Dos divas del cine francés presentes en el film

0
459

Por Henry Weich

Hameialedet (Sage femme, Francia, 2017). Dirección y guión: Martín Provost. El título original del film en francés tiene doble significado, partera, que correspondería al hebreo y una mujer de buenas maneras, algo particularmente apto cuando se trata de la protagonista, Claire (Catherine Frot), partera dedicada a su profesión que ama, una madre soltera en sus años cincuenta.
Claire trabaja en una clínica que está por cerrar y ser reemplazada por un hospital de nuevas tecnologías, impersonal, que representaría el camino hacia el futuro. Su hijo la viene a visitar de vez en cuando, estudia medicina y la relación no es extremadamente intensa. Claire vive una rutina de trabajo que le da mucha satisfacción. Un día recibe una llamada telefónica de Beatrice con la que no ha estado en contacto desde hace treinta años. En su tiempo Beatrice (Catherine Deneuve) ha sido amante del padre de Claire y tenía un papel en la vida de la más joven Claire. Pese a que tiene todos los motivos para serle hostil que en cierta manera hirió a su padre con su abandono, no está en su carácter hacer un drama del asunto, su característica es la estabilidad a la cual no renunciará.
Hay una cierta curiosidad, a qué viene Beatrice, qué tiene para decirle. Ella es el polo opuesto de Claire, se viste con colores intensos y ya en el primer encuentro en un restaurante pide el bife más grande del menú. Es lo que se llama una “bon vivante”, pero pese a haberse movido de un lugar a otro ahora tiene que someterse a su edad y a otra cosa, es un secreto que le revela a Claire y que el espectador generalmente descubrirá a su tiempo. Provost se cuida mucho de no llevar la diferencia entre ambas mujeres hacia algo formulista que aterrizaría en un melodrama sentimentaloide.
Lo que las separa, sus temperamentos diferentes y las cargas del pasado no se usa para crear una serie de desencuentros sino para presentar la vivencia diaria que se desarrolla entre ellas que parecen necesitarse entre sí. Paralelamente se presenta una historia secundaria que gira alrededor de la relación entre Claire y Paul encarnado por el actor belga Olivier Gourmet, muy conocido por haber sido el actor principal y secundario en películas de los cineastas belgas Dardenne.
Beatrice es el tipo de mujer que llena la escena donde sea que aparezca y Deneuve la encarna con aplomo emocional convirtiendo a su impredecible personaje en la verdadera heroína del film.
Frot, en cambio tiene un rol más estándar, pasando ser de una socialmente hermética madre a redescubrir los placeres de la vida cuando la gente se está preparando hacia la retirada. No es un film con grandes aspiraciones, hasta se puede decir que en ese sentido es modesto, pero lo beneficia la excelente actuación de las dos Catherines, Deneuve y Frot. ■

Dejar respuesta