Liberman inicia campaña contra la coerción religiosa

5
1360
Ministro de Defensa Avigdor Liberman (centro) - Foto Facebook

El ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, líder del partido Israel Beitenu, comenzó a intensificar los esfuerzos para bloquear la aprobación gubernamental del proyecto de ley de supermercados promovido por el ministro del Interior y líder de Shas, Aryeh Deri, que según expertos legales incluiría también a los kioscos en las estaciones de servicio.
Si se aprueba el proyecto de ley, se otorgará a Deri la autoridad para anular los estatutos municipales con autorización para cerrar los supermercados, las mini tiendas locales y los kioscos en las estaciones de servicio.
Con la última opinión legal de que los kioscos de las gasolineras podrían caer dentro de las competencias de Deri, Israel Beitenu lanzó una campaña para presionar a las autoridades locales para que se opongan a la ley.

Cincuenta y ocho intendentes municipales adjuntos y concejales de ciudad del partido Israel Beitenu comenzaron a recoger firmas de funcionarios locales de todo el país para una carta diseñada para evitar que se aprobara el proyecto de ley.
Entre los signatarios hay miembros del consejo de ciudades que incluyen Ashdod, Bat Yam, Hadera, Karmiel, Lod, Ariel, Beer Sheva, Afula, Akko y Krayot (un grupo de cinco ciudades pequeñas alrededor del área de la Bahía de Haifa que incluyen Kiryat Yam, Kiryat Motzkin, Kiryat Bialik, Kiryat Ata y Kiryat Haim).
Según la carta, el proyecto de ley “altera drásticamente el status quo que ha existido durante años y dañará el tejido de la vida de los residentes seculares en muchas localidades en todo el Estado de Israel y los obligará a vivir bajo la coerción religiosa”.
La carta también señala que el proyecto de ley socava la autoridad de los funcionarios públicos electos en los municipios.
“Durante muchos años, la autoridad para esta decisión se otorgó exclusivamente a los miembros del consejo municipal y los jefes de las autoridades que fueron elegidos y facultados por los residentes”, dice la carta.
“El proyecto de ley tal como está redactado actualmente casi priva a los funcionarios locales elegidos de la autoridad y conduce al cierre de negocios que hoy operan en Shabat, lo que afecta el estilo de vida del público secular que utiliza estos servicios, también en el día de descanso”.
Luego se imploró a los concejales que ejercieran su influencia para reunir a los miembros de la Knéset detrás de la lucha para frustrar el proyecto de ley, el cual argumentó que constituye coerción religiosa.
“Instamos a los miembros de los consejos municipales a oponerse a la coerción religiosa y unirse a la lucha librada para cancelar este proyecto de ley innecesario y utilizar todos los medios a su disposición para alistar a los miembros de su partido en la Knéset en la lucha”, dice la carta, que agregó que era responsabilidad de los partidos garantizar que el público en general no se descuide en el asunto.

5 Comentarios

  1. Israel tiene la particularidad de “paralizarse el país por Sábado “, porque tenemos que ser igual a las demás Naciones del mundo , somos muy particulares en el cuidado del Sábado , ojala sigamos en esa distinción.

  2. Daniel y Alberto, esto es un asunto entre judíos. No se trata de dinero y tampoco del bienestar de la gente. Se trata en concreto de una ordenanza dada por Di-s en exclusiva a Israel y tiene su reglamentación muy puntual que no cabe en la mente de muchos judíos desconectados de su judaísmo y mucho menos de un no judío.

  3. Los que abren sus negocios en shabat son los rusos no judíos y uno que otro judío que no guarda shabat. El punto es que el mandamiento incluye el cierre de toda actividad comercial incluida la del esclavo (no judío), el extranjero, etc.

Dejar respuesta