Escupir para arriba

6
5156

Durante la campaña contra el acuerdo nuclear que se disponían a sellar las potencias mundiales con Irán, el primer ministro, Biniamín Netanyahu, promovió insistentemente la analogía con la política de apaciguamiento impulsada por el ex mandatario británico Joseph Chamberlain y el pacto de Múnich de 1938, con Hitler.
Sin duda, una imagen potente, pero controvertida. El peligro de banalizar el Holocausto, igualar a los islamistas chiís con los nazis e insultar al presidente del principal país aliado de Israel asociándolo con el fracasado ex primer ministro británico, difícilmente podrían pasar desapercibidos.
Pero, una vez que el acuerdo nuclear fue firmado; Netanyahu cambió el diskette. Ahora, todos –vencedores y vencidos- debían unirse para que Teherán cumpla al pié de la letra sus compromisos. El problema es que al parecer nadie le avisó a Avigdor Liberman, que aterrizó, en junio pasado, en el Ministerio de Defensa.
No pasaron dos meses y ya desató una nueva crisis innecesaria entre Jerusalén y Washington. Cuando el presidente norteamericano dijo maliciosamente que el propio Israel ha admitido que los iraníes están cumpliendo su parte en el acuerdo nuclear; la cartera de Liberman saltó como leche hervida. Pero, la encendida -y también ofensiva- respuesta sobreviene justo cuando se está discutiendo el cierre de un nuevo paquete de ayuda norteamericana de aproximadamente 38 mil millones de dólares para la próxima década.
Es que el ministro debe estar algo fastidioso porque a pesar de que le permitieron subirse en Texas al flamante avión F-35 de última generación; lo dejaron afuera de los tejes y manejes del arreglo. Incluso el jefe del Estado Mayor, Gadi Eizenkot, está de visita en EE.UU.; y el jefe del Consejo de Seguridad Nacional, Yaacov Nagel, que responde al primer ministro, está tratando de cerrar en estos días el acuerdo.
Lo más probable es que el nuevo acuerdo salga, de todas formas. Los intereses de ambos países son enormes. Además, Barack Obama está metido de lleno en la reñida campaña de Hillary Clinton para su sucesión.
Pero la culpa no la tiene el flamante ministro sino quien le da de comer –léase: el jefe del Ejecutivo. La pregunta es de cuántos desaciertos más, como convidados de piedra, seremos testigos.
Pablo Sklarevich ■

6 Comentarios

  1. Y porqué no se puede llamar a las cosas por su nombre?
    Obama SÍ HIZO UN ACUERDO “À LA CHAMBERLAIN” con la Persia de los ayatolas chiíes.
    Eso lo vé hasta un ciego. Salvo si es de ésos ciegos que no quieren ver.
    Hay límites al “polically correct”, mismo para un “client state”, como es Israel de los USA.
    Nosotros SÍ debemos dejar “la langue de bois” de lado y llamar las cosas por su nombre.
    No necesitamos “spin doctors” que nos embarullen la mente para que no nos demos cuenta con claridad de las cosas que hacen los “grandes” de este mundo, como el musulmán Jusein Obama, y por lo cual nosotros, ciudadanos de a pié, tarde o temprano, siempre terminaremos pagando.

  2. Que joder en vez de un gobierno tenermos un establo ,los que deberian estar se borraron y los que no deberian dirijen el circo .Nataniahu se unio a lo peor y estos son los resultados.

  3. Ya lo habia dicho antes. Politicamente incorrecto lo de Lieberman, pero no falto de verdad. Si el autor de la nota considera que hay que seguir lamiendo la mano de Obama para que Eisenkot consiga mas ayuda yanqui, esta equivocado. El monto estipulado no crecera, pese a que hubo oposicion de Obama para disminuirlo. Aunque Bibi logro que Lieberman se retracte, que donde dijo Digo, era Diego y aqui no ha pasado nada.

Dejar respuesta