¿En Israel como en Turquía?

1
90

Mientras la tecnología avanza rápidamente arrastrándonos vertiginosamente hacia lo desconocido; los hombres parecen buscar el futuro en la pasado. Si se quiere, eso se puede percibir intensamente en el Oriente Medio. El reciente referendo en Turquía es visto por muchos como el golpe de gracia del presidente Recep Tayyip Erdogan a los cimientos de la República laica de Kemal Ataturk para tratar, de alguna forma, de reinstaurar en su lugar al Imperio Otomano. No solamente Daesh está tratando resucitar al Califato medieval; el movimiento Hizb ut Tahrir (“Partido de Liberación”), fundado por el palestino Taqiuddin an Nabhani, busca hacer lo mismo en el plano intelectual y a través del trabajo político, emulando al profeta Mahoma cuando estableció el primer estado islámico en Medina.
Se trata, sin duda, de un intento desesperado de detener el tiempo. El pasado, el presente y el futuro son iguales en el tiempo mítico.
En su especificidad, la estructura social de Israel se ha ido volviendo básicamente fragmentaria, compuesta por tribus o, más bien neo-tribus. Cada una con sus atuendos típicos, su residencia particular y sus mitos.
El artículo reciente de Yossi Klein “Más peligroso que Hezbollah”, argumentando, en el diario Haaretz, que “los nacionalistas religiosos son peligrosos, más peligrosos que Hezbollah, más que los conductores que atropellan con sus automóviles a la gente y las niñas con tijeras. A los árabes se los puede matar, a ellos no”, deja abierta la pregunta de si refleja la radicalización de la sociedad israelí en su generalidad (como un subproducto mundial), o más bien la histeria de un sector específico que no sólo hace tiempo que ha perdido la hegemonía, sino que también teme que sus propios sueños peligran.
Pablo Sklarevich

1 Comentario

  1. Sobre el articulo de Iosi Klein en Haaretz Aurora no dijo ni pio; ni siquiera lo mencionó.
    Seguramente Aurora se inscribe en eas buena definicion con la que termina el autor: la histeria de la izquierda que ha perdido la hegemonía y que teme que sus propios sueños peligren.

Dejar respuesta