Airbnb en la mira de la Administración Tributaria

1
1212

La Administración Tributaria de Israel arremete contra los propietarios que alquilan sus propiedades a los turistas, luego de descubrir que más del 30 por ciento no informó sobre los ingresos de los arrendamientos a corto plazo.
Como parte de un esfuerzo para combatir la evasión fiscal y el capital del mercado negro, la autoridad realizó autorías en Tel Aviv, Jerusalén, Haifa y Eilat de los arrendadores a corto plazo, muchos de los que trabajan a través de Airbnb, el servicio con base en la web que empareja a los propietarios con los inquilinos de corto plazo.
La mayoría de los propietarios no informaron sobre sus rentas a la autoridad tributaria y afirmaron que no sabían que tenían que hacerlo. Es posible, sin embargo, que un cambio esté en marcha en el mercado de alquiler a corto plazo. El Ministerio de Turismo está considerando en sugerir un plan a la Administración Tributaria en el que los arrendadores a corto plazo deberían una tasa impositiva del 35 por ciento. Esta sería recogida a través de las empresas de alquiler de departamentos, como ser Airbnb. Existe otra propuesta en la que se pagaría 400 shékels (106 dólares) como cuota mensual de los arrendadores.
En los últimos años, el mercado de alquiler a corto plazo ha florecido en Israel. Aunque esta actividad es totalmente pública en el Internet, los ingresos de los propietarios de estas viviendas no se informaron con precisión a la Administración Tributaria.
El año pasado, únicamente en Tel Aviv, había más de 6.500 alquileres a corto plazo (incluyendo los subcontratistas), mientras que en todo el país la cifra fue de más de 10.000, informó el Ministerio de Turismo. Arrendamientos a corto plazo se pueden considerar en un albergue de unos pocos días hasta varios meses.
Hasta que las nuevas regulaciones entren en vigor para aclarar la situación, es importante que los propietarios verifiquen que se pueden alquilar sus propiedades sin violar los términos de las licencias de construcción.
También deben comprobar varias opciones de tributación y considerar los beneficios fiscales disponibles para los arrendamientos de inmuebles residenciales sobre una base a largo plazo. También vale la pena comparar la recaudación de impuestos sobre los alquileres de vacaciones – donde el ingreso está totalmente gravado y con la opción de una tasa plana del 10 por ciento si la propiedad se alquila para uso residencial y no a una empresa. ■

1 Comentario

Dejar respuesta