La Real Academia Española incorpora la palabra “kosher”

9
1462
Diccionario de la Lengua Española Foto: Real Academia Española Wikimedia CC BY-SA 4.0

“Kosher”, “hummus” y “posverdad” son algunas de las nuevas palabras que aparecen desde ahora en el  Diccionario en red de la Real Academia Española (RAE), que ha incorporado 3.345 modificaciones entre cambios, supresiones y novedades.

“Kosher (Del hebr. kosher ‘correcto, adecuado al rito’). adj. 1. Dicho de un producto alimenticio, una comida, un menú, etc.: Obtenido o preparado según los preceptos del judaísmo. 2. Dicho de un establecimiento: Que vende o sirve productos kosher”.

Entre los cambios está la matización de que “sexo débil” es una expresión “despectiva o discriminatoria”, un cambio que la Real Academia ya anunció que haría el pasado mes de marzo.

Así, cuando se consulte en la versión digital del diccionario el vocablo “sexo”, se comprobará que la definición de “sexo débil” como “conjunto de las mujeres” y la de “sexo fuerte” como “conjunto de los varones” tienen una intención despectiva o discriminatoria en el primer caso e irónica en el segundo.

En el diccionario, que incorpora términos como vallenato, se ha revisado además la denominación de ‘oficios’, que solo estaban en género masculino, como “jueza”, que se recogía hasta ahora como “mujer de juez”, o “embajadora”, como “mujer de embajador”.

Mc Donald’s Kosher en Buenos Aires Foto: Geogast Wikimedia CC BY-SA 3.0

El director de la RAE, Darío Villanueva, insistió en que “jamás” harán un diccionario “políticamente correcto”, ya que sería destruirlo, pero explicó que están trabajando en que sea el “más igualitario” hasta la fecha.

Junto a aporofobia (fobia a las personas pobres o desfavorecidas), en la versión en línea del Diccionario de la Lengua Española (DLE) pueden encontrarse hoy palabras como buenismo, que se define como “actitud de quien ante los conflictos rebaja su gravedad, cede con benevolencia o actúa con excesiva tolerancia”.

También cliquear o cliqueo, como acción de cliquear en informática. Una palabra que la RAE prefiere frente a la de pinchar: “Tenemos ambas pero la RAE prefiere clicar”, explicó Villanueva.

“Postureo” se define como “actitud artificiosa e impostada que se adopta por conveniencia o presunción”, mientras que “posverdad” aparece como “distorsión deliberada de una realidad que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales”.

También ha sido admitida la palabra “pasada” como algo “exagerado, extraordinario o fuera de lo normal”, o “nota” como “persona a la que le gusta llamar la atención o que tiene un comportamiento inconveniente”.

Otra de las nuevas definiciones incluidas es la de “bocas” como “bocazas”, así como la adición de la forma “acoso escolar”, que define como el acoso en centros de enseñanzas que uno o varios alumnos ejercen sobre otro con el fin de denigrarlo y vejarlo ante los demás.

Pinqui, “prenda femenina que cubre la planta, el talón y los dedos del pie y que se pone para proteger este del calzado”, tiene también desde hoy su sitio en el diccionario, que en materia gastronómica ha incluido también hummus o kosher.

Fue hace tres años cuando la RAE publicó la última edición del diccionario, la cual hace la número 23 (la primera fue en 1780), que ahora se ha modificado en su edición digital. Está previsto que se cierre el año con un total de 1000 millones de consultas, frente a los 600 millones que tuvo en 2016.

Algunas palabras “obsoletas” han desaparecido del diccionario, de tal forma que 20 vocablos en desuso han sido suprimidos de la versión digital. Un ejemplo, inceptor (persona que comienza o inicia algo) ya no está en el DLE.

Villanueva tiene la intención de convertir en una tradición la actualización presentada hoy, de tal forma que los meses de diciembre se darán a conocer los cambios introducidos en el DLE, una labor patrocinada por la Obra Social “la Caixa”, que ha renovado por otros tres años su convenio con la RAE.

El director de la RAE aprovechó la presentación de la nueva versión del Diccionario en línea para hacer un llamamiento contra la incorporación “indiscriminada” de anglicismos en la lengua castellana.

La Real Academia no está “en modo alguno” en contra de incorporar extranjerismos a la lengua española y no es “purista” en ese sentido, pero quiere levantar su voz, insistió Villanueva, contra “el uso incomprensible” de “anglicismos innecesarios”.

Unos usos que se extienden a numerosos campos con términos que tienen sus correspondencias en palabras en español, una práctica que el director de la RAE considera una “prevaricación idiomática incomprensible”. EFE y Aurora

9 Comentarios

  1. La RAE es el hogar del jubilado con una buena paga para personalidades españolas, hace muchos años que debieron cambiar esas definiciones misóginas y atrasadas, más propias de regímenes olvidados, no es la primera vez que causan polémicas innecesarias. Los anglicismos se utilizan principalmente por los niñatos actuales, además apenas saben hablar o escribir en español, o también en hispanoamérica son muy dados a utilizar los términos norteamericanos por sus vínculos con Estados Unidos. En las nuevas tecnologías e informática también es muy habitual, muchas veces no existe un término en español que equivalga al inglés o queda estrambótico decir algo técnico en español por mucho que se empeñen estos pensionistas de la RAE. Un ejemplo de lo contrario es usar la palabra “pesado” para describir el tamaño de un archivo descargado de internet, en inglés no se utiliza el término equivalente “heavy” file, además pesado parece un término importado de hispanoamérica o de México, hace años no se utilizaba en España y esa palabra suena muy ajena a la informática, pero poco a poco se ha hecho popular o la utiliza mucha gente, en no pocos casos sirve decir el archivo “pesa mucho” o “pesa poco” para no tener que dar más explicaciones: “el archivo es de un tamaño relativamente grande para el equipo o la conexión que tengo contratada”. Sin embargo este “españolismo” también rompe el vinculo con el inglés que domina en las nuevas tecnologías.

