Fallece a los 104 el rabino Aaron Leib Shteinman, líder de la comunidad ultraortodoxa lituana

5
1135
Aaron Leib Shteinman - Foto Wikipedia

Considerado el principal sabio de la comunidad ultraortodoxa no jasídica (lituana) de Israel, el rabino Aaron Leib Shteinman murió hoy por la mañana a la edad de 104 años. El funeral de Shteinman comenzará al mediodía en la ciudad de Bnei Barak, y será enterrado en la ciudad predominantemente ultraortodoxa.
Se espera que cientos de miles sean parte de la procesión fúnebre. La policía de Israel está haciendo preparativos para el funeral y planea cerrar varias calles en Bnei Barak.
El presidente Reuven Rivlin dijo sobre las noticias de su fallecimiento: “El rabino Shteinman llevó todo el peso de la existencia del pueblo judío sobre sus hombros. Un gigante de la Torá y guía que dirigió y guió la vida de decenas de miles. A pesar de sus firmes puntos de vista, sabía cómo transmitir su mensaje, agradablemente, en voz baja y con gran amor a cada judío”.
“En mi último encuentro con él tuve el honor de conocer al remanente único de la magnífica judería lituana. El rabino fue increíblemente diligente [en sus estudios], un genio de la Torá, benévolo y de buen corazón, rico en experiencia de vida y avanzado en años. Un hombre cuya sabiduría estaba en segundo lugar ante su humildad”, dijo Rivlin.
“El rabino Shteinman estableció un camino para un sinfín de judíos y su muerte deja hoy un profundo sentimiento de orfandad. Que su memoria sea bendecida”, agregó Rivlin.
El rabino Shteinman era considerado un pragmático, pero continuó creyendo que la única educación necesaria era la Torá. Probablemente fue la última figura ultraortodoxa popular, del estatuto de gadol hador: el “más grande de su generación”.

5 Comentarios

  1. Debo confesar que no tengo mucha información sobre la vida de este sabio pero viendo sus ojos en la foto, reconozco una expresión única de los judíos ashkenazies que vivieron en Europa Oriental y que vi también en algunos de mis abuelos. Esa expresión, mezcla de sabiduría, tristeza, silencio y asombro se lleva recuerdos que no nos han llegado a nosotros.

Dejar respuesta