El abogado de las hijas de Nisman cree que Lagomarsino debería ser detenido

1
86
Diego Lagomarsino Foto: de la pantalla de Youtube

Manuel Romero Victorica, abogado de las hijas del difunto fiscal argentino Alberto Nisman, dijo que el técnico informático Diego Lagomarsino, sospechoso del homicidio del funcionario por llevar a su casa el arma que lo mató en enero de 2015, “tiene que estar detenido”.

“Una persona que está imputada por integrar un plan criminal para asesinar un fiscal de una República en este caso pero de cualquier país, yo creo que tiene que estar detenida”, aseveró el letrado ante la prensa a las puertas de los tribunales federales de Buenos Aires donde acudió Lagomarsino a declarar como imputado.

Nisman fue hallado muerto en enero de 2015 días después de acusar a la entonces presidenta, Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), de encubrir a los sospechosos iraníes del atentado contra el centro comunitario judío AMIA de Buenos Aires, que dejó 85 muertos en 1994.

La pasada semana y a petición de la Fiscalía, el magistrado Julián Ercolini llamó a declarar a Lagomarsino, quien se desempeñaba como estrecho colaborador de Nisman, al considerarlo “partícipe primario” de la su muerte, al ser quien llevó a su casa el arma del que salió la bala que lo mató.

Además, la causa dio un giro después de que se determinase que el deceso del fiscal fue un homicidio y no una “muerte dudosa”, como era denominada hasta ahora, y se imputase formalmente como sospechoso al informático, quien asegura que prestó el arma al fiscal porque él mismo se la pidió para proteger a sus hijas.

Romero Victorica, que representa a Kala y Lara Nisman, hijas del difunto procurador, remarcó que la “trascendencia política, judicial y social” que tenía la denuncia que había hecho Nisman hacía que no fuera “una persona normal”.

“Y no nos pueden hacer creer, como pretende Lagomarsino, que iba a sujetar su seguridad a pedirle prestado a un colaborador un arma calibre 22”, aseveró.

A pesar de reconocer que es Ercolini quien ha de decidir si Lagomarsino tiene que quedar detenido una vez concluya su declaración, el abogado reconoció que la imputación que pesa sobre el informático es suficiente razón para ello.

“Pero no puedo dejar de reconocer que el señor Lagomarsino siempre estuvo a derecho y siempre sus abogados estuvieron interviniendo y mucho más que activamente en la causa, planteando cuanta recusación y nulidad pudieron”, añadió.

En Argentina, la prisión preventiva se dicta si hay peligro de fuga o entorpecimiento de una investigación.

En este sentido, Romero Victorica consideró “discutible” si el imputado entorpeció la acción de la justicia, ya que realmente “nunca presentó la computadora con la cual supuestamente él se mantenía (en contacto) a través de acceso remoto con la computadora del fiscal”.

En los próximos días también deberán declarar los cuatro custodios de la Policía Federal que tenía asignados Nisman al momento de morir, por incumplimiento en sus deberes al no protegerlo debidamente.

Además, Ercolini ordenó colocar a Lagomarsino -que tiene prohibida la salida del país desde 2015- una tobillera electrónica para controlar sus movimientos.

En septiembre pasado, una junta de policías y peritos estableció que dos personas golpearon, drogaron con ketamina y asesinaron a Nisman en su casa a las 02.46 hora local del 18 de enero, lo que alejó la teoría del suicidio.

El fiscal Eduardo Taiano reseñó, con base en ese documento, que una de las personas involucradas en el crimen manipuló el arma y la otra lo asistió y manipuló el cuerpo de la víctima, que horas después de morir tenía previsto comparecer en el Congreso para detallar la denuncia contra Fernández de Kirchner.

En su acusación a la ex presidenta, el fiscal creía que la firma de un acuerdo entre Argentina e Irán en 2013 que buscaba una colaboración para esclarecer el ataque a la AMIA, que también sigue impune, suponía en realidad un pacto para encubrir a los iraníes sospechosos del ataque con el fin de favorecer el intercambio comercial bilateral, algo que Fernández de Kirchner siempre ha negado.

El técnico informático estaba hasta el momento imputado en el marco de una “muerte dudosa”, que es como hasta hoy se definió el caso al no haberse podido determinar las causas del deceso, pero no por homicidio.

“Era una relación de mucha intimidad, a un total que Lagomarsino entraba y salía del Le Parc (edificio donde vivía Nisman) cuando tenía ganas”, concluyó Romero Victorica. EFE

1 Comentario

Dejar respuesta