Israel podría comenzar un nuevo capítulo con los Estados Unidos

0
1152
Donald Trump

Una oportunidad para fortalecer las relaciones bilaterales
Por Amos Yadlin
Tensiones y contradicciones marcaron algunas de las posiciones políticas articuladas durante la campaña, por Donald Trump y su política vis-à-vis con Israel que resultó igualmente difícil de definir. Lo que está claro, sin embargo, es que la elección de Trump, así como la administración que va a formar, reflejan más cambio que continuidad. En estas circunstancias, Israel tiene ahora la oportunidad de comenzar un nuevo capítulo en sus relaciones con los EE.UU..

bibi_web
El primer ministro Biniamin Netanyahu

Por lo tanto, cuando se invite al primer ministro Netanyahu a la Casa Blanca en los próximos meses, haría bien en tratar de llegar a un entendimiento con el nuevo presidente en relación con seis temas fundamentales: 1) la necesidad de restablecer el sentido de confianza mutua entre la administración de los EE.UU. y el gobierno de Israel; 2) el liderazgo de los Estados Unidos en el Medio Oriente; 3) Irán: la cuestión estratégica más importante en el orden del día; 4) la crisis en Siria; 5) el conflicto entre Israel y Palestina; y 6) la seguridad de Israel, que como un componente fundamental de las relaciones Estados Unidos-Israel, por lo tanto, debe ser afirmada y reforzada.

El presidente Vladimir Putin
El presidente Vladimir Putin

En contraste con las administraciones norteamericanas anteriores, que promovieron agendas claras durante su campaña electoral, el líder elegido carece de una política unificada en relación con el Oriente Medio y como consecuencia el presidente electo, no ha anunciado su equipo de política exterior.
Lo más destacado del discurso preelectoral es su promesa de reforzar el poder militar estadounidense y ser mucho más firme que su predecesor en contra de los adversarios de Estados Unidos, en comparación con sus posiciones aislacionistas y sus intenciones declaradas de reducir el compromiso de Estados Unidos en la OTAN y cooperar con Rusia. No está claro cómo estos objetivos aparentemente contradictorios, en última instancia, serán puenteados por la nueva administración, y esto hace que sea difícil sacar conclusiones con respecto a su política exterior en el ámbito mundial en general y en el Oriente Medio en particular.
Durante su campaña, se comprometió a posiciones pro-israelíes, que fue música para los oídos de Jerusalén. Sin embargo, también hizo declaraciones problemáticas con respecto a la cuestión de la ayuda exterior a aliados de Estados Unidos y declaró que iba a ser neutral con respecto al conflicto palestino-israelí. Por lo tanto, no tiene mucho sentido atribuir gran importancia a lo que se conoce o no, sobre la política de la administración entrante sobre Medio Oriente. De todos modos, Israel tiene ahora la oportunidad de comenzar un nuevo capítulo en sus relaciones con los EE.UU. y tratar de influir en la nueva administración y asumir un papel central y valioso.

