26 octubre, 2020

Si algo sostiene el conflicto árabe-israelí, es el antisemitismo de los progresistas

El mundo árabe está perdiendo cada vez más interés en el conflicto árabe-israelí. Si ese conflicto se va a sostener, será casi en su totalidad gracias a los esfuerzos del movimiento progresista. Los miembros de ese culto no permitirán que el conflicto desaparezca, ya que hacerlo socavaría uno de sus artículos de fe. El progresismo […]

Manifestantes queman una bandera israelí en Barcelona Foto archivo: REUTERS/Gustau Nacarino

El mundo árabe está perdiendo cada vez más interés en el conflicto árabe-israelí. Si ese conflicto se va a sostener, será casi en su totalidad gracias a los esfuerzos del movimiento progresista. Los miembros de ese culto no permitirán que el conflicto desaparezca, ya que hacerlo socavaría uno de sus artículos de fe. El progresismo es un regreso al antisemitismo de la vieja escuela.

El conflicto árabe-israelí, como lo conocemos desde hace más de medio siglo, está siendo relegado lentamente a los anales de la historia. Después de décadas de guerra e intensas luchas políticas que subsumieron la política árabe, ha dejado de importarle al exhausto mundo árabe.

Las espantosas predicciones hechas por una miríada de apocalípticos artículos en The New York Times y el Washington Post sobre las recientes iniciativas del presidente Trump en el Medio Oriente reflejan las actitudes de sus autores más que las actitudes de la región. El traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén, el reconocimiento de la soberanía de Israel sobre los Altos del Golán, la publicación de nuevos parámetros de paz y, finalmente, los acuerdos de paz entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein no provocaron indignación en el mundo árabe, al contrario; las respuestas iban desde la indiferencia hasta la emoción. La “tercera intifada” que esperaban los autores occidentales se ha materializado, pero no en Medio Oriente: ha ocurrido en las calles de las ciudades estadounidenses.

Sin embargo, cuando uno escucha a los líderes del movimiento progresista y sus representantes en el Congreso, tiene la impresión de que el conflicto árabe-israelí sigue siendo el problema más urgente en los asuntos mundiales y el mayor impedimento para la paz mundial. Esta premisa, que los judíos y su Estado están en la raíz de todos los problemas del mundo, es fundamentalmente antisemita.

El antisemitismo de la Iglesia es quizás la forma de odio más antigua, más persistente y más familiar hacia los judíos. Las razones detrás de esto están claramente articuladas: los judíos se negaron a aceptar el mensaje de Jesús, luego lo mataron y se negaron a arrepentirse. Los ancianos de la Iglesia creían que su nueva religión, una mezcla de lo judío y lo helenístico, necesitaba un enemigo, y los judíos encajaban perfectamente. Al hacer de la supuesta transgresión judía parte del canon, la Iglesia puso a los judíos en la posición de ser chivos expiatorios perpetuos.

En un irónico giro, la Iglesia se hizo dependiente de la existencia continua de los judíos como blanco de oposición. Incluso durante los períodos más duros de las persecuciones de la Iglesia, como la Inquisición española, los judíos tuvieron la oportunidad de dejar su país y practicar su religión en otro lugar. El nazismo, con su objetivo de la aniquilación física total de todos los judíos, no fue, contrariamente a la creencia común, la culminación de la política de la Iglesia. (Fue producto de la Ilustración y el capítulo final de un proceso que comenzó con la creación del Gueto en Venecia [1516]).

El marxismo se hizo eco de la Iglesia al etiquetar a los judíos como el enemigo eterno. Una vez más, los judíos se negaron a aceptar el nuevo dogma o se arrepintieron de su elección. Por lo tanto, fueron declarados un pueblo sin derecho a la nacionalidad. Asumieron el papel del diablo, con todas sus acciones percibidas como negativas.

Fueron esencialmente indisputados hasta la victoria final del comunismo, una «segunda venida» del marxismo ideológico. Los bolcheviques llevaron esta idea al extremo (como tienden a hacer los marxistas aplicados). Crearon una situación irracional y autodestructiva: intentarían «convertir» a los judíos y al mismo tiempo les prohibirían irse. Ese enfoque aseguró un enemigo eterno garantizado, pero expuso a la Unión Soviética a las críticas mundiales, incluso de amigos en el extranjero. Al seguir esa política, los soviéticos no ganaron nada, pero perdieron mucho. El propio Vladimir Putin ha admitido en algunas ocasiones que el antisemitismo estatal de la Unión Soviética fue uno de los errores más devastadores e imperdonables del liderazgo soviético.

Si bien los progresistas son los nietos ideológicos (en la medida en que posean una ideología) de los marxistas, son miembros de un culto, cuyas líneas divisorias ideológicas no atraviesan la clase, sino la raza y la etnia. El progresismo toma prestado un poco del marxismo, pero sus principales armas son la pasión y la fe, no la lógica y la razón. En esencia, está más cerca de la Iglesia primitiva que de Marx o Lenin.

El sistema de creencias de los progresistas contiene una serie de «pecados originales», uno de los cuales es el establecimiento del Estado de Israel. Los palestinos son vistos como análogos a Jesús: inocentes que fueron sacrificados por los sionistas (o los judíos, si el que habla no es lo suficientemente cuidadoso) en el altar del imperialismo blanco global. Por tanto, todo judío debe condenar a Israel y al sionismo para deshacerse de la asociación.

Dado que siempre habrá judíos que no estén dispuestos a abandonar el principio elemental de la identidad nacional judía, el movimiento progresista lo perpetúa como un enemigo. A medida que el movimiento “madura”, Israel / sionistas / judíos asumen roles cada vez más diabólicos sin relación con el Medio Oriente. Se acusa a los sionistas de gobernar el mundo, sus finanzas en particular, y se les presenta como la vanguardia del imperialismo blanco.

Si hay algo que los progresistas han tomado completamente prestado de los soviéticos, es un intenso antisemitismo que se presenta como antisionismo. La plataforma progresista sobre los judíos y el sionismo le suena familiar a cualquiera que haya leído Pravda en las décadas de 1970 y 1980. La interseccionalidad, el pilar de la cosmovisión progresista, exige que los enemigos se encuentren en todas partes, en las encarnaciones más extrañas.

Si el conflicto árabe-israelí va a seguir existiendo, será gracias al antisemitismo del movimiento progresista. Los miembros de ese culto nunca permitirán que el conflicto desaparezca, ya que hacerlo socavaría uno de sus principios de fe.

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat para Estudios Estratégicos

Lev Stesin es un científico informático.

Compartir

#, #, #, #, #

Más sobre Diplomacia y Defensa

Subscribirse
Notificarme de
guest
2 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios