Gritó “Allahu Akbar” e intentó irrumpir con un cuchillo en la Embajada israelí en Turquía

5
2017
Foto: Canal 2

Un hombre que supuestamente sufre una enfermedad psíquica intentó irrumpir blandiendo un cuchillo en la Embajada de Israel en Ankara; pero fue herido a balazos por la policía turca antes de poder alcanzar el recinto.

El atacante, armado con un puñal de 30 centímetros de largo, corrió hacia la embajada gritando consignas tales como “Allahu Akbar” (Dios es grande, en árabe) y “queremos cambiar todo el Medio Oriente”, y fue baleado en una pierna, dijo la Oficina del Gobernador de la capital turca.

Una investigación inicial identificó al sospechoso, como Osman Nuri Caliskan, un albañil de 38 años, oriundo de Konya, en Anatolia central, que aparentemente sufre una enfermedad psíquica y no tiene antecedentes de estar vinculado a algún grupo terrorista.

“El atacante está herido. El personal de la embajada está ileso”, anunció la cancillería en Jerusalén.

“Un policía se dio cuenta que el individuo se comportaba de forma extraña. Le preguntó por qué venía a la embajada, todo fuera del recinto”, explicó en el portavoz del ministerio de Exteriores, Emanuel Najshon.

El individuo luego sacó de un bolso un cuchillo envuelto en un papel y la policía le exhortó a detenerse. “Al no responder y al no tirar el cuchillo le disparó a la pierna”, señaló el vocero.

“El equipo diplomático estaba en un lugar seguro durante todo el incidente”, precisó el portavoz del Ministerio en Jerusalén.

Expertos de la brigada de explosivos de la policía turca examinaron luego un paquete sospechoso encontrado cerca del edifico de la Embajada, aunque resultó ser inofensivo.

Israel y Turquía normalizaron recientemente sus relaciones, tras seis años de tensión diplomática.

5 Comentarios

  1. Últimamente nadie, pero NADIE de los atacantes islamo-terroristas contra Israel y los judíos, es terrorista. A lo sumo sufren de una “enfermedad psíquica” que se “descompensó” , nada más…Qué curioso, no?

    • Puede ser una forma diplomáticamente correcta de decir que no existe judeofobia en la sociedad del país, tan sólo casos aislados y de enfermos mentales. Por estadística los enfermos mentales son menos violentos que la población normal, y muchos de los violentos probablemente copian lo que ven alrededor.

Dejar respuesta