    • Perdón, parece ser que algunos pocos angloparlantes si utilizan el término “heavy file” en la informática. De todas formas tiene más sentido a modo de lenguaje callejero simplificador o una ocurrencia, los expertos no verían positivo su uso generalizado.

    • En cuanto a kosher, es un ejemplo en español de palabra que no tiene término equivalente aunque se utilizaba desde siempre, digamos que daba igual que estuviera o no en el diccionario oficial, pero siempre es mejor si ahora lo han incluído.

  2. Volviendo a la informática, en otras ocasiones aparecen nuevas palabras inglesas que llegan con una clara traducción al español, es el caso de “carpeta”, de folder en inglés, que se introdujo desde Estados Unidos cuando Microsoft presentó la entonces nueva versión de Windows XP, sin embargo son matices del término directorio o directory para introducir una nueva característica del sistema operativo dominante, dando a entender un carácter más abstracto o virtual a los ya conocidos directorios o directories en inglés, además no eran una invención ya que en linux se empleaban habitualmente su equivalente de enlaces, duros o blandos, para directorios. Windows o Microsoft lo hizo más bien por puro marketing, para esconder interioridades técnicas a los usuarios neófitos o hacer más populista y simplista el manejo de archivos de su sistema operativo, puede que también con una visión a largo plazo, con las futuras nubes de datos la información almacenada en medios independientes y de forma masiva es imposible de recordar o clasificar como se podía hacer hasta aquel entonces, es mejor dejar la tarea a un programa inteligente y llamar carpeta o lo que sea a lo que te diga el programa.

    • Perdón, las carpetas englobarían a los directorios más las nuevas “abstracciones”, copias del enlace a un directorio que se utiliza habitualmente en sistemas operativos linux y unix. La diferencia es que en linux los enlaces a directorios, o a ficheros, se utilizan de forma profesional mientras que en Windows son soluciones reduccionistas para usuarios neófitos, con el tiempo en linux se han hecho habituales también para usos similares, renombrado carpetas del usuario como Vídeos o Documentos, y escondiendo el resto de directorios del sistema y el verdadero lugar donde puede estar la carpeta.

    • Perdón, antes de Windows XP también se denominaba carpetas a los directorios, el término carpeta englobarían a los directorios más las nuevas “abstracciones”, copias del enlace a un directorio que se utiliza habitualmente en sistemas operativos linux y unix. La diferencia es que en linux los enlaces a directorios, o a ficheros, se utilizan de forma profesional mientras que en Windows son soluciones reduccionistas para usuarios neófitos, con el tiempo en linux se han hecho habituales también para usos similares, renombrado carpetas del usuario como Vídeos o Documentos, y escondiendo el resto de directorios del sistema y el verdadero lugar donde puede estar la carpeta. Fue a partir de Windows XP cuando el uso del término carpetas se generalizó o disminuyó la forma de referirse a ellas como directorios.

  3. Otro término muy utilizado en informática y que se ha extendido a los negocios relacionados con las nuevas tecnologías es el de soporte, del inglés support, en este caso existen varios significados, principalmente el soporte técnico o servicios postventa añadidos para los usuarios tras la venta de un producto, suelen tener un coste alto si se tratase de expertos o un servicio de calidad. En el caso de piezas de un ordenador o un programa individual el término soporte tiene un carácter técnico dando a entender si la pieza o el programa se puede instalar en un determinado ordenador o generación de ordenadores, o si el programa se puede instalar en una determinado sistema operativo o en conjunción con otro programa, teniendo en cuenta la versión, subversión, etc. Soporte en español no aparece en el diccionario de la RAE, es relativamente reciente aunque se utiliza en España normalmente con el mismo significado del inglés, es un ejemplo de nueva palabra con un significado nuevo asimilado y anteriormente desconocido en español, sólo se utilizaba la palabra soporte en arquitectura o albañilería o de modo despectivo en un relación interpersonal. Los directorios o carpetas, archivos o ficheros, también son nuevos significados que sí están incluídos en el diccionario de la RAE, para un neófito o antiguamente son términos relacionados con una oficina o despacho clásico o antiguo.

    • Perdón, en español o castellano existen términos similares para el de soporte, si bien tienden a ser cada vez menos utilizados o poseen matices diferentes, el soporte técnico sería el más clásico servicio técnico o la asistencia técnica, también puede ayudar que sea algo poco conocido entre los españoles, mientras el soporte referido a piezas hardware o software su equivalente en español es compatible o alguna otra palabra como admitir, su poco crédito puede deberse a los escasos conocimientos técnicos de los españoles. Según los expertos de la RAE soportar es considerado una traducción literal o improcedente de support.

Dejar respuesta