros polacos, además de asesinados, hasta fueron acusados, sin poder defenderse, por los polacos asesinos de judíos durante las investigaciones en época comunista. No entiendo el lío que han montado los ultranacionalistas polacos, aunque en España es muy habitual, cuando los criminales o los políticos crean enredos para tapar se le suele llamar “encender el ventilador”, la expresión viene a decir algo parecido a una escena donde el inspector de policía o el juez tiene la mesa llena de montones de papeles con pruebas que acusan al criminal y alguien, una persona misteriosa o haciéndose el tonto, abre la ventana y enciende el ventilador para que se mezclen o vuelen todas las pruebas. La versión más potente es hacer el helicóptero, que puede venir mejor a estos esperpénticos ultranacionalistas polacos.

Dejar respuesta