La medallista olímpica Agnes Keleti, de 96 años recibe el premio Israel

5
1769
Foto Twitter Embassy of Sport

Agnes Keleti, una sobreviviente del Holocausto de 96 años de edad y una de las atletas judías más exitosas fue galardonada con el Premio Israel en el campo de los deportes.
Nacida en Budapest, Hungría en 1921, Keleti sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial al trabajar bajo una falsa identidad
El Premio Israel es otorgado por el estado a personas u organizaciones que han mostrado excelencia en su campo o hecho contribuciones importantes a la cultura israelí. Se considera el honor más alto del estado.
En una declaración, el Ministerio de Educación dijo que “Keleti es una mujer única, poderosa y brillante, una mujer revolucionaria, una líder y un modelo a seguir entre todos sus estudiantes en Israel y en el extranjero, que hizo historia y vive entre nosotros”.
Keleti practica gimnasia desde los cuatro años. Cuando tenía 16 años, Keleti había sido nombrada campeona nacional de gimnasia de Hungría y llegó a los Juegos Olímpicos de 1940.
El auge de la Alemania nazi y la escalada de la Segunda Guerra Mundial llevaron a que se cancelaran los juegos, y Agnes, al igual que muchos judíos en Europa, se escondió.
Logró adquirir documentos falsos que le daban una nueva identidad y pasó la guerra trabajando en una pequeña aldea como criada y en una fábrica de municiones.
Su madre y su hermana fueron salvadas por el diplomático sueco Raoul Wallenberg, quien salvó a decenas de miles de judíos durante el Holocausto. Sin embargo, su padre, su tía y varios otros miembros de su extensa familia fueron enviados a Auschwitz y no sobrevivieron.
Después de la guerra, Keleti regresó a la gimnasia y fue seleccionada para representar a Hungría en los Juegos Olímpicos de 1952 en Helsinki y de nuevo en los juegos de 1956 en Melbourne. Ella ganó diez medallas entre los dos Juegos Olímpicos de verano, cinco de ellas de oro.
Mientras que los Juegos Olímpicos de 1956 estaban en marcha, Rusia invadió Hungría y Keleti, junto con otros 44 atletas húngaros pidió asilo político en Australia. Se trasladó a Israel en 1957 y se convirtió en ciudadana.
Durante las décadas siguientes, Keleti entrenó y trabajó con el equipo nacional de gimnasia de Israel y enseñó educación física en la Universidad de Tel Aviv y en el Instituto Wingate para el Deporte de Netania.
 

5 Comentarios

  1. Hermosa Bobe, ejemplo a imitar cada una en su tiempo, también hay mujeres campeonas anónimas de la vida en sacrificio, que no alcanzan medallas pero sus vidas son un logro, criar bien a 10 hijos por ejemplo en un mundo actual,gracias por difundirla por 120 y más.

  2. Merecido reconocimiento, 10 medallas olímpicas no se consiguen tan fácil, menos siendo judía en un país como Hungría, además de mujer, y tras el parón de la guerra.

Dejar respuesta