Parlamentario árabe israelí dimite en protesta por la ley del Estado-Nación

4
558
Zouheir Bahloul Foto: Kneset

El parlamentario árabe israelí Zouheir Bahloul manifestó que dimitirá de su escaño en protesta por la ley del Estado-Nación “porque discrimina contra los árabes”, según declaró al Canal Hadashot de la televisión.

Bahloul, del grupo de centro-izquierda Campo Sionista, dijo en el telediario del canal Hadashot (Noticias, en hebreo): “Cuando acabe el receso (veraniego) de la Knéset (Parlamento) mi dimisión será efectiva y prometo que no me sentaré en esta Knéset de nuevo”.

Al ser preguntado si no era una decisión demasiado drástica, el parlamentario, un conocido ex comentarista deportivo, contestó que “lo drástico fue la aprobación de la ley Estado-Nación que pone a la población árabe, de manera oficial y constitucional, fuera del reino de la igualdad en Israel”.

El ex líder del Campo Sionista, el laborista Itzhak Herzog, homenajeó a Bahloul, diciendo que “las voces de las minorías en Israel tienen que ser escuchadas”, informó la televisión estatal Kan.

La ley Estado-Nación, con rango constitucional, que consagra por primera vez que Israel es “el hogar nacional del pueblo judío” y recalca que sólo el pueblo judío tiene derecho a la autodeterminación en el país, ha sido muy criticada por las minorías, la comunidad internacional y grupos judíos del extranjero.

Líderes drusos, comunidad que cumple el servicio militar obligatorio y siente una vinculación especial con el Estado de Israel, interpusieron un recurso a la Corte Suprema de Justicia contra la ley a la que calificaron de “acto extremo” de discriminación contra las minorías del país.

Algunos ministros han asegurado a la comunidad drusa que van a proponer medidas para aplacar los ánimos. EFE y Aurora

4 Comentarios

  1. Los judíos como Herzog, que apoyan a nuestros enemigos en la Knesset y critican sin ton ni son a la nueva ley, deben abandonar su puesto de “golden handshake” en la Agencia Judía, que les queda demasiado grande, y mudarse a Jordania (ex-Transjordania, ex-Palestine) donde estarán más a gusto porque el 80% de la población “jordana” son árabes de la misma cepa que los que se incrustaron en la Tierra de Israel.

  2. ¡Qué barbaridad! Hace decenios que las cosas se manejan así, aplacando los ánimos con el tira y afloje. ¿De qué se quejan de nuevo los árabes, si esta ley no le resta nada al estatus jurídico actual de las minorías étnicas? Los árabes siempre encuentran algún falso e ilusorio motivo para sulfurarse y, de paso, ventilar públicamente y con mucho desparpajo sus envidias y frustraciones congénitas.
    Bottom line, la minoría árabe, o cualquier otra minoría étnica residente en Israel, nunca tuvieron, ni tienen, ni tendrán derechos de autodeterminación nacional sobre el territorio del Estado Judío de Israel. Esta ley está superbien hecha y fija justamente los límites de las eventuales veleidades nacionalistas y designios de limpieza étnica de las minorías árabes asentadas en Judea e Israel.

  3. Tal vez se ofendan tanto que piensan ir a vivir a otro lugar, fuera de Israel. Y tal vez se encontraran que en cualquier otro pais occidental, ni siquiera podrian funcionar como un partido arabe y con la obligacion de respetar los simbolos patrios, como el himno, escudos, bandera, al que deberan jurar fidelidad y lealtad para conseguir la nacionalidad “local” y/o funcionar como partido politico

Dejar respuesta