El jugo de granada podría reducir el daño cerebral en recién nacidos y los partos prematuros

1
878

Una parte significativa de los partos prematuros ocurren debido a una infección, inflamación o una combinación de ambos, que se desarrollan en el útero de la madre. La inflamación es la respuesta del cuerpo a algo percibido como dañino, y se asocia con enrojecimiento, calor, hinchazón y dolor.

El nacimiento prematuro, especialmente cuando se asocia con la inflamación experimentada por un feto, puede provocar daños al bebé y, en especial, a su cerebro. Investigaciones anteriores demostraron que la inflamación, que puede transmitirse al feto, es un factor de riesgo relacionado con la lesión cerebral y el desarrollo de déficits neurológicos poco tiempo después del nacimiento o durante la vida del niño, como parálisis cerebral, lesiones motoras y trastornos psiquiátricos.

Muchos estudios están intentando encontrar tratamientos o sustancias para administrar a las madres en alto riesgo de tener un parto prematuro, especialmente cuando está relacionado con infección o inflamación durante el embarazo. Se buscan tratamientos que no causen daño y que puedan minimizar el daño potencial asociado con estos procesos.

Según una investigación llevada a cabo en Israel en conjunto por el Rambam Health Care Campus y el Technion, tomar jugo de granada podría ayudar de forma significativa a disminuir los riesgos de parto prematuro y de lesiones cerebrales en el recién nacido.

“Los estudios han demostrado que las granadas son ricas en polifenoles, que se sabe que tienen fuertes efectos antioxidantes y antiinflamatorios que ayudan a proteger contra las enfermedades cardiovasculares”, explica el profesor Ron Beloosesky, director de ultrasonido prenatal Unidad en la División de Obstetricia y Ginecología en Rambam.

El equipo de investigación. Crédito: Pioter Fliter, RHCC.

Los investigadores realizaron pruebas para determinar la efectividad del jugo de granada en este aspecto. Para tal fin utilizaron ratas embarazadas a las que le suministraron jugo de granada para observar los efectos. Con respecto a la investigación, el rofesor Michael Aviram, ex Director del Instituto de Investigación Clínica en Rambam (CRIR) y un conocido investigador en el campo comentó: “Debido a que sabemos que algunas causas de daño cerebral en los fetos están relacionadas con procesos inflamatorios, pensamos probar si beber jugo de granada podría ayudar a prevenir la infección y la inflamación en la madre y así reducir el riesgo de dañar a los bebés”.

La investigación tuvo resultados sorprendentes: en primer lugar hubo una reducción significativa en los niveles de inflamación sistémicas en las madres. En segundo lugar, hubo una reducción significativa en los signos de inflamación y lesión en los cerebros de los fetos. “Aunque es un estudio preliminar, los resultados son muy interesantes”, comenta el profesor Beloosesky. “Ahora continuaremos con la investigación para comprender mejor sus mecanismos”, añadió.

1 Comentario

  1. Muy buena noticia, pero es UN ESTUDIO PRELIMINAR lo que implica QUE SE DEBE CONTINUAR INVESTIGANDO, no solo por el Instituto Israelí sino
    por otros , como digo siempre publicarlo cuando se confirme para evitar falsas expectativas,
    Otra cosa; el articulo no pone cifras ni porcentajes de éxitos y fracasos seria bueno que lo que lo coloquen para darle mayor seriedad al mismo

Dejar respuesta