Pence promete poner fin “inmediatamente” al acuerdo nuclear con Irán si no se arregla

0
1587
Mike Pence Foto: @VP Twitter

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, prometió que su país se retirará del pacto nuclear firmado por Irán y las seis potencias nucleares en los próximos meses a menos que se arregle el acuerdo, y destacó que el presidente norteamericano, Donald Trump, es el mandatario más pro-israelí que haya tenido alguna vez su país.

Durante una intervención en la convención política anual de políticas del lobby pro-israelí AIPAC, Pence elogió el reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel, por parte de Trump, y aseguró que la propuesta de paz que está siendo diseñada por la Administración no comprometerá la seguridad de Israel, en un discurso muy similar al ofrecido en la Knéset (Parlamento), en enero pasado.

“No se equivoquen, esta es la última oportunidad. A menos que el acuerdo nuclear de Irán sea arreglado en los próximos meses, Estados Unidos de América se retirará inmediatamente del acuerdo nuclear”, expresó Pence ante una colmada sala de convenciones en Washington.

“Estados Unidos de América nunca permitirá que Irán adquiera armas nucleares”, aseguró Pence.

“El desastroso acuerdo nuclear firmado por el último Gobierno (de Barack Obama) no evita que Irán obtenga un arma nuclear. Simplemente retrasó el día en el que ese régimen vil pueda acceder a las armas más letales del mundo”, aseveró Pence en la conferencia del Comité Estadounidense-Israelí de Asuntos Públicos (AIPAC, por sus siglas en inglés).

Por ello, Pence insistió en la advertencia que hizo Trump a fines de 2017: “O se arregla el acuerdo con Irán en los próximos meses, o Estados Unidos lo abandonará inmediatamente”.

El vicepresidente dijo que esta es “la última oportunidad” para el Congreso de EE.UU. y para las otras potencias que firmaron el acuerdo (Francia, Reino Unido, Rusia, China y Alemania) de “impulsar controles reales y duraderos a las ambiciones nucleares y balísticas de Irán”.

Pence denunció que Irán “sigue el desarrollo de misiles balísticos avanzados que amenazan cada pulgada cuadrada de suelo israelí y las vidas de todos sus ciudadanos”.
También afirmó que Teherán busca construir un “corredor de influencia que atraviese Irak, Siria y Líbano” aprovechando la retirada del Estado Islámico, creando así “un paso ininterrumpido para sus ejércitos e ideología”.

Según Pence, Irán destinó 4.000 millones de dólares en 2017 en ese esfuerzo.
“No permitiremos que la derrota del Estado Islámico se convierta en una victoria para Irán”, añadió.

Mientras que enfáticamente calificó a Jerusalén como la capital de Israel; Pence declaró que la Administración no toma partido en ninguna de las cuestiones sobre el estatus final, tal como acusan los palestinos.

“Esta decisión es en el mejor interés para la paz”, insistió.

También reconoció las perspectivas de un apoyo de la Administración a una solución de dos estados con los palestinos, si ambas partes lo acuerdan; pero indicó que la seguridad de Israel no se negocia.

“Mientras que cualquier acuerdo requiere un compromiso; EE.UU. nunca comprometerá la seguridad del Estado judío de Israel”, puntualizó el vicepresidente.

“Sabemos que la paz es posible”, añadió, al señalar los acuerdos firmados con Egipto y Jordania. Aurora y EFE

Dejar respuesta