Políticos y medios alemanes se movilizan contra el antisemitismo y por la kipá

1
1140
Heiko Mass viste una kipá "Cualquier ataque a la vida judía en Alemania va contra todos nosotros" Foto: Facebook

Políticos de todo el espectro parlamentario y medios de comunicación alemanes se movilizaron en contra del antisemitismo y se sumaron a la llamada a todos los ciudadanos a usar la kipá, en señal de solidaridad con los judíos.

El periódico izquierdista “Die Tageszeitung” colocó en la portada de su edición de papel una kipa “recortable”, invitando a sus lectores a colocarse esa prenda, mientras en twitter se propagó la etiqueta #BerlinträgtKippa -#BerlínUsaKipa-, en esa misma dirección.

Entre los políticos que han seguido ya el ejemplo está el ministro de Exteriores, el socialdemócrata Heiko Maas, quien colgó en su cuenta en la red social una foto suya con esa prenda tradicional entre los hombres judíos.

Está convocada una manifestación solidaria ante la Casa de la Comunidad Judía de Berlín, así como en otras ciudades del país, a la que se pretende se acuda con la kipá, independientemente de si se es o no judío.

A la concentración han anunciado su asistencia político de todo el espectro parlamentario, desde el bloque conservador de la canciller Angela Merkel a sus socios socialdemócratas, así como los opositores Verdes, Izquierda, el Partido Liberal (FDP) y la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD).

El detonante de la llamada a la solidaridad es el ataque sufrido hace unos días en pleno centro de Berlín por un joven israelí que llevaba esa prenda y sobre el que se lanzó a golpes de cinturón un refugiado sirio de 19 años.

Las imágenes fueron grabadas y colgadas en internet por la víctima de la agresión -quien, según explicó luego, no es judío, pero quería mostrar lo que puede pasarle a alguien que lleve una kipá en la Alemania actual.

Inmediatamente se generó una ola de solidaridad y en contra el antisemitismo en sociedades como la alemana.

A la preocupación por este hecho se ha sumado la ola de protestas generada por la entrega de un premio musical a un álbum de los raperos Kollegah y Farid Bangon con claros elementos antisemitas.

Destacados artistas anteriormente galardonados con el llamado Premio Echo -el mayor de la industria musical alemana- han devuelto esa distinción, entre ellos el músico argentino-israelí Daniel Barenboim, director de la Ópera Estatal de Berlín y una figura de gran relevancia en el país, dentro y fuera del ámbito musical.

Entre las canciones de los dos raperos hay unas estrofas que ha causado especial indignación: “Hagamos otra vez un Holocausto, venid con los cócteles Molotov” y “mi cuerpo está más definido que el de un preso de Auschwitz”.

Ya en la gala de esos galardones hubo una primera protesta por parte del líder de la banda punk alemana “Die toten Hosen”, Campino, quien desde el escenario criticó esa elección.

En medio de la controversia, el presidente del Consejo Central de los Judíos, Josef Schuster, llamó a las comunidades musulmanas a distanciarse claramente del antisemitismo.

Schuster advirtió, además, de que las muestras de hostilidad a los judíos están presentes en todos los ámbitos de la sociedad actual, sea la política, el laboral, el fútbol y el ámbito privado, al tiempo que “desaconsejaba”, por razones de seguridad, el uso de la kipá por las calles de las ciudades alemanas. EFE

1 Comentario

Dejar respuesta