La ley polaca del Holocausto entra en vigor a pesar de las críticas de Israel

4
1430

La ley polaca que tipifica como delito acusar a ciudadanos de ese país de complicidad en el Holocausto y contempla penas de cárcel por el uso de la expresión “campos de concentración polacos” entró hoy en vigor, pese a las críticas de Israel y las advertencias en contra de Estados Unidos.

Desde el Gobierno polaco se aseguró que la norma no se ejecutará hasta que el Tribunal Constitucional no dictamine si la nueva legislación es compatible con el ordenamiento jurídico de Polonia.

El propio presidente polaco, Andrzej Duda, tras refrendar la ley del Holocausto, decidió remitirla al Constitucional para que revisara su contenido.

La norma prevé condenas de hasta tres años de cárcel por el uso del término “campos de concentración polacos”, referido a Auschwitz u otros instalados por la Alemania nazi en territorio de la Polonia ocupada.

Asimismo, se penalizará la mención de esos crímenes como perpetrados “por la nación polaca”, en tiempos del Tercer Reich.

Varsovia lleva años luchando contra el uso de esos términos, que a menudo aparecen en medios de comunicación extranjeros para referirse a los otros campos de exterminio instalados en su territorio por el nazismo.

Se estima que en Auschwitz, el mayor de ellos, murieron entre su construcción, en 1940, y hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial, en 1945, más de un millón de personas, el 90 % de ellas judíos, pero también gitanos, homosexuales y presos soviéticos y polacos.

Israel ha rechazado esas nuevas leyes, porque considera que puede diluir la complicidad, directa o indirecta, de sectores de la sociedad polaca en los crímenes contra los judíos.

Estados Unidos, por su parte, expresó su “decepción” por la decisión del presidente Duda de ratificar esa ley que, según el secretario de Estado, Rex Tillerson, “afecta adversamente a la libertad de expresión y la investigación académica”.

Una delegación polaca se encuentra de visita en Jerusalén, donde mantendrá reuniones con las autoridades israelíes en un nuevo intento de Polonia de limar las asperezas provocadas por la nueva norma. EFE

4 Comentarios

  1. La Unión Europea acusa al actual gobierno de Polonia de socavar la democracia polaca y de vulnerar el estado de derecho que se encuentra a su base, que constituye la conditio sine qua non por excelencia para entrar en la UE y para seguir allí. La UE ya los ha sancionado y se aprestan a agregarles aún más sanciones.
    La nauseabunda ley antisemita polaca es sólo la otra cara de una misma falsa moneda polaca. Entre la posición del actual gobierno polaco y la posición del pueblo judío y de Israel no hay asperezas para limar, como dice la nota; hay un profundo e insalvable abismo.

  2. Aclaro que la UE no sanciona a Polonia por la ley anti-Holocausto. Sanciona a Polonia por haber restringido la esencial independencia de la Suprema Corte de Justicia polaca y por haber promulgado leyes que socavan el estado de derecho.
    Por su parte, el gobierno polaco sigue muy campante tratando de promulgar otras leyes anti-judías, como prohibir la shejitá-faena ritual, alegando que no es anti-judío sino por el bienestar animal, y prohibir la circuncisión, también alegando que no es anti-judío sino porque es una mutilación genital de la misma categoría que las mutilaciones genitales femeninas que están terminantemente prohibidas en Europa porque violan los DDHH.
    No sé cómo reaccionarán los musulmanes de Polonia, porque ellos también tienen su faena religiosa de los animales y su circuncisión de los varones.

  3. Y por casa como andamos Graciela ? …. Aplique Ud. la misma vara de medir al gobierno de BIBI y su coalición que la que aplica al gobierno de Polonia. No sea hipócrita .

  4. Deshonesto y más que rebuscado tratar de comparar a nuestro P.M. con los antisemitas polacos que están hoy a la cabeza de la instituciones y del gobierno de Polonia.
    Mario si es ud aunque sea mínimamente judío debería darle vergüenza defender a unos polacos antisemitas de cuarta que se ensañan con la memoria y el honor de las pobres e indefensas víctimas judías. Le recomiendo leer el trabajo del profesor Jan T. Gross intitulado “Neighbors” (vecinos) que relata lo que el pueblo polaco de Jedwabne le hizo a nuestra gente. Un pueblo polaco común y silvestre como hay miles, y que hoy mismo tiene una pintada en el monumento recordatorio de la masacre que reza “jamás nos disculparemos por Jedwabne”.

Dejar respuesta