Barack Obama
Barack Obama

Una base sólida de valores e intereses compartidos ha sido durante mucho tiempo la plataforma de las relaciones de Estados Unidos e Israel. Sin embargo, el área más importante en el que es necesario el cambio es el sentido de confianza entre los líderes respectivos, que sufrió graves daños durante la el periodo pasado del presidente, Barack Obama y el primer ministro israelí, Biniamín Netanyahu.
Para garantizar la eficacia del diálogo a desarrollarse próximamente entre la administración Trump y Netanyahu hay que coordinar esfuerzos y avanzar en cuestiones fundamentales, ponerse de acuerdo en la forma que tomará la comunicación regular, quien la conducirá, y a través de qué canales se examinarán las nuevas ideas. Durante la campaña electoral el primer ministro Netanyahu representó la neutralidad apropiada, e Israel debe esforzarse por restablecerse como un asunto estadounidense bipartidista. En otras palabras, Israel debe permanecer fuera de las divisiones entre los partidos Republicano y Demócrata.
Lo primero que debe tratar el Primer Ministro es el preponderante papel de los EE.UU. en Medio Oriente, el que durante el período de Obama en el cargo, fue excesivamente cauteloso y con aversión hacia medidas duras y respuestas decisivas.
Esta política dañó la relación de Estados Unidos con casi todos sus aliados en el Medio Oriente, creó un vacío y alentó el surgimiento de regímenes islámicos, facilitó la potenciación de Irán, no ha podido impedir el retorno de Rusia a la región, y, como consecuencia sus políticas ha facilitado el surgimiento del Estado Islámico. Ahora, junto con Egipto, Arabia Saudita y Turquía, Israel está ansioso por ver una política más decidida de Estados Unidos en el Medio Oriente. Estados Unidos es el único con la capacidad de contener y detener la aspiración de Irán de marchar hacia la hegemonía en la región, abordar eficazmente el Estado Islámico y contener la aspiración neo-otomana de Erdogan.
Las buenas relaciones de Israel con Egipto y Jordania, los intereses coincidentes con Arabia Saudita, y renovadas relaciones con Turquía pueden servir de base para una fuerte alianza liderada por Estados Unidos en Medio Oriente, que será capaz de competir más eficazmente con los desafíos que enfrentan estos Estados, más en particular, Irán y aquellos liderados por los iraníes, el terrorismo salafista yihadista y el apoyo de Moscú a los principales enemigos de Israel – Irán y Hezbollah – con el fin de reforzar su posición en Siria. Esta posición israelí puede encontrar tendencias aislacionistas norteamericanas con respecto a Oriente Medio, aunque sería difícil imaginar a Trump continuando con la “desconexión de Oriente Medio” según las prácticas de su predecesor. Es probable que el actual presidente norteamericano descubra que “incluso si no está interesado en el Medio Oriente, Oriente Medio está interesado en él.” Aquí es donde Israel tiene la oportunidad de cultivar un diálogo sobre las amenazas a los Estados Unidos alimentadas por políticas que crearon un vacío en la región.
La cuestión estratégica más importante que hay que tratar es Irán. Irán representa la mayor amenaza para Israel a largo plazo, y un Irán con armas nucleares representa una amenaza para los Estados Unidos y para la paz mundial. Es importante que el presidente entrante refuerce la promesa de Obama de que nunca permitirá que Irán adquiera armas nucleares. El acuerdo nuclear con Irán alcanzado por la administración de Obama es muy problemático, pero es poco probable que esta administración se retire de ella, sobre todo porque a corto plazo, las alternativas son problemática. Por ello, sería conveniente que Israel, dialogue con la nueva administración, para subrayar una vez más los peligros del acuerdo y preparar medios para mitigarlos. La conclusión es la necesidad de intensificar la cooperación entre EEUU e Israel, a la luz de la amenaza iraní en curso. Se debe hacer un esfuerzo para concluir un acuerdo israelí-estadounidense paralelo que refleje la interpretación común de los dos países y los compromisos relativos a la consecución de una reducción significativa de los peligros planteados por el acuerdo nuclear. Una coordinación plena de inteligencia debe reanudarse con el fin de facilitar tanto la identificación de las violaciones iraníes del acuerdo como la formulación de un plan conjunto para tratarlo.
También será importante para Israel tratar de llegar a un acuerdo por el cual los Estados Unidos proporcionaría a Israel con todas las capacidades operativas necesarias para tomar medidas contra Irán – en el grado de que todas las otras alternativas para detener el progreso de Irán hacia la conclusión de que su programa nuclear se hayan agotado.
Por último, será necesario involucrar a la administración en un diálogo concerniente a las respuestas sobre la acción provocativa iraní que no están cubiertas por el acuerdo nuclear, como la actividad subversiva y el terrorismo, el desarrollo de misiles balísticos en contravención con la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU 2231, y el lanzamiento de misiles contra buques marítimos americanos (por ejemplo, mediante el proxy Houthi en Yemen).
En este contexto, la administración Trump puede ser más firme con Irán que la administración Obama, que dudaba en tomar medidas en un esfuerzo por evitar el riesgo de ruptura del acuerdo nuclear.
Otra cuestión estratégica, que es de gran urgencia en el nivel regional, es la crisis en Siria. La guerra civil en Siria ya tiene un costo aproximado de medio millón de vidas, dos millones de heridos y 10 millones de refugiados. Es el conflicto más violento registrado en el siglo XXI y ha creado la crisis humanitaria más pesada de la época. Ha tenido repercusiones en toda la región, ha enviado el terrorismo y las masas de refugiados a Europa y solicita la intervención tanto de los Estados Unidos como de Rusia, involucrando a las fuerzas aéreas y fuerzas especiales de ambos países.
La creación de corredores humanitarios en territorio sirio, la declaración de zonas de exclusión aérea y el uso de la fuerza limitada contra helicópteros de la fuerza aérea siria (de los cuales barriles de bombas caen indiscriminadamente contra civiles en mercados, escuelas y hospitales) son algunas medidas que podrían ayudar a cambiar la política del régimen de Assad y sus partidarios con respecto a la lucha. Por lo tanto, es el interés de Israel convencer a la administración Trump que la actividad de Rusia en Siria refuerza a los principales enemigos de Israel: Irán y Hezbolá. Será importante llegar a un entendimiento con la administración para que se impida de todas las formas posibles que Irán y Hezbollah o una infraestructura terrorista se establezca en alguna forma en los Altos del Golán.
Será necesario esforzarse por conseguir la voluntad del presidente entrante de Estados Unidos para llegar a acuerdos con Putin a nivel mundial y garantizar que las concesiones estadounidenses a Rusia no sean implementadas en el contexto de Oriente Medio, y motivar a Rusia para contribuir al esfuerzo para concluir la crisis en Siria y establecer un gobierno de transición que sea representativo de todos los grupos étnicos en el país dividido, pero sin Assad.
El tema estratégico con respecto a la problemática israelí- palestina es determinante. El cambio de gobierno en los Estados Unidos puede ofrecer una oportunidad para evaluar los nuevos paradigmas de progreso entre Israel y los palestinos y la integración de los Estados árabes pragmáticos en el proceso. En otras palabras, mientras que un estatuto definitivo está fuera de su alcance en el momento actual, la solución de dos Estados sigue siendo un objetivo viable para el futuro. Un proceso bien pensado y eficaz en esta dirección liderada por Estados Unidos podría promover un entendimiento entre los líderes palestinos y llegar a un acuerdo con Israel.
        Fuente: INSS

Dejar respuesta